Pasar al contenido principal

Springer Spaniel Inglés

springerspaniel-3

Características básicas

Grupo:
8
Sección:
Sección 2ª. Perros levantadores de caza. Con prueba de trabajo.
Británica.
Talla:
Altura a la cruz aproximada: 51 cm. (20 pulgadas).
Pelo:
Denso, lacio y resistente a las inclemencias del tiempo, nunca grueso. Las orejas, miembros anteriores y posteriores y el cuerpo están cubiertos de pelo en forma de pluma moderadamente largo.
Colores:
Hígado y blanco, negro y blanco, o cualquiera de estos dos colores con manchas fuego.
Cola:
Amputada: de inserción baja, nunca con su porte sobre la línea superior. Con buen fleco y alegre en acción. Sin amputar: de inserción baja, nunca con su porte sobre la línea superior. Con buen fleco y alegre en acción. En balance con el resto del perro.
Orejas:
Lobulares, de buen largo y anchura, colgando bastante pegadas a la cabeza y de inserción a nivel de la línea del ojo. Provistas de pelo largo en forma de pluma.
Cráneo:
De tamaño mediano, bastante ancho, ligeramente redondeado y se eleva desde la frente, formando una cresta o stop.
Ojos:
De tamaño mediano, almendrados, de expresión vivaz y bondadosa. Color avellana oscuro. Los ojos claros son indeseables.
Nariz:
Bien desarrollada.
Pecho:
Tórax profundo y bien desarrollado. Las costillas son bien arqueadas.
Miembros anteriores:
Rectos y de buena osamenta. Con hombros bien colocados hacia atrás.
Miembros Posteriores:
Deben estar bien descendidos. Muslos anchos, musculosos y bien desarrollados.
Pies:
Apretados, compactos y bien redondos, con almohadillas gruesas y fuertes.

Ficha descriptiva

Cronología Moderna:
1803. Las ilustraciones de Philipp Reinagle para la revista ‘The Sportsman Cabinet’ prueban que el springer spaniel apenas ha cambiado en el curso de los años.
1885. Es una de las razas de spaniel admitidas por el Sporting Spaniels Club británico.
1902. El Kennel Club de Londres efectúa su reconocimiento oficial.
1921. Se funda en Inglaterra The English Springer Spaniel Club, que sigue siendo el principal club de la raza en todo el mundo.
1924. La raza adquiere gran popularidad en Estados Unidos y ese año se funda la English Springer Spaniel Field Trial Association.
Carácter:
Perro amistoso, de ánimo alegre y dócil. La timidez y la agresividad son altamente indeseables.
Utilización:
Su propósito original era encontrar y espantar la presa hacia la red, para el halcón o el lebrel. En la actualidad se le utiliza para encontrar, hacer volar las aves de caza y cobrar la presa para el cazador armado. A pesar de su popularidad en los países anglosajones, sigue siendo un perro de minorías en la Europa continental.
Manejo Práctico:
Sus necesidades alimenticias están en torno a 400 gramos de un pienso seco de alta calidad en temporada de caza. Su manto necesita determinados cuidados, como son el trimming, para mantenerlo en buen estado.

Solera y buen hacer

Dotado de gran temperamento y unas aptitudes naturales sobresalientes para la caza de todo tipo de aves, este perro británico rinde satisfactoriamente en toda variedad de terrenos, ya sea bosque de matorral cerrado o amplias llanuras cerealistas. Muy útil para la becada, posee gran olfato, buena resistencia y un excelente cobro. Por su inteligencia y docilidad es fácil de adiestrar. Algunos autores lo tienen como el origen o progenitor de las demás razas de spaniel británicas, con la salvedad del clumber spaniel, algo quizá demasiado arriesgado, pero lo que resulta indudable es su antigüedad, que le convierte en el primero de todos ellos. Hace unas décadas la cinología británica lo quiso emparentar con el Norfolk spaniel, raza también conocida como Shropshire spaniel, debido a que hacia el año 1812 la familia Boughey de Aqualate comenzó a criar en Shropshire unos perros que se diferenciaban de los clumbers spaniel por un manto que tendía a ser rizado. Fue el Norfolk, raza muy popular entre los cazadores británicos del siglo XIX. Se trataba de un perro de cuerpo macizo, bastante tosco, con una alzada de 18 pulgadas, poco más de 47 centímetros a la cruz, de cráneo ancho y cuello robusto. Cuando se fundó el Sporting Spaniel Club, en 1885, fue una de las razas reconocidas, pero para entonces ya eran pocos los ejemplares que existían. Su rápido declive estuvo motivado por el auge de los perros de caza más rápidos, como el setter inglés y el springer spaniel que tratamos. Para el año 1902 el Sporting Spaniel Club lo borró de la lista de spaniel que el Club amparaba. Mi opinión es que ese emparentamiento con el Norfolk está cogido con alfileres y que el springer, como sostiene una mayoría de sus estudiosos, no es otra cosa que un epagneul continental adaptado al suelo británico y desarrollado según las necesidades cinegéticas de ese país, que al igual que se había hecho con el old spanish pointer, no eran otras que aligerar el volumen de los perros y dotarles de mayor velocidad en la búsqueda, exigencias en consonancia con la rapidez de las modernas armas de fuego. Su nombre (spring) hace referencia a una de sus cualidades más sorprendentes, su capacidad de saltar como si le impulsase un muelle o un resorte, cualidad que confiere gran espectacularidad a su trabajo en el campo, donde se comporta como un perro veloz y con gran ahínco por la pieza. El verbo to spring (saltar o brincar) referido al comportamiento cinegético de un perro, fue empleado por vez primera por John Caius, médico de Eduardo VI, en su tratado de perros británicos publicado en 1570. Realmente los dos spaniel más veloces son el springer spaniel inglés y su hermano el galés (welsh springer spaniel). Aunque con un origen común, ambas razas son fácilmente reconocibles y fueron admitidas oficialmente por el Kennel Club de Gran Bretaña en 1902.

