Pasar al contenido principal
LA LUCHA CONTRA UNA LACRA

Golpe al furtivismo en Palencia: la Guardia Civil desmantela 10 enclaves ilegales

Los agentes de la Benemérita han localizado y desmantelado 10 enclaves dedicados a la actividad ilegal en los que han encontrado desde cebaderos, trampas y puestos, hasta una cabeza de venado.
Los agentes del Seprona localizaron charcas de gasoil con tiraderos preparados. Los agentes del Seprona localizaron charcas de gasoil con tiraderos preparados.

Este nuevo varapalo al furtivismo se ha producido en medio de la Operación “Cebato”, en la que los agentes están luchando para erradicar esta práctica ilegal y absolutamente inmoral desde la ética del cazador de verdad, en el corazón del Parque Fuentes Carrionas, en la montaña palentina. La Guardia civil de Palencia anunciaba esta mañana mediante un comunicado, que habían “desactivado e inutilizado” un total de 10 puntos donde se cometían prácticas ilegales para abatir todo tipo de fauna. 

 

Los agentes localizaron diferentes herramientas y utensilios como jaulas o bidones de maíz colgados de árboles haciendo de cebadero. También dieron con varios puestos preparados ubicados en árboles, que tenían debajo sustancias atrayentes para la fauna como son las charcas de gasoil, -realizadas artificialmente cavando-. Además localizaron algunas estructuras que servirían de tiradero en diferentes puntos para disparar dentro del monte. 

 

Incluso encontraron una cabeza de ciervo macho sin precintar y sin ningún tipo de documentación. De momento ha trascendido poco más, dado que la Operación “Cebato” sigue en marcha y la difusión de detalles entorpecería cualquier tipo de labor de investigación. 

 

El hervidero de furtivos de Palencia: los cazadores se hartan 

 

La situación del furtivismo descontrolado en la Montaña de Palencia está causando gran preocupación y un hartazgo generalizado entre los cazadores palentinos, ya que en los últimos tiempos, sus montes se han convertido en un hervidero de furtivos. “Nosotros nos ocupamos de mantener y acondicionar los manantiales para que los animales puedan abastecerse, recuperamos caminos y senderos y, en determinados momentos, llevamos alimento para que la caza menor pueda sobrevivir al crudo invierno”, denunciaban desde la Sociedad de Cazadores Bernardo El Carpio ya hace unos meses. 

 

Dadas además las estrictas condiciones de días y horarios hábiles para la caza de estas sierras, recuerdan que además suponen un peligro por actuar cuando no está permitida si quiera la caza legal: “Ya no es solo que maten y acaben con determinadas especies o mermen el número de animales, sino que además constituyen un peligro para los vecinos, para quienes van a pasear al monte”.

 

Penas de cárcel

 

La Operación “Cebato” forma parte de una operación mucho más amplia que se está desarrollando a nivel nacional en la lucha contra el furtivismo. Esta lacra es un atentado constante contra la fauna, contra las especies cinegéticas y contra las protegidas, contra la moral y la ética del cazador y contra la imagen de todo el colectivo de cazadores. Por fortuna cada día hay mayor concienciación sobre la importancia de luchar contra esta actividad ilegal que nada bueno reporta para nadie. 

 

La Guardia Civil lucha a diario contra el furtivismo y los juzgados, empiezan sentar un precedente de condenas contundentes y severas contra algunos casos, que por lo pronto hará pagar a los culpables y sirve para quitarle las ganas a más de uno que fuese a intentarlo. Ya son varios los casos de furtivismo que han tenido condenas de prisión, recordamos algunos de ellos: