Pasar al contenido principal
LOS AGRICULTORES LOCALES SE PLANTEAN DEJAR LAS TIERRAS

Piden la emergencia cinegética en Molina de Aragón por ciervos y machos monteses

Los agricultores y ganaderos de Molina de Aragón solicitan al Consejo regional de Caza que se declare zona de emergencia cinegética temporal para Molina de Aragón-Alto Tajo, dados los graves daños que están sufriendo.
Los machos monteses están ocasionando graves daños en agricultura por el alto número de sus poblaciones Los machos monteses están ocasionando graves daños en agricultura por el alto número de sus poblaciones

La superpoblación de especies cinegéticas en ciertas regiones de España, sumado a una mala gestión de los recursos por parte de las administraciones, están ocasionando graves perjuicios para los agricultores y ganaderos locales, que a la desesperada, han solicitado al Consejo regional de Caza que se declare zona de emergencia cinegética temporal para Molina de Aragón-Alto Tajo. 

 

La Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos-APAG-Asaja Guadalajara es quien se va a encargar de instar a la Consejería de Agricultura para que vuelva a declarar esta zona, comarca en emergencia cinegética, por los graves daños ocasionados por las especies de caza mayor. Esta zona estaba considerada como de emergencia cinegética hasta el pasado 31 de marzo, pero en el último Consejo Provincial de Caza se decidió no renovarla. 

 

Tendrá que ser el representante de Asaja CLM en el Consejo Regional de Caza quien elabore la petición en la reunión que se celebra en Toledo hoy, 9 de abril de 2019, dado que APAG ya no tiene representación en el Consejo Provincial de Caza. 

 

En la reunión en la que han participado el director general de Política Forestal, Rafael Cubero y la directora general de Agricultura y Ganadería, Cruz Ponce, APAG ha manifestado su desacuerdo con la decisión de no ampliar la emergencia cinegética, ya que los daños por parte de ciervos y machos monteses continúan haciendo la vida imposible a los ganaderos y agricultores locales. 

 

Se plantean dejar sus tierras

 

Están desesperados, ya no saben qué hacer para afrontar los daños que sufren a diario. Algunos han intentado cambiar de cultivos, pero los problemas continúan han empezado a plantearse dejar las tierras cuando acaben con los compromisos de Ecológico que tienen por el momento. Javier Gómez, agricultor de Lebrancón denuncia que, “aunque se dan permisos para cazar, hay cotos en los que no están cazando; las hembras de ciervo no se matan y la densidad sigue siendo muy alta” . 

 

Desde APAG, llevan años luchando con la administración para intentar que los planes cinegéticos se adapten a las poblaciones reales de ciertas especies, y exigiendo que los cotos cumplan con dichos planes para de una vez, controlar y reducir las poblaciones de especies que superan ampliamente las cifras que el ecosistema puede mantener. 

 

Este tipo de medidas resulta ser el sistema más eficaz para la regulación de las poblaciones, ya que mediante la declaración de zona de emergencia cinegética temporal, la caza se convierte en el instrumento regulador y se simplifican los trámites burocráticos para abatir el exceso de animales con una simple comunicación, aunque a largo plazo, deberían tomarse otra serie de medidas.

 

En los casos en los que no existe esta medida, el trámite es considerablemente más lento. En esos casos es necesario presentar una solicitud para abatir animales por daños en el Ministerio de Agricultura, habiendo pagado las correspondientes tasas, para que luego sea un agente medioambiental el que acude al lugar de los supuestos daños a verificar que se hayan producido. Tras ello, elaborará un informe en función del cual la Dirección Provincial de Agricultura concede o deniega el permiso.

 

Los agricultores de la zona de Molina de Aragón defienden que mientras todo ese trámite se lleva a cabo, ellos han perdido gran parte de la cosecha y que en muchos casos, ya ni si quiera es rentable tomar medidas por que han perdido casi todo.