Pasar al contenido principal
EN CASTILLA-LA MANCHA

Ganaderos y agricultores, en crisis por la superpoblación de especies cinegéticas

Las superpoblaciones de especies cinegéticas suponen un elevado riesgo de contagio de enfermedades y unos daños en agricultura que provocan grandes pérdidas, que ahora defiende Asaja Castilla-La Mancha.
Jabalíes alimentándose en una siembra Los jabalíes son uno de los principales problemas, junto con corzos, ciervos, o gamos

Aunque ya se hubieran abordado previamente, la organización agraria de Asaja Castilla-La Mancha ha enviado un documento a Rafael Cubero, director general de Política Forestal y Espacios Naturales de la comunidad, con el objetivo de volver a poner sobre la mesa estas cuestiones. 

 

Asaja insiste en la necesidad de tratar de nuevo las medidas necesarias que habría que tomar para solventar los problemas que genera la superpoblacion de especies cinegéticas sobre las explotaciones agrarias y ganaderas, que eviten que se produzca un agravamiento de la situación. 

 

Sin lugar a dudas una de las medidas de más rápida aplicaicón y efectividad es la caza controlada de las especies cuyas poblaciones están muy por encima de lo que el ecosistema puede sostener, que se llevaría a cabo mediante “la declaración de las zonas afectadas por superpoblación de especies y la ampliación de plazo y municipios para las que están en vigencia, como en la provincia de Cuenca”. 

 

Por supuesto que esto no acabaría con el problema del todo, serían necesarias otra serie de medidas para compensar las grandísimas pérdidas económicas que sufren ganaderos y agricultores a causa de este problema, pero sí atajaría considerablemente la situación “simplifica los trámites burocráticos para abatir el exceso de animales, agilizando considerablemente la reducción de estos animales con una simple comunicación”.

 

Una de las principales causas que multiplica exponencialmente la presión que ejercen las superpoblaciones sobre los campos de cultivo, es la sequía. La escasez de alimentos provocados por la falta de agua hace que las tierras de labor se conviertan en un restaurante de carta libre para los animales salvajes .

 

“La sequía provoca que conejos, ciervos, cabras montesas y jabalíes, entre otros, se instalen en los campos sembrados en busca de alimento, lo que ocasiona grandes pérdidas económicas a los agricultores, y a los ganaderos, por el riesgo de contagio de enfermedades en la cabaña ganadera” denuncia Asaja.

 

La falta de recursos en el medio provoca que los campos de cultivo se conviertan en la única fuente de alimento para las poblaciones salvajes.

 

No se libra ninguna región

 

En absolutamente todas las regiones de la comunidad manchega se han detectado incidencias por los servicios técnicos. El caso más grave es el de los Montes de Toledo, una de las regiones más afectadas sin duda junto a la comarca de La Jara, donde jabalíes y corzos son el principal problema. En zonas como Gálvez o Cuerva los agricultores han solicitado permisos excepcionales para enfrentar la situación. 

 

Los ganaderos denuncian el peligro que supone para las cabañas ganaderas esta invasión de algunas especies de caza mayor, que son una fuente potencial de transmisión de enfermedades como la tuberculosis. Recuerdan también que el aumento exponencial de estas poblaciones lleva inherente el correspondiente aumento de los accidentes de tráfico en las zonas afectadas, por lo que recuerdan a la Administración que se trata de un asunto urgente de interés general y que requiere medidas eficaces cuanto antes. 

 

En Cuenca, en la zona de La Alcarria y serranía conquense son los ciervos y gamos los que están fuera de control. La cabra montesa es la protagonista de las inmediaciones de Utiel-Requena y jabalíes y corzos campan por toda la provincia indistintamente. 

 

En la zona de Molina de Aragón, en Guadalajara, machos monteses y ciervos han provocado que los agricultores soliciten la ampliación de municipios y plazo de la comarca de emergencia cinegética, así como medidas especiales que frenen el impacto de los jabalíes por toda la provincia.