Pasar al contenido principal
LA PEOR ÉPOCA DEL AÑO PARA LOS INSECTOS

Garrapatas, pulgas y mosquitos: protege tu perro y a ti

Los insectos como pulgas, garrapatas o mosquitos, pueden acabar convirtiéndose en la pesadilla de tu perro durante la primavera, por eso te dejamos los mejores y más sencillos trucos para evitarlas, quitarlas y prevenirlas.
Estamos en la época del año donde hay que extremar precauciones con garrapatas, pulgas y mosquitos Estamos en la época del año donde hay que extremar precauciones con garrapatas, pulgas y mosquitos

La primavera es una época en la que el campo se llena de vida, lo que implica inevitablemente la proliferación de todos los insectos que durante los meses de calor, serán el calvario de perros y dueños en las jornadas de campo. 

 

Muchas veces no le damos importancia a la prevención de nuestras mascotas y fieles compañeros de caza, hasta que ya es tarde, por eso hoy queremos hacer especial hincapié en la prevención y daros algunos consejos sobre como actuar una vez se tienen, por que las consecuencias pueden ser fatales. 

 

La garrapata es el más común de los “insectos molestos” para cazadores y perros, el más habitual durante los meses de calor y un enemigo silencioso que puede resultar mortal en algunos casos. Por norma general, no suele pasar de la picadura y posterior extracción del artrópodo, una vez se ha enganchado en la piel. Aunque es conveniente recordar que solo las garrapatas, pueden transmitir más de 50 enfermedades diferentes a los seres humanos.

 

Los mosquitos transmiten la terrible leishmaniasis, que aunque ya tiene tratamiento, no es eficaz en todos los casos y se trata de una enfermedad que puede acabar matando al perro. Es fundamental prevenirla y detectarla a tiempo, siendo el primer síntoma clínico más habitual, la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y la nariz. 

 

Las pulgas por su parte son el más desesperante de todos. Se reproducen constantemente, dejan huevos de los que en apenas días salen más pulgas y provocan unas picaduras que pican muy intensamente. 

 

La prevención, la mejor herramienta

 

Lo más habitual es utilizar repelentes especiales como los collares o las pipetas, que son de fácil adquisición en cualquier tienda de mascotas, centro veterinario o incluso en supermercados y grandes superficies. La efectividad de estos métodos está probada aunque a veces no serán suficientes, cuando por ejemplo el perro se moje frecuentemente -en pantanos, charcas o incluso en la piscina-. 

 

El agua hace que tanto collares como pipetas pierdan parte de su poder repelente, por lo que debemos de tener en cuenta que si el animal se moja con frecuencia, habrá que reponer la pipeta dejando pasar menos tiempo que si no. Un perro que vive en el campo o que va regularmente, durante los meses más potencialmente peligrosos es recomendable ponerle una pipeta al mes. Los perros que viven en ciudad pueden aguantar de dos en dos meses. 

 

Los collares repelentes también son recomendables, siendo el de mayor eficacia probada el “Scalibur”, aunque ojo, algunos perros tienen una piel más sensible y esta marca puede producir urticaria y pequeñas dermatitis. Si el perro se rascara mucho y observáramos que se enrojece la zona o incluso se le cae algo de pelo, hay que quitárselo y esperar a que la zona se recupere para poner otro -de otra marca-. Se puede aplicar aloe vera en la zona o alguna pomada que nos recomiende el veterinario. 

 

Si el perro se rasca mucho, puede ser indicativo de que tiene garrapatas o pulgas, lo mejor es proceder a examinar al animal.

 

En cuanto a las pipetas, las más recomendables son la “Frontline, tri-act” y la marca “Advantix” . Para aplicarla, lo mejor es comenzar desde la nuca del animal, trazando una linea de puntos hasta el nacimiento de la cola, siguiendo la columna. Hay que abrir el pelo y descubrir la piel, para aplicar el líquido sobre esta y que sea efectiva, pero no se debe bañar al perro al menos en 3 días, para que la piel le absorba bien la pipeta. Hay muchas marcas en el mercado que pueden valernos de igual forma, esto es una recomendación pero la elección hay que efectuarla en función a las necesidades de cada uno. 

 

Tiene pulgas, ¿qué hago?

 

Las garrapatas no queda más remedio que quitar una a una. Las pipetas sirven para tratar al perro en caso de que tenga muchas, pero lo más recomendable es quitar todas las que localicemos. En el caso de las pulgas, ya es otro cantar. La peligrosidad de las pulgas es la facilidad que tienen para reproducirse y desplazarse.

 

Las pulgas dejan huevos por todas partes, que luego van eclosionando y la plaga parece no tener fin. En el lugar donde duerma el perro, es recomendable añadir un chorro de Zotal en el agua para fregar el suelo y aspirar frecuentemente para acabar con los huevos. También se pueden usar sprays específicos para camas de animales. El Zotal se puede utilizar también añadiéndo un chorro a un barreño de agua y lavar al perro con la mezcla, sin duda la mejor solución cuando el animal tiene muchas pulgas.

 

A las pulgas no les gusta el agua caliente, así que si tenemos opción de meter a nuestro perro en una bañera y ducharle con agua templada es buena opción. Amén de los champús específicos, hay un truco que funciona bastante bien: el aceite del árbol de té. Este aceite tiene un olor muy fuerte y característico, que a los insectos no les gusta nada y actúa como repelente natural. 

 

El aceite de árbol de té se puede emplear o bien como si se tratase de una pipeta, aplicándolo sobre la piel directamente, o añadiendo unas gotas al champú del animal. Este aceite se usa en personas y es totalmente inocuo. Sus propiedades antibióticas y desinfectantes hacen de el además un truco muy socorrido para diferentes cosas. 

 

Las temibles garrapatas

 

El extractor de garrapatas es una herramienta sencilla que consigue sacarlas evitando que se quede la cabeza dentro.

 

Siempre que localicemos uno de estos desagradables insectos enganchando en la piel de nuestro perro, hay que proceder a sacarla cuanto antes. Como ya sabréis la gran mayoría, hay que hacerlo con cuidado para intentar evitar que se quede la cabeza dentro, que luego provocaría una gran infección.

 

Existen unas pequeñas herramientas de plástico diseñadas especialmente para sacar las garrapatas. Su precio ronda los 3 euros por lo que no es un gran gasto, pero si una gran ayuda, que podéis encontrar en diferentes armerías, tiendas de animales o comprar desde la web. En caso de que fuese muy complicado extraerla, es recomendable poner una gota de aceite de oliva sobre la garrapata agarrada y esperar 5 minutos para volver a intentar sacarla. Siempre tirando despacio, para evitar dejar la cabeza dentro. 

 

A los perros es complicado notarles una garrapata, sobretodo cuando tienen mucho pelo, por lo que habrá que observar si se rasca mucho en una misma zona e intentar localizar el insecto pasando los dedos entre el pelo. En los humanos, los principales síntomas son la fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y dolores musculares y en las articulaciones. Hay que revisarse bien al volver de cada jornada por que estos artrópodos, suelen buscar lugares como la axila o detrás de las orejas.