Pasar al contenido principal
TRAS APARECER UNAS CUERNAS RECIENTES

Una especie de ciervo considerado extinto hace 80 años podría seguir vivo

Este primo no tan lejano de nuestros venados, se consideró extinto cuando murió en cautividad el último ejemplar en 1938, pero las últimas evidencias parecen indicar que el ciervo de Schomburgk ha resucitado de entre los muertos.
El ciervo de Schomburgk podría haber sobrevivido medio siglo sin ayuda de la comunidad científica. El ciervo de Schomburgk podría haber sobrevivido medio siglo sin ayuda de la comunidad científica.

Muy parecidos a los ciervos europeos e ibéricos, los ciervos de Schomburgk eran una especie originaria del centro de Tailandia. La población salvaje de ciervos de Schomburgk -rucervus schomburgki-, terminó extinguiéndose por múltiples factores en 1932, cuando murió el último ejemplar en cautividad seis años después de fallecer el último ciervo en libertad. Ahora los científicos creen que la especie ha sobrevivido durante más de medio siglo sin que la comunidad científica tuviera constancia y por supuesto, sin ningún tipo de ayuda de la ingeniería genética. Así lo han concluido gracias a nuevas pruebas, obtenidas de un par de astas encontradas entre 1990 y principios de 1991. Lo más interesante es que ahora se cree firmemente que todavía podrían estar por aquí hoy.

El hallazgo de un camionero  

  Fotografía de las cuernas tomada en 1991 por Laurent Chazée

 

Un camionero en Laos, país ubicado en la península de Indochina, en el Sudeste Asiático, encontró un conjunto de cuernas aparentemente recientes, a principios de la década de 1990. Las astas terminaron en una tienda en la provincia de Phongsali, en el norte del país, hasta que en febrero de 1991, el agrónomo de las Naciones Unidas, Laurent Chazée, las fotografió. Gary Galbreath, profesor de ciencias biológicas en la Universidad Northwestern y experto en fauna salvaje asiática, analizó recientemente la condición física de las cornamentas en esas fotos. Basado en la estructura ampliamente extendida, en forma de cesta hiperramificada de las cornamentas -muy diferente a la del resto de cérvidos asiáticos-, el equipo determinó que las cuernas pertenecían a un ciervo de Schomburgk.

Podrían seguir vivos

  Publicación en Twitter sobre el hallazgo de la especie.

 

Galbreath también confirmó que las astas estaban frescas cuando fueron fotografiadas en 1991, ya que como bien se puede apreciar en la imagen, estaban manchadas con sangre seca de color rojo oscuro, lo que indica que habían sido cortadas de la cabeza del animal recientemente. El color de la sangre y el estado de la médula ósea expuesta ofrecieron pistas sobre la edad del ciervo en el momento de su muerte. "La antigüedad relativa de las muestras de asta puede ser evaluada por los materiales, como la médula seca, que todavía se adhiere a ellos", dice Galbreath. Antes de ser catalogadas como "extintos", los ciervos estaban bien documentados en Tailandia, por lo que el científico cree que una pequeña población también vivía en un área remota en el centro de Laos, donde probablemente todavía podrían estar viviendo hoy.