Pasar al contenido principal
"Al lobo hay que conservarlo, pero con números"

Frank Cuesta: "los animalistas que viven en una oficina no me merecen ningún respeto"

El conflicto será uno de los temas que Frank Cuesta trate en su serie de documentales del programa Wild Frank, el cual se emitirá próximamente en el canal de televisión DMAX.
Frank Cuesta lobo Frank Cuesta junto al ternero que, pocos días después, acabó muerto por lobos.

Y para profundizar más en el asunto, el herpetólogo pasó varios días durante el pasado mes de marzo en el entorno del Centro del Lobo Ibérico, en Zamora. Allí, se mezcló con los profesionales, pobladores y ganaderos que conocen a la perfección la situación. Colectivos que merecen tener voz, ya que son los grandes afectados por este conflicto en el que parece que solo los animalistas son escuchados.

 

Como recordaréis, durante la grabación del reportaje, el pasado mes de marzo, Cuesta publicó en su perfil de Twitter la imagen de un ternero recién nacido que había sido víctima de una lobada. A raíz de ello, muchos animalistas de teclado saltaron al cuello de Frank y le insultaron por hace pública esta imagen, reprochándole su defensa al colectivo de ganaderos.

  Frank Cuesta lobo


 

Entre todos estos aulladores, Luis M. Domínguez, el líder de Lobo Marley, fue uno de los que salió a la palestra. Entre ambos se produjo una batalla dialéctica en Twitter donde Cuesta acabó cantando cuatro verdades al defraudador animalista.

 

Pero quizás no sea el último episodio de ello que vemos al respecto. Recientemente, Cuesta ha concedido una jugosa entrevista a La Opinión de Zamora, donde toca al asunto del lobo, como preludio a la emisión del reportaje. Él mismo, ha enlazado a la información en su perfil de Facebook, vaticinado los ataques animalistas que se derivarán de sus palabras. “Que empiecen las hostias a resonar”, ha citado el propio herpetólogo.

 

En la entrevista realizada por Araceli Saavedra, son varios los puntos interesantes que se pueden citar. Sobre sus jornadas en la Sierra de la Culebra, Frank Cuesta ha reconocido que se ha llevado “una imagen más real del mundo del lobo y del mundo rural alrededor del lobo”.

  Frank Cuesta lobo

 

El extenista considera que hace mucha falta una educación ambiental entre las mentes urbanitas. “En los pueblos y en el medio rural las cosas las tienen muy claras, es decir, conviven con los animales desde siempre. Entienden a los animales, entienden cuándo los animales necesitan ayuda, entienden cuándo los animales se están extendiendo demasiado, entienden el choque entre lo humano y el animal, pero en las ciudades no se entiende porque no se conoce”, respondía Cuesta de forma muy acertada.

 

Ignorancia urbanita

 

Como bien se ha encargado de reflejar, los pobladores del medio rural, “no están en contra del lobo”. En este caso, en los pueblos no son partidarios de una expansión descontrolada, “no solo porque vaya a matar el ganado, sino porque también va a acabar con todas las crías de ciervos, de jabalí”, expresa Cuesta.

 

Nuevamente, vuelve a lanzar varios dardos a los urbanitas que desconocen la realidad rural, eso que se piensan “que los huevos salen del supermercado, que la leche sale del supermercado, que la carne sale del supermercado…”.

 

 

En cuanto a la postura de los animalistas en este conflicto, el presentador recalca su enorme respeto y admiración por aquellos que trabajan directamente en el campo. No obstante, en la otra parte de la balanza se encuentran esos “grupos animalistas y partidos (en clara alusión a Pacma) que viven en una oficina”, los cuales no le merecen “ningún respeto”. “Me merece mucho más respeto un celador que está en el monte que cualquier animalista porque el celador lo está viviendo, lo conoce y puede dar una valoración total”, defiende Cuesta.

 

Para el herpetólogo, “el lobo no es ni bueno ni malo, es el lobo” y, sobre él, considera que es necesario “conservarlo, pero con números. Si hay un número determinado tendrán sus crías de ciervo, de corzo, de lo que sea para comer. A más lobos más expansión porque son territoriales y terminarán metiéndose en los pueblos. Hay que entender la ecología, no el animalismo. La ecología es el estudio de la naturaleza”, ha expresado al final de su entrevista.