Trabajando

Estamos ante un perro de ayer, de otro tiempo, que se adapta perfectamente a la caza moderna, marcada por la poderosa influencia de los perros especialistas. El springer spaniel no tiene la muestra espectacular del setter inglés ni es tan valiente en las espesuras como el cocker, tampoco su estilo de cobro emula al labrador; sin embargo, cumple sobradamente cuanto el cazador le exija y brilla con luz propia en el panorama cinegético europeo. El springer spaniel es un perro muy versátil en la caza. Su especialidad son las aves en los grandes llanos cerealistas y altiplanicies verdes, pero también es estupendo con las acuáticas, arrojándose al agua para cobrar sin el menor temor. Necesita mucho menos adiestramiento que un perro de muestra, bastando una educación básica para que ejecute convenientemente su trabajo. También son muy buenos perros en competiciones de campo, las llamadas spaniel field trials, iniciadas en Inglaterra a finales del siglo pasado y de gran difusión en todo el mundo anglosajón, especialmente en Estados Unidos. En la década de 1940 se despierta gran interés entre los aficionados por los perros llamados duales, animales capaces de convertirse en campeones en una prueba de caza y en una exposición de belleza por su buena conformación física. Muchos criadores entusiasmados con este reto comenzaron a seleccionar sus springer spaniel ingleses para este fin, lo que supuso una gran mejora general en la raza y apareciendo perros de gran calidad.

