Pasar al contenido principal
QUE LOS GANADEROS “SE ADAPTEN AL LOBO”

Ecologistas en Acción intenta paralizar la caza y control del lobo en Picos de Europa

De nuevo la organización ecologista intenta paralizar los controles y la caza del lobo, alegando que son los ganaderos quienes “deben adaptarse al lobo” y que van a "localizar y denunciar” a los que no sean conservacionistas.
Los informes de la propia red oficial de Parques Nacionales desmienten los datos de Ecologistas en Acción. Los informes de la propia red oficial de Parques Nacionales desmienten los datos de Ecologistas en Acción.

Ecologistas en Acción sigue con la cruzada para paralizar todo tipo de caza legal de lobos, incluida la de gestión y control poblacional, para minimizar los daños a las ganaderías en el Parque Nacional de Picos de Europa "de forma inmediata”. Así lo ha recogido en el informe que ha presentado 'Análisis y propuestas sobre el lobo en el Parque Nacional de Picos de Europa. Propuestas para vivir en la biodiversidad’.

 

En su alegato, los ecologistas aseguran que el conflicto entre ganaderos y depredadores está "claramente sobredimensionado”, y aseguran que la caza legal de gestión de poblaciones "no sirve para minimizar los ataques al ganado ni tampoco el ambiente de hostilidad y enfrentamiento”. Aseguran además que las tácticas de manejo de ganado tradicionales, destinadas a coexistir con el lobo se ven “truncadas” en la actualidad y como consecuencia, “se ve amenazada la supervivencia del lobo”. 

 

Aseguran además que este problema no es exclusivo del Parque de Picos de Europa, sino que se extiende a otros. Añaden en su escrito que históricamente siempre ha prevalecido el interés de sectores como la ganadería y la cinegética, por encima del interés de conservación de hábitats y especies que debería predominar en un parque Nacional, “influyendo y determinando las decisiones técnicas y políticas de gestión del espacio protegido”. 

 

La página oficial del parque desmiente a los ecologistas

 

En la propia página web oficial del Parque Nacional de Picos de Europa, además de estar disponibles los informes realizados por los gestores y biólogos del parque, queda expuesto que el PNPE cuenta “con una importantísima población de lobo y con un número de daños de gran entidad (superior a los mil expedientes anuales)”, algo que deja en evidencia las alegaciones de los ecologistas que aseguran que ni los daños están constatados, ni la población de lobos es grande y que el “conflicto está sobredimensionado”.

 

Además detallan la situación de los lobos en los parques nacionales de España, una realidad lejos de la versión animalista puesto que “hoy en día ya no es solo el de Picos de Europa el único Parque Nacional que cuenta con presencia de esta emblemática especie, pues ya se encuentran manadas reproductoras en el recientemente creado Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama”, lo que hace evidente una significativa presencia de lobos al sur del Duero también. 

 

Y no solo eso, “la reciente recolonización de terrenos de Cataluña y a través de Francia, por lobos procedentes de la población del cánido italiano, hará que, antes que después, la especie previsiblemente llegue al Parque Nacional de Aigües Tortes i Estany de Sant Maurici, e, incluso, al otro Parque Nacional pirenaico de nuestro país, el de Ordesa y Monte Perdido”.

 

La misma situación que en Picos de Europa se da en el Parque Nacional de Portugal, el de Peneda-Gerês, lo que tal y como refleja la página oficial “hace que la gestión de esta especie sea un asunto a tratar ya a nivel de Red de Parques Nacionales de España y con las necesarias relaciones con la nación hermana lusitana”.

 

Contra los ganaderos

 

Los ecologistas se escudan en que según la ley, “la ganadería y cualquier otra actividad humana es la que debe adaptarse a la presencia de lobos”, teniendo por lo tanto las administraciones que velar por la “supervivencia, funcionalidad ecológica y variabilidad genética a largo plazo” del lobo, garantizando que hagan todo cuanto esté a su alcance. 

 

Entre otras cosas, lo que pretenden es que las explotaciones ganaderas modifiquen sus manejos y establezcan una serie de medidas para compatibilizar sus actividades con la conservación de la especie depredadora. Todo ello, sustentado por medidas de formación, información y financiación, que “para lo que existen numerosos fondos agroambientales”. 

 

Amenazan además en que habría que intensificar las labores para "localizar y denunciar" a las explotaciones ganaderas que no cumplan con dichas medidas, ya que "todas las actividades humanas” que se desarrollen dentro del parque deberían ser compatibles con el lobo. 

 

La realidad de los lobos en los Parques Nacionales 

 

Ecologistas en Acción asegura en su informe que el lobo se encuentra en una situación de peligro, en base a los “problemas de reproducción o dificultades para confirmarla” de las mandas que viven en el. La realidad es que para el estudio, no se han tenido en cuenta las investigaciones oficiales realizadas por los propios biólogos y gestores del Parque Nacional de Picos de Europa, a los que nosotros si hemos recurrido para confirmar que se trata de una mentira más de los ecologistas. 

 

En los muchos estudios de seguimiento, investigación, grabaciones e informes elaborados por el parque, ha quedado más que acreditada la presencia de numerosas manadas establecidas, con unos índices de reproducción de entre el 60% y el 89%, teniendo constancia de la presencia de cachorros en la mayoría de ellas y habiendo confirmado al 100% la reproducción de la manada.

 

Los científicos y biólogos que han participado en los estudios, se encuentran con la dificultad de poder localizar bien estos animales dado su carácter esquivo y su importante inteligencia, llegando incluso a constatar la presencia de cachorros en una lobera y no haber sido capaces de ver a los ejemplares adultos, progenitores de la camada.