Pasar al contenido principal
Elaborado por las universidades de Valencia y Murcia

Un estudio confirma que los perdigones de plomo no son una amenaza para las especies terrestres

Los perdigones de plomo utilizados para la caza no resultan perjudiciales para las especies cinegéticas terrestres ni para el medio ambiente.
munición plomo La perdiz roja ha sido una de las especies analizadas en el estudio.

Ha sido confirmado a través de un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Murcia. El informe, llamado “Incidencia y repercusión sobre las aves cinegéticas no acuáticas por aporte de perdigones de plomo al medio terrestre”, ha sido encargado por la Federación Sectorial  Armera.

 

Con ello, la entidad ha pretendido dar luz acerca de realidad en este asunto, conscientes de “la creciente alarma social provocada en ocasiones sin base científica”. El mantra del plomo contaminante ha sido siempre uno de los argumentos utilizados por los radicales anticaza para atacar a nuestro colectivo. Eso sí, como dice la FSA, siempre sin ningún tipo de justificación ni datos contrastados.

 

Sin ir más lejos, hace solo unos días Ecologistas en Acción utilizaba estos falsos postulados para atacar a la actividad cinegética. La organización afirmaba en página web que  el uso de plomo en la munición “afecta directamente al medio”, sin aportar ninguna prueba de su acusación.

 

Estudio plomo

 

Hablan también de “estudios científicos”, sin citar ninguno en concreto, que indican que la ingestión de plomo “mata unas 60.000 aves al año, no solo de forma directa por la ingesta, sino también las rapaces que se intoxican al cazar presas con restos de munición”.

 

No obstante, con el estudio elaborado por las universidades de Valencia y Murcia, las afirmaciones de los anticaza se echan por tierra de forma demoledora. Y es que el informe, muy extenso y detallado, concluye que el aporte de perdigones de plomo al medio terrestre tiene muy poca (en la mayoría de los casos nula) incidencia o repercusión sobre las aves cinegéticas no acuáticas.

 
Datos y argumentos reales

 

El estudio encargado por la FSA es el más completo sobre este tema en los últimos años. Hasta el momento, existía un vacío científico sobre este tema, habiéndose llevado a cabo, tan solo, algunos muestreos muy livianos en zonas húmedas. No obstante, no había constancia de estudios fehacientes en lugares no acuáticos.

 

Ante ello, la Federación Sectorial Armera ha querido poner remedio y, de paso, callar algunas bocas que en los últimos tiempos estaban presionando al sector armero y cinegético sin ningún tipo de prueba y argumento. Y es que eran numerosos los investigadores que reiteraban en sus artículos la necesidad de conocer con mayor detalle la incidencia de la munición de plomo en las aves no rapaces en el medio terrestre.

 

Han participado en el informe ingenieros de montes, agrónomos y doctores en Veterinaria. Como hemos señalado, todos ellos pertenecientes a la Universidad Politécnica de Valencia y a la Universidad de Murcia.

 

Perdigones plomo

 

Se han obtenido un total de 530 muestras de 7 especies cinegéticas distintas en 6 comunidades autónomas diferentes (9 provincias). El trabajo realizado por número de muestras, zonas de muestreo y estudio de las muestras, en la actualidad, es el de mayor desarrollo a nivel nacional y uno de los más importantes a nivel europeo.

 

En relación a los perdigones hallados en el buche e intestinos que podrían haber sido ingeridos, el informe revela que existen sospechas tan solo en un 1,19 % y en un 1,98 % respectivamente.

 

Otro de los indicadores es la concentración de plomo en el hígado o el riñón. A este respecto, se han obtenido los siguientes datos.

 

  • 3,8 % de ejemplares “sospechosos” (valor límite 0,65 ppm peso fresco)

 

  • 3,0 % de ejemplares “sospechosos” (valor límite 1,5 ppm peso fresco)

 

De acuerdo con el informe realizado, resultan unos porcentajes sobre la población con sospecha de estar afectados por plomo según la muestra analizada de:

 

  • Buches 1,19 %

 

  • Mollejas 2,78 %

 

  • Intestinos 1,98 %

 

  • Concentración hígado (> 1,5 ppm) 3,21 %

 

A la vista de los resultados, el estudio determina que “estamos frente a unos porcentajes encontrados que podríamos calificar de muy bajos”. Asimismo, Un aspecto que llama la atención del desarrollo del informe es que, a pesar de que han aparecido muy pocos ejemplares sospechosos de estar afectados o contaminados por plomo, todos (salvo 1) presentaban una condición física excelente, todos tenían plenas capacidades de defensa y fueron cazados o capturados sin apreciar ningún síntoma o sospecha.

 

El informe completo, así como el resumen del mismo, se encuentra adjunto al final de la información.