Pasar al contenido principal
En solo tres años

El gusano del corzo acaba con la mitad de los ejemplares de Orense

Aunque los jabalíes se lleven la palma, la sobrepoblación no es un fenómeno asociado solo a esta especie. También ocurre con otras especies cinegéticas.
Gusano_corzo_Orense_G Foto de archivo de un ejemplar de corzo abatido en Galicia.

En los últimos años, la presencia de corzos en nuestro país también se ha incrementado de forma importante. Así lo han certificado numerosos especialistas, señalando que es habitual verlos en entornos que no frecuentaban anteriormente.

 

Además, los efectos de su abundancia también se dejan ver en los daños que sufren muchos cultivos, sobre todo del norte de España, y en los numerosos accidentes de tráfico en los que están implicados.

 

Pero el corzo se enfrenta desde hace tiempo a un serio problema. Si bien es cierto que su población no corre peligro, sí que se ha visto diezmada en algunos lugares debido al gusano del corzo.

 

La población de corzo, en jaque

 

Es el caso de la provincia de Orense, donde la cephenemyia stimulator ha arrasado con la mitad de los ejemplares en los últimos tres años. En zonas como Asturias, el virus se propagó hace bastante más tiempo, cerca de una década. Pero en el caso de esta provincia gallega, la instauración fue más tardía, tal y como apuntan los cazadores de la zona.

 

Justo en el momento en que la enfermedad comenzó a hacer acto de presencia en los cazaderos orensanos, la población corcera ha estado en jaque. “Murió la mitad de la población o más”, se lamenta José Luis Estévez Diéguez, presidente del tecor de Casteloais, en el municipio de Chandrexa de Queixa.

  Gusano corzo.

 

El modo en que la cephenemyia actúa es conocido entre los aficionados que se han encontrado con casos de este tipo. La mosca deposita los huevos en las vías respiratorias del animal y, cuando nacen las larvas, se extienden por toda la zona. En algunos casos, se produce una infección tan masiva que algún ejemplar muy débil puede morir incluso asfixiado. No obstante, los cazadores explican que no hay constancia de ello.

 

La práctica totalidad, como sabemos, no son capaces de huir de los depredadores y acaban siendo atacados y devorados por los lobos. José Luis Estévez va incluso un poco más allá y cuenta que “hasta un zorro puede matar un corzo infectado”.

 

La cuestión es que los aficionados de la provincia de Orense están preocupados por la muerte masiva de corzos. Alfonso González, presidente del Tecor de Trives, aclara que quedan muy pocos ejemplares en la zona, cada vez menos. “Muchos de los que se cazaron en los recechos tienen larvas”, se lamenta el hombre.

  Gusano corzo

 

El problema afecta fundamentalmente a los tecores que localizan su actividad en las zonas más bajas. En los territorios ubicados a mayor altura, la infección del gusano no afectada de forma tan grave. Así lo dice la experiencia de las cuadrillas.

 

¿Y qué hacen desde las Administraciones para paliar situación? Los cazadores explican que nada y cuentan que se sienten olvidados por los representantes y entidades políticas. Ante esto, el malestar reinante es creciente.

 

Nadie quiere hacer nada por la caza. Los conejos han desaparecido y solo vamos a pagar por los desbroces”, se queja Alfonso González desde el Tecor de Trives.