Pasar al contenido principal
A LA VENTA PARA SU USO

Incautan más de 20 cepos y trampas ilegales a la venta en un mercadillo de antigüedades

Agentes medioambientales han decomisado en el mercadillo de antigüedades de La Zubia (Granada), numerosos cepos y trampas ilegales, además de dos especies protegidas disecadas.
Los agentes junto a la mercancía decomisada en el mercadillo. Los agentes junto a la mercancía decomisada en el mercadillo.

Aunque suene casi a broma, no lo es. En el mercadillo de antigüedades de La Zubia, en Granada, se podían encontrar diferentes tipos de cepos para caza mayor y trampas ilegales para animales, a la venta para su uso. No se trataba de piezas inhabilitadas que pudieran servir meramente de decoración, sino de mecanismos en perfecto estado y dispuestos para ser utilizados como método no selectivo y terminantemente prohibidos empleados para atrapar animales tanto de especies mayores como menores. 

 

Un total de 19 trampas metálicas o “costillas” para la captura de aves insectívoras o "pajaritos" destinados al consumo humano, han sido decomisados junto a dos cepos metálicos para la captura de conejos o animales depredadores de las piezas de caza menor. Todos estos artefactos estaban preparados y eran susceptibles de ser usados inmediatamente para tales fines. Los agentes encontraron también dos ejemplares de cernícalo vulgar y mochuelo común disecados, ambas especies autóctonas y no reconocidas como especie cinegética. 

 

“La utilización de estas artes ilegales supone un menoscabo de nuestros valores ambientales y apela a la colaboración ciudadana para evitar este tipo de exhibiciones de artes de caza prohibidas”, declaraba María José Martín, delegada provincial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, en un comunicado en el que apelaba a la ciudadanía para que colaborase con los agentes medioambientales, en la detección y erradicación de este tipo de tramas y métodos. 

 

Martín aprovechaba también para ensalzar el trabajo de los Agentes de Medio Ambiente, quienes luchan a diario contra esta lacra “para preservar los valores naturales con que contamos todos los granadinos”. 

 

En el lazo cayó un perro

 

Se llaman métodos no selectivos por algo, y es que resulta imposible utilizar cualquiera de las artes ilegales como lazos y trampas sabiendo de qué especie será la víctima que caiga en ellas. Se trata de métodos ilegales que constituyen un atentado contra la fauna, pero ya no solo la silvestre. Ayer mismo conocíamos la noticia de un hombre que ha sido condenado a 4 meses de prisión y 1.500 euros de multa, por haber colocado un lazo de acero en el que cayó un perro. 

 

Agentes forestales encontraron al animal malherido al borde la asfixia, teniendo que rescatarlo y trasladarlo a un centro para su recuperación. Afortunadamente pudieron localizar a quien había emplazado el lazo procediendo a su detención y posteriormente, llevarlo ante la justicia. En un juicio rápido fue condenado además de la prisión y la multa, a 8 meses a una inhabilitación especial para para ejercer cualquier profesión relacionada con animales y su tenencia, y por el otro delito, además del pago de la multa, le ha impuesto un año de inhabilitación para cazar.