Pasar al contenido principal
En la provincia de Burgos

Incumplen los cupos de perdices y son pillados por agentes de medio ambiente

Las normas están para cumplirlas, en el sector de la caza como en cualquier otro de nuestra vida, y quienes no lo hacen y se las saltan a la torera, lo lógico es que paguen por ello.
Cupos_Perdices_Burgos_G Escopeta decomisada y perdices abatidas por encima del cupo.

Incumplir las leyes y reglamentos de caza, las órdenes de vedas, las normas y cupos de los cotos, etc., nos lleva a no llamar cazadores a quienes hacen esto, así como a condenar sus actos y pedir que paguen por ello, ya que con los mismos están ensuciando el buen nombre de la caza y de los aficionados que la practican acorde con la legalidad.

 

Viene lo anterior a colación porque el 3 de enero, por agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Burgos, fueron sorprendidos en las localidades de Cardeñajimeno y San Pantaleón del Páramo dos sujetos que habían abatido más perdices de las permitidas.

 

Estas intervenciones, según informaron desde la Junta, se produjeron en el marco de un operativo sobre el control y seguimiento de cupos de caza en terrenos cinegéticos de Castilla y León.

 

9 (7+2) perdices más de las permitidas

 

En el caso del primero, en Cardeñajimeno, los agentes, además de ver que llevaba a la vista dos perdices, las únicas que autoriza el cupo, comprobaron que en el interior de su ropa portaba 7 perdices más, lo que le podría suponer una multa de 4.200 euros, ya que se enfrenta a una grave sanción en materia de caza cuya multa es de 600 euros por cada perdiz abatida ilegalmente.

 

Un caso similar se produjo en San Pantaleón del Páramo, con otro individuo que había abatido cuatro perdices, sobrepasando las dos autorizadas.

 

En un caso y en otro, las escopetas les fueron retiradas y las perdices que sobrepasaban el cupo autorizado fueron destinadas a un centro benéfico de la capital burgalesa.