Pasar al contenido principal
LA RFEC SALE EN DEFENSA DE LA CAZA

Ecologistas en Acción intenta paralizar la caza de control de lobos en Cantabria

La RFEC se ha personado para defender el Plan de Gestión del Lobo en Cantabria, después de que EA haya solicitado la paralización inmediata de capturas de esta especie en la región.
El cupo establecido es de 34 ejemplares para esta temporada. El cupo establecido es de 34 ejemplares para esta temporada.

La Real Federación Española de Caza  (RFEC) va a defender junto al Gobierno de Cantabria, la Federación Cántabra de Caza y Fundación Artemisan el Plan de Gestión del Lobo, fijado en 34 ejemplares. La RFEC se va a personar a través de sus Servicios Jurídicos junto al Gobierno de Cantabria en los dos recursos interpuestos por Ecologistas en Acción contra el Plan de Gestión del Lobo en esta región, que está fijado en 34 ejemplares. Los recursos se van a tramitar ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

 

La RFEC defiende este Plan de Gestión puesto en marcha por la Administración cántabra para controlar el crecimiento del lobo, ya no sólo en esta región, sino en el resto de España y Europa, ya que los daños que esta especie ocasiona a la ganadería extensiva van en aumento y es necesario un plan de gestión que haga posible una convivencia entre el lobo y el ganado. Hay que recordar que la ganadería es una actividad económica fundamental para las zonas rurales, esencial para luchar contra la despoblación y el abandono rural, además de jugar un papel crucial en la conservación de la biodiversidad. Y es que, ante el imparable aumento de la población del lobo en Cantabria, constatado por los últimos censos científicos elaborados y el amplio número de ataques al ganado que ha producido la especie en este último año, la Administración cántabra fijó el cupo de extracciones para este año en 34 ejemplares. Sin embargo, para Ecologistas en Acción este cupo es excesivo, por lo que ha solicitado la paralización inmediata de capturas de esta especie en Cantabria.

 

La supervivencia del lobo depende de la caza

 

"La supervivencia del lobo -ha señalado el presidente de la RFEC, Ignacio Valle- paradójicamente, pasa por su control. Tendremos lobos mientras los daños que hagan sean socialmente aceptables", insistiendo en que "no es de recibo" que se proteja al lobo "cuando es una especie en clara expansión, no sólo en España, sino en toda Europa", y añadiendo que lo que se debe hacer "es proteger al ganadero de montaña, que este sí que es una especie en extinción, ya que nuestras montañas se están quedando vacías, y los lobos y la presión de los grupos más radicales del ecologismo hace imposible habitarlas”.

 

"¿Hasta cuándo el Ministerio de Agricultura va asistir impasible es este éxodo?", ha indicado el presidente federativo, quien también ha pedido a las formaciones políticas que se posicionen: "A todos los partidos se les llena la boca con la 'España Despoblada'; otra mentira, les importan un comino, como lo demuestran día tras día, los ganaderos de montaña e incluso el lobo, ya que su superveniencia –ha insistido-, aunque parezca una paradoja, pasa por su control poblacional, es decir, por su caza”. Las Federaciones de Caza y Fundación Artemisan vuelven a demostrar su implicación para defender las tradiciones de nuestro mundo rural, como en este caso para que siga adelante el Plan de Gestión del Lobo que permita la coexistencia de esta especie y la ganadería extensiva.

 

Fundación Artemisan se involucra con la causa

 

La Fundación Artemisan, se ha personado a través de sus servicios jurídicos como parte codemandada junto al Gobierno de Cantabria en los dos recursos contencioso-administrativos interpuestos por Ecologistas en Acción contra el Plan de Gestión del Lobo en esta comunidad. Los recursos se tramitan ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. En concreto, esta disposición tiene por objeto lograr que los daños que el lobo produzca en la ganadería extensiva no hagan inviable, o condicionen de manera relevante, su mantenimiento y mejora en la región, considerando que se trata de una actividad económica clave para las zonas rurales y que, por tanto, es esencial para luchar contra el despoblamiento, además de jugar un papel crucial en la conservación de la biodiversidad y los paisajes de Cantabria.

 

Y es que, ante el imparable aumento de la población del lobo en Cantabria, constatado por los últimos censos científicos elaborados, y el amplio número de ataques al ganado que ha producido la especie en este último año, la Administración cántabra fijó el cupo de extracciones para este año en 34 ejemplares. Sin embargo, para Ecologistas en Acción, este cupo es excesivo, por lo que ha solicitado la paralización inmediata de capturas de esta especie en Cantabria. Fundación Artemisan quiere mostrar con la personación en estos procedimientos, nuevamente, su férrea defensa ante una correcta gestión de esta especie, que posibilite su compatibilización con las actividades tradicionales de nuestro mundo rural, especialmente con la ganadería