Pasar al contenido principal
El 18 de marzo, en el Hotel Meliá Castilla

Premios, emotividad y solidaridad en la cena de gala de Cinegética-SCI

Un año más, la gran cena de gala de Cinegética y Safari Club Internacional (SCI), celebrada en el Hotel Meliá Castilla de Madrid en la noche del sábado, fue todo un éxito.
Cena_Cinegetica_M Entrega del Premio Sánchez Ariño a Antonio Reguera, de Mayo Oldiri.

Muchos y grandes cazadores se dieron cita en ella para la entrega de los premios a los mejores trofeos, en un acto que condujo el director del certamen, Rodrigo Moreno de Borbón. Hay que destacar la colaboración del Safari Club Internacional, con sus principales directivos, que había celebrado en la capital de España la reunión de todos los directores de los capítulos europeos.

El momento más emotivo de la noche fue, sin duda, la entrega del Premio Sánchez Ariño, en el que Tony, ya casi recuperado del accidente (“lo que no lograron cientos de elefantes en mi vida en África casi lo consigue el conductor de un coche”, bromeó el conocido cazador), a Antonio Reguera, responsable de una conocida orgánica de gran prestigio como Mayo Oldiri, que además está realizando una gran labor humanitaria y social en Camerún. También, la colaboración de todos en el sorteo de un rifle fue para paliar los gastos médicos, tras el accidente casi mortal, en Tailandia, del hijo de Tato Fraguero.

En el transcurso de la cena, se hizo entrega de los Premios Suma Hispánica a Alberto Tirado y Antonio Pérez-Mariscal. Cinegética volvió a premiar la pasión, esfuerzo y dedicación de aquellos cazadores que se aventuran por todo el mundo en busca de trofeos excepcionales. Para otorgar estos premios, se tienen en cuenta las condiciones y dureza de la cacería, así como la belleza del trofeo y la importancia venatoria de la especie, como recordó Rodrigo Moreno, adjudicándose medallas de oro, plata y bronce para Europa, Asia, África, América y con una categoría diferenciada para la caza con arco. Con los Premios Cinegética se reconoce al cazador propietario del trofeo, así como la labor de la empresa organizadora de la cacería. El mejor trofeo presentado en esta edición fue el tur oriental de Pedro Ampuero, con arco, que recibió el premio Nikon al mejor de esta edición. Todos ellos los pudimos ver en la feria.

Para cerrar esta cena de gala, se procedió a la subasta de diversas obras de arte y expediciones cinegéticas, conducida por José María Losa, durante la que siguieron las tertulias en las que se compartieron vivencias venatorias y tras la cual muchos aprovechamos para las fotos con esos grandes cazadores nacionales e internacionales que estuvieron presentes en esta edición de la gran fiesta de Cinegética. (Texto y fotos: Luis F. Blanco)