Pasar al contenido principal

Jornadas Gastronómicas de Caza en Bertiz

Las Jornadas Gastronómicas de Caza celebradas en la zona de Bertiz vuelven con el otoño. Su XXI edición, que se desarrolla en Navarra entre el 25 de octubre y el 1 de diciembre, viene de la mano de los mejores restaurantes del Baztan-Bidasoa.
Jornadas_Gastronomicas_M La oferta turística de la zona incluye en otoño visitas guiadas a las palomeras de Etxalar.

Se trata de una cita ineludible organizada por el Consorcio Turístico de Bertiz y a la que no pueden faltar los amantes de la buena cocina. Serán trece los restaurantes que participarán en el evento que tiene lugar en establecimientos de Urgazurbi/Urdax, Zugarramundi, Bortziriak, Malerreka y Baztan y que ofrecerán una carta tan deliciosa y variada como su orografía, gracias a unas materias sobresalientes y que año tras año van superándose.

Entre sus platos de caza podremos encontrar codornices, palomas torcaces, faisán, jabalí y ciervo acompañados por hongos, verduras, alubias o pimiento. Todo ello acompañado de exquisitas salsas que potenciarán su sabor y unos postres que brillan por su creatividad y originalidad. Sin olvidar el vino y la especial compañía del somelier de cada uno de los establecimientos.

Los restaurantes de Baztan-Bidasoa asociados y participantes de las XXI Jornadas Gastronómicas son Almando Beola, Bera Zubiondo, Arantxa Aterpe Erretegia, Bera Zalain, Donamariako Benta, Arantza Burlada, Elbete Posada, Igantzi La Villa, Hotel Venta Etxalar, Irurita Olari, Posada de Oitz, Arizkun Ordoki y Oronoz-Mugaree Urgai.

Además de deleitar a los paladares más exigentes, los comensales podrán disfrutar de unas vistas únicas. La oferta turística de la zona incluye en otoño visitas guiadas a las palomeras de Etxalar, donde se conserva la centenaria tradición de la caza de palomas torcaces con redes. Durante las visitas se explican todos los secretos, métodos y orígenes de esta modalidad de caza.

Otra visita imprescindible y muy agradable es la del Señorío de Bertiz, un gran parque natural de más de dos mil hectáreas, con bosques de robles, hayas, alisos y castaños, que cuenta con un bello jardín de especies exóticas y un Centro de Interpretación de la Naturaleza donde se explica el rico patrimonio de este bello rincón del Pirineo Occidental.