Pasar al contenido principal
Tras la emisión del programa 'Wild Frank: Galgos'

Los galgueros se sienten engañados y maltratados por Frank Cuesta

Tras la serie especial que Frank Cuesta le ha dedicado a la caza, este pasado domingo, le tocó el turno a los galgos, los cuales no quedaron precisamente satisfechos tras la emisión del programa.
Frank Cuesta galgos Fotografía de archivo de una pareja de galgos en los momentos previos a una carrera.

La Federación Española de Galgos ha emitido un comunicado donde ha mostrado que, tanto la entidad como la afición galguera en general “se sienten indignadas tras la imagen que de nuestro colectivo”.

 

La FEG ha explicado que el pasado mes de enero se reunieron en Madrid con la productora “Molinos de Papel”. En dicho encuentro, la productora propone a la Federacion hacer un programa serio y realista, en el que Frank será el protagonista, sobre todo lo que rodea al mundo de la competición del galgo de campo.

 

A pesar de las reticencias a este tipo de programas, porque siempre acaban, como ha sido el caso, derivando el contenido al abandono y el maltrato, accede a grabarlo con el compromiso por parte de la productora de que se centrarían en la competición y en los aspectos que única y exclusivamente competen a nuestra institución.

 

Frank Cuesta galgos

Foto: Jacinto Navas (FEG)

 

Según la entidad galguera, el 19 de enero en Cantimpalos (Segovia) se graba un día entero con miembros federativos, preparadores federados y Frank Cuesta. El presidente de la FEG, Luis Ángel Vegas, asiste al menos a tres grabaciones distintas con la productora. A lo largo del pasado Campeonato de España, celebrado en Nava del Rey, la federación abre de par en par las puertas a la productora, la cual graba, a pie de campo, todo lo relacionado con nuestra competición y nuestra afición, muchas veces rompiendo el protocolo y dejando que sus cámaras pudieran estar en el propio “terreno de juego”, donde no se permite la entrada a ningún medio de comunicación.

 

Tras ello, la afición galguera, que asiste por miles a este evento, se vuelca con Frank, ilusionada porque de alguna manera intuían que el presentador (que así lo mostraba al menos in situ), defendería nuestra afición y nuestro deporte en su programa, haciendo un trabajo aséptico y realista sobre la realidad del mundo del galgo de campo en nuestro país.

 

Pero cuando en la noche del pasado domingo se emitía el programa Wild Frank: Galgos, “nuestra institución y nuestra afición se sintió defraudada, maltratada y engañada tanto por la productora como por Frank”, expresa la entidad. A continuación, la FEG enumera una serie de puntos por los cuales el colectivo se siente “estafado”.

 

  • No han sabido plasmar la diferencia entre la caza con galgos y la competición de galgos de campo como deporte y lo que es peor, han intentado manipular una y otra para que nuestro colectivo quede marcado y humillado ante los televidentes.

 

  • En todo el capítulo no se emite ni un solo segundo de toda la grabación realizada en Cantimpalos y nuestro presidente, solo aparece esporádicamente, en frases cortadas, sobre temas relacionados con el abandono y el maltrato, pero nunca sobre aspectos representativos de nuestro deporte. No se habla tampoco ni un solo segundo, del registro que nuestra federación tiene junto con la Universidad Complutense de Madrid, de todos y cada uno de los galgos federativos, siendo pionera a nivel mundial en la base genética galguera.

 

  • La forma en la que Frank habla sobre nuestro deporte, fuera de cámara, cuando ya no están presentes ni galgueros ni miembros federativos, es de menosprecio y casi de humillación hacia las personas que crían, preparan y en definitiva, conviven diariamente con galgos en España, demostrando Frank, tener dos caras bien distintas en la grabaciones y cuando se encontraba fuera de cámara, lo que dice muy poco de él mismo como persona.

 

  • La FEG, de todo el programa emitido, solo se identifica con las declaraciones que dos de sus federados, D. Oscar Cantero y D. Pablo Gómez hicieron, sobre la cría y la tenencia responsable de galgos en nuestro país.

 

  • El 80% del tiempo del programa, la productora lo dedicó a una protectora de galgos de la provincia de Sevilla, cuando en la reunión de primeros de enero, aseguraban que el 100% del espacio televisivo iría destinado a nuestra afición.

 

  • Durante la grabación en la protectora de Sevilla, se manifiestan datos totalmente falsos, que no han sido contrastados, sobre número de galgos federativos, abandonos y maltratos y se escenifica la captura de un galgo abandonado, en el que además se cometen varias imprudencias, que podrían rozar la ilegalidad. En primer lugar no llamar a los servicios del Ayuntamiento en cuestión, que es la autoridad competente para hacerse cargo del animal supuestamente abandonado o errante. En segundo lugar, una vez recogido el animal, no buscar la identificación del mismo (chip o tatuaje) para ponerse en contacto con el registro de animales de compañía y encontrar a su legítimo propietario, para en caso de que haya abandonado al animal, pague por ello, pero en caso de que dicho animal fuera robado o estuviera perdido, el propietario del mismo pueda recuperarlo.

 

Frank Cuesta galgos

 

  • Cuando durante la grabación, el Seprona de Cuenca, aporta los datos oficiales sobre el abandono y el maltrato de galgos en nuestro país, dejando muy claro que la mayoría de los casos podían estar relacionados con el robo de galgos y las zonas marginales de la España galguera, Frank se muestra escéptico, receloso e incrédulo ante los datos oficiales.

 

  • La productora y el presentador no dudan en meterse en dichas zonas marginales (como la Cañada Real en Madrid), donde el menor de los problemas es el de los galgos y donde es fácil buscar la imagen sensacionalista y el morbo demostrando en este caso, tanto el presentador como la productora, muy poco rigor periodístico.

 

  • La FEG quiere dejar muy claro que ha estado, está y estará siempre en contra del abandono, el maltrato y el robo de galgos, presentándose como acusación particular en los casos probados que se han dado en nuestro país en los últimos años sobre este tipo de delitos. No vamos a aceptar lecciones morales ni éticas por parte de Frank Cuesta, ni de la productora y mucho menos de otros países como Italia, de cómo cuidan y conviven la extensa mayoría de galgueros de nuestro país con sus queridos galgos.