Pasar al contenido principal
LOS CAZADORES DE LA PREHISTORIA

Descubren más de 600 herramientas de caza de hace 14.000 años en Castellón

Los investigadores han descubierto más de 600 vestigios de caza prehistóricos como puntas de flecha y raspadores de pieles en una cueva en Castellón, datados hace 14.000 años.
Los investigadores han abierto las puertas a estudiantes de arqueología recién graduados. Los investigadores han abierto las puertas a estudiantes de arqueología recién graduados.

El descubrimiento ha tenido lugar en la Cova La Foia de la localidad de Vilafranca, donde los investigadores han sacado a la luz después de siglos bajo tierra, cientos de vestigios de los cazadores primitivos en un estado bastante aceptable de conservación. Se trata de un hallazgo de un valor incalculable, directamente conservado en el suelo y procedente de nuestros predecesores, los cazadores que habitaron la tierra y cazaron sus montes hace más de 14.000 años

 

En total han salido de momento más de 600 objetos entre puntas de flechas y raspadores, empleados entonces para tratar y curtir las pieles, eliminando todos los restos de sebo y carne antes de su secado y procesado. Los investigadores han querido recalcar la riqueza en herramientas líticas -fabricadas en piedra- encontradas durante la excavación, en un yacimiento de una sola capa de apenas 5 centímetros de grosor. Dato que hace todavía más impresionante como se ha conservado tan magníficamente un tesoro escondido tan cerca del suelo, desde hace miles y miles de años. 

 

Inés Domingo y Dídac Román, de la Universidad de Barcelona y de la UJI respectivamente, han iniciado su quinta campaña de excavaciones en este yacimiento de la época final del paleolítico, el más antiguo datado hasta la fecha en la comarca castellonense de Els Ports. En teoría los habitantes de estas tierras eran poblados nómadas, aunque gracias a los descubrimientos los investigadores han podido llegar a la conclusión de que pasaron allí largas temporadas

 

Domingo planeaba en un principio acabar con la excavación en el próximo año, pero tras este nuevo hallazgo ha llegado a la conclusión de que para comprender bien a todas las gentes que habitaron en la Cova de la Foia "igual nos quedan tres o cuatro años” de excavaciones. Durante estos días se han acercado al yacimiento estudiantes recién graduados de todas partes en España, gracias al Ayuntamiento de Vilafranca, que ofrece manutención y alojamiento a todos los implicados en los trabajos de investigación y recuperación.

 

El lobo de 40.000 años

 

A primeros de junio un hombre encontró la cabeza de 40 centímetros de un lobo gigante que vivió hace 40.000 años, en el lecho de del río Tirekhtyakh, en Siberia. Todo un hallazgo para la ciencia, que además no ha sido el único. El impresionante hallazgo tuvo lugar en una de las partes más frías del planeta. Gracias precisamente al frío y a la capa casi permanente de hielo que cubre su superficie, la cabeza del animal se ha conservado intacta durante miles y miles de años para aparecer ahora como uno de los hallazgos más importantes a nivel científico de la historia.

 

Se trata de una cabeza de lobo pleistoceno gigante, que mide 40 centímetros de largo y conserva intactos el pelo, la piel todos los tejidos internos y lo más sorprendente de todo: conserva el cerebro intacto. Se trata de un ejemplar único y los científicos que lo examinaron, dataron su presencia sobre la Tierra hace 40.000 años