Pasar al contenido principal
ESPELUZNANTES IMÁGENES GRABADAS POR UN CAZADOR

VÍDEO: el estremecedor ataque mortal de un corzo a otro que se ha vuelto viral

Estas son las sobrecogedoras imágenes que pudieron grabar unos cazadores, cuando escucharon los gritos de angustia y se encontraron con la terrible escena en la que un corzo, atacó hasta matar a otro ejemplar más pequeño.
El vídeo que se ha vuelto viral grabado por unos cazadores, donde un corzo ataca hasta casi matar a otro más joven. El vídeo que se ha vuelto viral grabado por unos cazadores, donde un corzo ataca hasta casi matar a otro más joven.

Las imágenes hablan por sí solas. Un ejemplar de corzo de buen tamaño, con una cornamenta más que decente, acorraló a otro ejemplar mucho más pequeño y cargó contra él sin tregua hasta prácticamente matarlo. Los  desgarradores gritos del joven corzo atacado, llamaron la atención de los cazadores, que se dirigieron a toda prisa al lugar creyendo que procedían de un corzo que estaba siendo atacado por un perro. En la siguiente foto, se puede apreciar la sangre en la cornamenta del viejo ejemplar cuando acabó con su ataque, -el vídeo está más abajo en la notica-.

 

El corzo "asesino", con sangre todavía en los cuernos.

 

Pero no era así. Se trataba de un macho viejo que embestía sin cesar, contra un joven ejemplar de corzo, que acorralado contra un seto no tuvo opción de defenderse. El adulto cargaba una y otra vez provocando esos escalofriantes gritos de dolor, y solo paró cuando estuvo seguro de que su contrincante no iba a poder levantarse más. Atónitos, los cazadores presenciaron la escena y la grabaron con sus teléfonos, esperando a que cesara el ataque. Solo cuando el viejo corzo se retiró, pudieron acercarse al pobre animal que había quedado malherido, para rematarlo y acabar de una vez con su sufrimiento.

 

Contaron más de 40 puñaladas en el cuerpo del animal, que había sufrido una perforación de pulmón y otra en el estómago, además de las muchas punzadas en la caja torácica y en la cabeza. Ocurrió en Reino Unido. El cazador que presenció y pudo grabar la escena, relataba aquel momento en sus perfiles en redes sociales cuando compartía el vídeo de la siguiente manera, que en Cazavisión hemos traducido para vosotros: 

 

“Estábamos recechando silenciosamente dando un paseo anoche, cuando escuchamos un horrible grito saliendo de un animal en apuros. Rápidamente, nos dirigimos hacia el borde del bosque donde esperaba encontrar un ciervo en manos de un perro. Encontramos un corzo con la cabeza metida entre los arbustos y pensé que había quedado atrapado. Pronto se hizo evidente lo que realmente estaba sucediendo. Esta escena se desarrolló durante unos 10 minutos, y es sin duda la escena más brutal que he presenciado en la naturaleza en el Reino Unido. 

 

Este corzo ya maduro se fue implacablemente a por el otro ejemplar de un año, que estaba inmovilizado contra un seto grueso y totalmente indefenso. Fue un asesinato absoluto que este corzo estaba decidido a cometer. Esperamos y observamos para ver cómo se desarrollaría la escena. Finalmente, el viejo macho retrocedió y luego, cuando estuvo seguro de que el joven no iba a levantarse, se marchó. Tenía a mi amigo conmigo que estaba listo en los palos y, efectivamente, el añal se tambaleó, con la cabeza colgando y lo rematamos. Conté más de 40 heridas punzantes en él, su estómago estaba perforado y un pulmón perforado. La última foto son solo algunas de las heridas más extremas, a través de la cavidad torácica. Escenas irreales que cuesta creer haber captado en cámara. Brutal”.

 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Cazavisión Televisión (@cazavisiontv) el

 

 

El vídeo ha levantado mucha polémica sobre si lo correcto hubiera sido intervenir o no ante aquella situación, en vez de grabarla. Algunos se decantan por la intervención espantando al macho viejo, otros por haberlo abatido directamente de un disparo y otros, por hacer lo que hicieron los presentes: dejar a la naturaleza sin alterar. 

 

Muchas posturas pudieran ser correctas, pero cabe recordar que estuvieran los cazadores o no, el final del joven ejemplar hubiera sido el mismo, ya que cuando llegaron llevaba ya bastante rato arremetiendo contra él y no se hubiera salvado. La naturaleza es dura, es cruel y es una lucha constante por la supervivencia, el territorio, la comida y la reproducción.