Pasar al contenido principal
En el municipio de Membrillera

Cae un furtivo de jabalíes en Guadalajara

Un nuevo caso de furtivismo vuelve a producirse en nuestro país. Sin duda, una de las lacras contra la que los cazadores debemos mostrarnos implacables a la hora de condenarlo.
Furtivo jabalíes Membrillera El furtivo fue detenido en la localidad de Membrillera (Guadalajara).

En un comunicado de prensa, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara ha informado de la detención de un furtivo por abatir varios ejemplares de jabalí “en terrenos sometidos a régimen cinegético especial”.

 

El hombre, natural del municipio de Membrillera, también de esta provincia castellanomanchega, actuaba al margen de la ley. Como ha detallado la Benemérita, no contaba con el permiso del titular del coto.

 

Asimismo, el acto de furtivo “se habría desarrollado con incumplimiento manifiesto de lo preceptuado en la legislación de caza sobre medidas precautorias en el ejercicio de la actividad”. Y es que la Guardia Civil explica que el acusado estaba poniendo en peligro a varias personas que estaban desarrollando labores agrícolas “a escasa distancia” durante el momento de la acción furtiva.

 

“La dificultad que conlleva la lucha efectiva contra las conductas de furtivismo, no poseer las licencias o permisos administrativos requeridos, el uso de armas o municiones ilegales, la muerte de animales listados como especies protegidas, las que se llevan a cabo dentro de las áreas restringidas o el uso de medios prohibidos, exige una mayor colaboración por parte de los propios cazadores”, ha detallado el Seprona en su nota de prensa. Sin duda, una actitud que en el colectivo cinegético tenemos bien aprendida, pues somos los primeros en actuar este tipo de actuaciones que se producen fuera de la ley.

 

Furtivo jabalíes membrillera

 

Además, aquí entra una de las reivindicaciones más claras y necesarias del sector, como es la diferenciación entre cazador y furtivo. Ambas figuras no deben relacionarse de manera directa. Los cazadores practicamos nuestra actividad de forma legal, ética y regulada. Mientras que los furtivos actúan saltándose la legislación vigente.

 

Como bien explica desde el Instituto Armado, “denunciar tales prácticas ante la autoridad competente tiene una gran importancia para el éxito de la actuaciones que lleva a cabo la Guardia Civil, que repercuten positivamente en el conjunto de todos aquellos que se dedican a la actividad cinegética respetando la legislación vigente”.

 

Ahora, el acusado se enfrenta a un delito de furtivismo. La Guardia Civil recuerda que dichos prácticas están tipificadas en los artículos 334 y 335 del Código Penal y pueden llevar aparejadas penas de prisión de seis meses a dos años, retirada de la licencia de dos a cinco años, retirada de los permisos de armas, el pago de los daños causados y el decomiso de los trofeos.

 

Asimismo y, en el caso del furtivo de Membrillera, se contemplan “las infracciones contempladas en la legislación de caza de Castilla La Mancha que prevé sanciones de hasta 60.000 euros”.

 

Más furtivos en Guadalajara

 

En las últimas semanas, en la provincia de Guadalajara se han dado más golpes al furtivismo.

 
Durante los primeros días del desvede del corzo, el Seprona de la Guardia Civil cursó más de 30 denuncias relacionadas con este asunto, además de con la legislación de armas. Por ejemplo, recordamos que las patrullas de los municipios de Orea y Atienza decomisaron en varios operativos tres rifles, linternas de gran potencia, visores nocturnos, silenciadores y diversa munición.

 

Llamativo fue el caso de dos furtivos que, en el municipio de Estriégana, trataron de atropellar a dos guardas de un coto de caza cuando les dieron el alto.