Pasar al contenido principal
Publican su estudio anual

Affinity desmonta otra vez a los animalistas: los perros de caza, los menos abandonados

La Fundación Affinity ha vuelto a publicar su informe anual sobre perros y gatos abandonados, quedando nuevamente desmontadas las teorías animalistas contra los cazadores.
Estudio Fundación Affinity Un años más, los perros más abandonados son aquellos que no se utilizan para la caza.

El estudio, que lleva por título “Él Nunca Lo Haría”, aglutina los datos de abandono relativos al año 2018. Una vez más, como ya ocurriese en el ejercicio anterior, el pasado año, los perros de caza fueron los menos abandonados, reflejando solo un 12,6%. Por tanto, el 87,3% restante se corresponde con animales que nada tienen que ver con la actividad cinegética.

También cabe recordar que que muchos de estos abandonos son en realidad pérdidas, siendo más tarde recuperados por sus propietarios, a pesar de las trabas que muchas protectoras animalistas ponen para ello, como ocultaciones deliberadas de estos perros de caza o traslados clandestinos a otros centros, como muchos cazadores han denunciado.

Además, gran parte de estos 'abandonos tras la temporada de caza' son perros robados a cazadores y de los que los ladrones no han podido obtener beneficio, por lo que son abandonados tras quitarles el microchip. Igualmente, son numerosos los perros de razas de caza que solo se utilizan como animales de compañía, por lo que el abandono de éstos no puede ser achacado a los cazadores. Esto mismo ha sido confirmado por el Seprona en más de una ocasión en referencia a los galgos, los perros que los animalistas suelen usar como pretexto para atacar a los cazadores.

  Estudio Fundación Affinity

 

En total, la Fundación Affinity estima que en 2018, 104.688 perros y 33.719 gatos fueron recogidos por refugios y protectoras en España, una cifra que se mantiene prácticamente sin cambios desde los últimos tres años. En total, las protectoras recogieron 138.407 perros y gatos.

Como viene ocurriendo desde hace tiempo, el principal motivo de abandono vuelve a ser las camadas indeseadas, que suponen un 15,7%. El fin de la temporada cinegética se mueve en poco más de 12%, unas cifras similares a las del pasado. Tras conocer estos datos, el mantra de los 50.000 perros abandonados repetido por Pacma hasta la saciedad vuelve a quedar desmontado.

En cuanto al resto de motivos que propician el abandono, por encima del 10%, están el comportamiento de los animales, los factores económicos y la pérdida de interés de los dueños. Todo ello, repetimos, unido a las camadas indeseadas, supone casi un 88 por ciento de los abandonos. En este brutal porcentaje, la caza no interviene absolutamente de ninguna de las maneras, mal que le pese a muchos.

  Estudio Fundación Affinity

 

Según explica Isabel Buil, la directora de la Fundación Affinity, “para prevenir el problema del abandono es clave reflexionar antes de incorporar a nuestra familia un animal de compañía, educarlos para mejorar su comportamiento; esterilizarlos para que no tengan crías que no podamos mantener e identificarlos correctamente. Asegurarnos de que estamos preparados para que sean uno más en nuestro hogar”.

¿En qué época se abandonan más?

También los datos de estacionalidad destruyen los supuestos animalistas. La Fundación Affinity, al contrario de lo que repiten los radicales anticaza, confirma que el abandono o pérdida de animales es un fenómeno que se produce en todas las épocas del año. “Se abandona todo el año. No existe una estacionalidad clara”, explica la directora de la entidad.

Si atendemos a los datos publicados, se confirma que existe un porcentaje mayor de abandono en el segundo cuatrimestre del año (38,14%), es decir, entre mayo y agosto. El segundo porcentaje, con un 31,24% se corresponde con el último trimestre del año. Y en cambio, el período estacional con menos abandonos, coincide con el tiempo transcurrido entre enero y abril. Aquí se incluye el fin de la temporada de caza y a menudo, los animalistas, aprovechan para mentir diciendo que es cuando más perros se abandonan. Una vez más, las cifras confirman la manipulación de Pacma y compañía.