Pasar al contenido principal
Odio a la caza

El Español criminaliza a los cazadores tras el último asesinato de violencia de género

Este pasado lunes, un hombre mataba a su mujer en la localidad cordobesa de Iznájar. Un nuevo y terrible caso de violencia de género que ha sido utilizado por El Español para criminalizar a los cazadores.
El Español cazador Desafortunado titular sobre la noticia del última asesinato machista en España.

La pareja fue encontrada muerta durante la mañana del lunes por tiros de escopeta. Poco después, las investigaciones de la Guardia Civil determinaron que el hombre mató a su esposa y terminó suicidándose. El hecho de que este individuo practicara la actividad cinegética (algo sin relevancia en el caso) ha resultado lo suficientemente jugoso para que el diario El Español ensuciase la caza.

 

En uno de los reportajes sobre el tema, el periodista David Palomo titulaba “Piedad, la "madre 10" de Iznájar asesinada a tiros por su marido cazador”. Un titular, como decimos, poco acertado y muy desafortunado que está fuera de todo lugar.

  El Español cazador

 

Ante todo, hay que decir que el colectivo venatorio condena firmemente este tipo de hechos, los cuales son una de las mayores lacras que tiene actualmente nuestra sociedad. Pero es fundamental saber tratar este tipo de informaciones, pues a veces las consecuencias pueden ser irremediables.

 

Con mayor o menor intención del autor, el titular cuenta de antemano con una dosis de manipulación. Jamás, cuando se producen sucesos similares, se pone el énfasis en las aficiones, hobbies o profesión de los actores implicados. Y nos preguntamos, ¿si el autor del asesinato hubiera sido por ejemplo, conductor, habría aparecido en el titular? ¿Habría sido tratada la noticia de igual manera si el asesino fuera hincha de un determinado equipo de fútbol? Sin miedo a equivocarnos, porque las pruebas lo demuestran, nos aventuramos a responder que “NO”.


 
Como era de esperar, en las redes sociales algunos han advertido estos y han criticado el sesgo informativo del reportaje. “¿Y qué tiene que ver que sea cazador? Lo mismo que si es de un determinado equipo de fútbol, es decir, nada. No se puede manipular más...”, escribía un usuario en Twitter.

 

Otra persona señalaba que “un asesino no, un violador tampoco, pero un cazador sí. ¿Qué tiene que ver que sea cazador para que un hombre mate a su mujer?”. Además, criticaba que con este tipo titulares, se conseguía generar un “odio injustificado” hace el colectivo cinegético.

 

Tras leer la información de El Español, nos siguen quedando dudas sobre la intención del periodista en cuestión, ya que son varias veces las que remarca la afición del asesino, así como que tenía licencia de armas. 

 

Rectificación

 

A raíz de ello, la Real Federación Española de Caza (RFEC) ha enviado un burofax al director de El Español, Pedro J. Ramírez, exigiendo la rectificación inmediata del titular.

 

Desde la RFEC se ha indicado a este medio el hecho de que el presunto asesino tuviera licencia de armas y practicara la caza “es circunstancial”, y que incluir el adjetivo “cazador” en este titular “lo único que pretende es criminalizar a todo el sector cinegético”, fomentando el rechazo y el odio hacia un colectivo, integrado por más de un millón de cazadores en España, que condena de forma unánime cualquier tipo de violencia, sea o no de género.

 

En el burofax enviado también se indica que ningún medio de prestigio, en otros casos que por desgracia han sucedido, ha publicado ningún titular dando datos sobre aficiones, profesión, orientación sexual, nacionalidad o color de piel, “porque queda claro que son detalles que no son determinantes en ningún caso”.

 

“Una agresión de género es un acto despreciable, venga de quien venga, independientemente de las circunstancias personales del agresor, y el titular de este medio lo que está haciendo es servirse de esta desgracia para atacar a todo un colectivo”, ha indicado el presidente en funciones de la RFEC, Ignacio Valle López-Dóriga, quien ha vuelto a pedir a El Español que rectifique el citado titular y que, en adelante, “escriban para informar y no para intentar crear corrientes de opinión contrarias a ningún colectivo social, aprovechando lamentables circunstancias como la acaecida en la localidad de Iznájar”.