Pasar al contenido principal
FUE UN DESCUBRIMIENTO FORTUITO

Encuentran la cabeza de un lobo gigante de hace 40.000 años con el cerebro intacto

Un hombre encontró la cabeza de 40 centímetros de un lobo gigante que vivió hace 40.000 años, en el lecho de del río Tirekhtyakh, en Siberia. Todo un hallazgo para la ciencia, que además no ha sido el único.
La cabeza del lobo mide 40 centímetros de largo, es la más grande jamás encontrada. La cabeza del lobo mide 40 centímetros de largo, es la más grande jamás encontrada.

El impresionante hallazgo tuvo lugar en una de las partes más frías del planeta, en Siberia. Gracias precisamente al frío y a la capa casi permanente de hielo que cubre su superficie, la cabeza del animal se ha conservado intacta durante miles y miles de años para aparecer ahora como uno de los hallazgos más importantes a nivel científico de la historia. Se trata de una cabeza de lobo pleistoceno gigante, que mide 40 centímetros de largo y conserva intactos el pelo, la piel todos los tejidos internos y lo más sorprendente de todo: conserva el cerebro intacto. Se trata de un ejemplar único y los científicos que lo examinaron, dataron su presencia sobre la Tierra hace 40.000 años

 

El paleontólogo Albert Protopopov, de la Academia de Ciencias de la República de Sakha afirmó que “se trata del descubrimiento único de los primeros restos de un lobo Pleistoceno completamente desarrollado, con su tejido preservado”. Además aseguraba que este descubrimiento “lo compararemos con los lobos modernos para comprender cómo ha evolucionado la especie y para reconstruir su apariencia”. Pero no ha sido lo único que han encontrado. 

 

La cabeza fue encontrada en las orillas del río Tirekhtyakh, en Yakutia, cuando uno de los vecinos paseaba tranquilamente. El hombre se percató de que aquella cabeza podría resultar tremendamente valiosa para la ciencia y se puso e contacto con investigadores rusos. Ellos fueron quien se hicieron cargo de la cabeza y pudieron datar su antigüedad. El hallazgo se acaba de hacer público en una exposición sobre criaturas congeladas de la Edad del Hielo en Japón. 

 

La cabeza del lobo vista en una tomografía revelando el interior intacto.

 

Nunca se ha visto una cabeza tan grande 

 

Se trata de la cabeza más grande un lobo pleistoceno jamás encontrada, pero más aún mejor conservada. Tiene intactos los colmillos, la piel, el pelo y hasta el cerebro, ahora que ha sido pasada por el tomógrafo y los científicos han podido ver su interior. Calculan que se traba de un ejemplar adulto, que murió entre los dos y los cuatro años. Las pruebas irán revelando mucha más información que nos permita comprender mejor y conocer a nuestro lobo moderno. 

 

El león cavernícola

 

Cachorro de león cavernícola encontrado en el permafrost de Siberia

 

El permafrost siberiano se está descongelando poco a poco, y va revelando muchas sorpresas que están dejando a la comunidad científica internacional maravillada: potros de hace 42.000 años con sangre líquida en sus venas, gusanos prehistóricos, mamuts lanudos o una cría de león de las cavernas perfectamente conservada con pelo y tejidos. 

 

Se trata de una hembra que pudo morir al poco de nacer por su tamaño, para quedar entonces congelada y llegar así de forma intacta hasta hoy, 40.000 años después de su breve y corta vida. Mide 40 centímetros de largo, pesa en torno a los 800 gramos y fue apodado por sus descubridores como “Spartak”. Se trata de unos hallazgos de un incalculable valor histórico y científico, que ampliarán indudablemente las barreras de nuestro conocimiento sobre la vida que andaba sobre el planeta hace 40.000 años.

The website encountered an unexpected error. Please try again later.