springer spaniel 3Clubes y selección

La Federación Cinológica Internacional lo encuadra en el Grupo 8º, Sección 2ª, dedicada a los perros levantadores de caza; el Kennel Club británico lo incluye en el grupo gundog (también llamado bird dog), perros de escopeta o perros de aves, por ayudar a los cazadores con escopeta a localizar y cobrar las piezas, generalmente aves; el American Kennel Club lo ha situado en el grupo sporting (perros deportivos) junto a razas como los bracos, setters y pointer.  The English Springer Spaniel Club se fundó en Inglaterra en 1921, diecinueve años después del reconocimiento oficial de la raza por el Kennel Club. El motivo fue el gran auge que experimentaron estos perros en esos años, convirtiéndose en unos de los preferidos por los cazadores británicos y, en especial, por los aficionados a las pruebas de campo. La fundación se llevó a cabo coincidiendo con el Crufts Dog Show de ese año. Por su parte, en Estados Unidos, los entusiastas de los fiel trials fundaron el ESSFTA (English Springer Spaniel Field Trial Association) en 1924. El caso americano merece comentarse por su peculiaridad. En este país se hizo algo habitual que los springer spaniel participasen un día en una prueba de caza y al día siguiente en una exposición de belleza. Con el paso de los años se fue haciendo evidente que los perros que ganaban las pruebas de caza práctica y los que sobresalían por su perfección racial en las pruebas de belleza eran bastante diferentes, haciéndose casi imposible el mito del perro dual. Ello determinó que en 1940 el ESSFTA optase por dejar de celebrar esta doble competición y apoyar la cría de perros en dos ramas independientes, de acuerdo a su función específica: el field english springer spaniel para la caza activa y las competiciones tipo field trials, y el bench english springer spaniel para su participación en las competiciones de belleza y su empleo como mascota hogareña. Los springer spaniel americanos de competición (bench) son perros de soberbia hermosura, con un manto espeso, de pelo consistente, con manchas simétricas hígado o negro muy acentuado y largos flecos en los faldones, bien proporcionados, muy simétricos y con gran tipicidad. Por el contrario, entre los del tipo field predominan los mantos casi blancos, a veces moteados. Estos perros no se ajustan exactamente al estándar: su cráneo es más alargado que ancho, con hocico puntudo y labios cortos, y pierden la simetría por un lomo largo. En Europa ni el Kennel Club de Londres ni la FCI admiten la existencia de estos dos tipos tan habituales en Estados Unidos, lo que no significa que no sea cada vez más patente su existencia entre nosotros. Lo cierto es que la FCI sigue torpemente apostando por el imposible del perro dual, animal hermoso que es además un dechado en funcionalidad. Como la política cinológica la imponen los jueces y criadores aficionados a las exposiciones de belleza, que han copado casi todos los cargos directivos frente a la masa de cazadores, el resultado es que cada vez hay más razas caninas que nacieron para la cinegética y que terminan convirtiéndose en adornos de pasarelas y ring de exposiciones, sin otra utilidad práctica. En esto los americanos son más pragmáticos y en casi todas las razas no han dudado en separar los perros de los aficionados a lucirlos en las exposiciones de belleza de los perros de aquellos otros aficionados a la caza, al trabajo deportivo o a las competiciones de field trials. No me cansaré de repetir lo necesario que resulta que en Europa rompamos el mito de la “pureza racial” como un valor sacrosanto. Estamos viendo en las exposiciones springer spaniel ingleses de cuerpo reducido, muy cuadrados, con la espalda ligeramente inclinada, que se mueven con gran elegancia, con un cuello largo y una cabeza de porte alto, con un manto muy rico, perfectamente trabajado el trimming. Llama la atención la longitud de sus orejas, su implantación muy baja y unos belfos gruesos, que superan en dos o tres centímetros el maxilar inferior, lo que sin duda dificulta su cobro, pues es posible que algunos ejemplares lleguen a mordérselos. Sin duda resultan animales muy hermosos pero de dudosa eficacia para la caza. El springer spaniel cazador era, y debemos conseguir que siga siendo, un perro rústico, sobrio de líneas, de pecho ancho y no demasiado profundo, con una estructura ósea sólida y masas musculares bien definidas, buen empuje posterior, labios cortos y temperamento nervioso y vivo.

springer spaniel 4En el campo

Este perro sobrio y algo independiente en el trabajo es, sin duda, el springer que mejor rendimiento puede darnos en el campo. Es un perro que se adapta sin dificultad a cualquier tipo de suelo, trabajando con idéntica soltura en los bosques de la cornisa cantábrica que en las estepas cerealistas de la zona centro o los viñedos de La Mancha. Su manto le proporciona una impagable protección frente a las inclemencias climatológicas como el frío o el agua, resultando por ello muy útil trabajando en riberas de ríos o pantanos. Para la becada hoy los británicos prefieren al springer spaniel, con indiferencia de los tipos inglés o galés. La búsqueda de los springer spaniel es muy rápida y minuciosa, a tiro de escopeta, y una vez localizada la pieza pasan a levantarla sin mostrarla, acción innecesaria en un perro que trabaja muy próximo al cazador. Trabaja a fondo, se diría que se deleita en la búsqueda, que realiza con noble constancia. Raramente pierde el rastro, por el que siente gran apego, pero lo que resulta muy curioso es su modo de enfrentarse a la pieza. No tiene la muestra elegante de sus parientes, los spaniels evolucionados como el setter inglés, es un amago rústico pasando a levantarla, pero igualmente eficaz para el cazador que conoce su comportamiento ante la caza. Nacido para la volatería, trabaja sobre cualquier tipo de ave, que rastrea y levanta con soltura, pero esta especialidad no le hace inepto para el pelo, buscando y cobrando el conejo con boca dulce. Caza con la cabeza baja, rastreando, estilo que nunca podríamos admitir en un setter. Dinámico e inagotable, si le llevamos a un terreno rico en aves le veremos buscar con alegría e insistencia. Las variedades de mayor tamaño, como el springer, se aficionan al conejo, que persiguen con tanto ahínco como los beagles u otros pequeños sabuesos. Pero el springer spaniel es un apasionado de las aves, para cuya caza fueron seleccionados durante cientos de años. Su relación con el cazador no es problemática, pues siente firme apego por el propietario, lo que facilita su adiestramiento, que debe llevarse a cabo sin violencia, como es habitual en todo el grupo de los spaniel británicos y epagneul galos, perros muy sensibles e inteligentes. (Texto: Eduardo de Benito. Fotos: Archivo).