Pasar al contenido principal
No obstante, los cazadores están en contra de la prohibición de abatir hembras

Galicia exime a los cazadores de pagar por accidentes con corzas y ciervas

Durante la próxima temporada de caza en Galicia, la caza de hembras de corzo y ciervo quedará prohibida, tal y como se recoge en la recién publicada Orden de Vedas.
Cazadores accidentes corzas Imagen de archivo de un par de ciervas en el monte.

Este cambio introducido en el ordenamiento cinegético implica indirectamente que la Xunta de Galicia coloca a las hembras de corzos y ciervos en un estatus similar al que tiene el lobo en Galicia, es decir, la de especies cinegéticas que tienen su caza prohibida. 

 

Los tecores, por tanto, quedarían también eximidos de la responsabilidad que tienen de hacerse cargo de los accidentes de tráfico durante la celebración de batidas o monterías de caza mayor autorizadas y en las 12 horas posteriores, puesto que éstas están consideradas acciones colectivas de caza.

 

Ante esta nueva situación, la Unión de Tecores de Galicia (UNITEGA) recomienda a las Sociedades de Cazadores que soliciten a los Puestos de la Guardia Civil que, a partir del día 1 de agosto, especifiquen en los atestados el sexo de los corzos y ciervos implicados en los accidentes de tráfico que se produzcan en las carreteras que atraviesen sus tecores.

 

Los cazadores, en contra de la prohibición de abatir hembras

 

No obstante y, a pesar de esta exención de responsabilidad que favorece a los cazadores, UNITEGA ha querido manifestar su disconformidad con la prohibición de abatir hembras, la cual “carece de base científica alguna y que solo servirá para incrementar los daños agrícolas y los accidentes de tráfico”.

 

Esta decisión, además, favorecerá directamente a las enfermedades parasitarias que vienen sufriendo estas dos especies y que se han manifestado con mayor intensidad precisamente en los tecores donde se han limitado a cazar solamente los machos durante muchos años.

 

Cazadores accidentes corzas

 

A juicio de la entidad gallega, se trata de una “circunstancia incompresible”, ya que la actual Directora Xeral fue nombrada precisamente ante los retos de la amenaza de enfermedades como la peste porcina africana y su relación con el jabalí.

 

UNITEGA recuerdo que tan solo estará permitida la caza puntual y localizada de estas hembras como consecuencia de los daños que puedan ocasionar y única y exclusivamente en la modalidad de rececho, tal y como adelantamos hace unas semanas en este medio

 

Es decir, en una modalidad no colectiva de caza y previa solicitud de permiso, una vez que se haya producido un daño. Medida que, sin duda alguna, “provocará graves conflictos en comarcas vitivinícolas como las Ourensanas del Ribeiro o del Barco de Valdeorras, cuyos agricultores ahora podrán reclamar directamente sus pérdidas a la propia Xunta de Galicia, en lugar de a los Tecores”.

 

¿Qué dice la Orden de Vedas?

 

Recordamos que, a este respecto, la Orden de Vedas de Galicia 2019-2020, publicada el pasado 31 de mayo, detalla que “con carácter general, se prohíbe el aprovechamiento cinegético de las hembras de corzo (y de ciervo). No obstante, se permitirá su caza puntual y localizada como consecuencia de los daños que puedan ocasionar, de acuerdo con lo establecido en el artículo 13 de esta resolución”.