Pasar al contenido principal
CON EL APOYO DE UNO DE LOS JUECES

Ecologistas en Acción recurre al Supremo para tumbar el control de lobos en Cantabria

El grupo Ecologistas en Acción no ceja en su empeño de prohibir la caza controlada y de gestión del lobo en Cantabria, después de haber perdido la batalla judicial en el Tribunal Superior de Justicia ahora recurren al Supremo.
El magistrado Rafael Losada a favor de los ecologistas contra los controles poblacionales de lobo en Cantabria realizados por el Gobierno. El magistrado Rafael Losada a favor de los ecologistas contra los controles poblacionales de lobo en Cantabria realizados por el Gobierno.

Los lobos en Cantabria tienen a los ganaderos en jaque, con ataques cada día más habituales y con mayor descaro. Por eso el Gobierno de Cantabria ha puesto un plan en marcha para el control poblacional del lobo, mediante permisos especiales para cacerías controladas, que Ecologistas en Acción está intentando paralizar. Ya perdieron el recurso presentado ante el Tribunal Superior de Justicia, pero vuelven a la carga y han recurrido ante el Tribunal Supremo

 

La sentencia emitida por el tribunal Superior el pasado 17 de abril, se postula de parte del Gobierno cántabro y le da la razón en cuanto a los controles poblacionales del lobo, por “no existir riesgo alguno” para la especie, a pesar de que para los ecologistas, estas cacerías controladas son “auténticas matanzas”. 

 

Ecologistas en Acción alegaba que “no se estaba cumpliendo con la normativa y la regulación de especies protegidas” y que tal y como exponían en su alegato, no se había realizado una “justificación de los daños causados por la especie tal y como exige la normativa”, algo que no es cierto. Las dos magistradas de la Sala de lo Contencioso Administrativo desestimaron el recurso, a pesar del voto particular de Rafael Losada, presidente de la Sala que discrepaba del fallo. 

 

Los animalistas en defensa del lobo ahora recurren al Supremo buscando que de alguna manera inesperada, las tornas se vuelvan en su favor. Ecologistas en Acción denunciaba que (tal y como ellos aseguran), los lobos estaban siendo abatido por cazadores, por guardas y y “personal no especializado”, todo ello con el visto bueno de la Dirección General e Medio Natural. 

 

El presidente de la Sala a favor de los verdes

 

Como ya hemos comentado, Rafael Losada, presidente de la Sala, se postuló con su voto particular en contra del fallo de las dos magistradas que desestimaron el recurso de EA en un primer momento. Ahora que los ecologistas han recurrido ante el Supremo, Losada ha vuelto a inclinarse por los verdes y ha considerado que el nuevo recurso debe ser estimado, “pues ninguna de las autorizaciones extraordinarias obrantes en el expediente administrativo justifica los daños causados por la especie, ni incorpora informe técnico adecuado y suficiente que se exige para autorizar el control poblacional del lobo ibérico”.

 

Pero no se queda ahí. Por si no había quedado calara la postura anti-caza del magistrado, extraemos otro fragmento de su escrito particular:

 

El control de ejemplares debería ser una herramienta más para conseguir los objetivos y nunca como un fin en sí mismo (como parece haber ocurrido -dice- durante estos años en Cantabria), formando parte de un conjunto de medidas que van desde la compensación de perjuicios causados en las explotaciones ganaderas, aplicación de medidas preventivas de los daños, reconocimiento de los servicios ambientales que presta la ganadería extensiva y el fomento de un cambio en la percepción del lobo.

 

El mismo magistrado concluye su argumentación añadiendo que el control de población de lobos al norte del Duero, “debe ser sometida a medidas de gestión que no siempre implican su caza”. Gracias a la postura tan marcada de este magistrado, Ecologistas en Acción ha decidido seguir adelante con el proceso para paralizar el control poblacional del lobo en la región recurriendo ahora ante el Supremo, solicitando que se dicte sentencia en consonancia con el voto particular del magistrado “ecologista”. 

 

“Sin embargo, el daño medioambiental ya estará hecho, pues los lobos ya estarán muertos”, terminan de sacar puntilla EA en su escrito, quien va a seguir luchando por la descatalogación del lobo como especie cinegética en Cantabria, y por su inclusión en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

 

Disparate tras otro en el recurso al Supremo 

 

“Ecologistas en Acción recurre ante el Supremo la sentencia sobre el control poblacional de lobos no selectiva y clandestina, es decir, sin pasar el trámite de información pública establecido por ley, y además de forma sistemática, sin la justificación técnica ni científica necesaria, matando con arma de fuego cualquier ejemplar, ya sea hembras preñadas o cachorros”, lo que a su forma de entender “vulnera toda normativa medioambiental, tanto europea como nacional”. 

 

No contentos con semejantes alegaciones, EA asegura que para abatir los lobos se emplean “artefactos explosivos” y que se cazan lobos durante todo el año, incluyendo la primavera que es su época de reproducción y de cría, “siendo el lobo, por tanto, la única especie en Cantabria que no tiene época de veda”.

 

“La sentencia no entra en el fondo jurídico; y se limita a afirmar que en la gestión del lobo en Cantabria no existe riesgo medioambiental alguno, por ser una cuestión de caza y, que, en ese proceso, esta asociación ecologista no tiene legitimación para presentar el recurso, por estar fuera de la materia de protección medioambiental. Como si las cuestiones relacionadas con la caza no repercutieran sobre el medio ambiente”, protestan en su escrito los ecologistas.

 

Incluso llegan a tirar por tierra el informe presentado por el propio gobierno de Cantabria, en el que queda de manifiesto que el lobo ibérico es una especie que se encuentra en expansión en la comunidad.