Pasar al contenido principal
Media veda 2019

Un desastroso panorama… que puede salvar la torcaz

Son ya tantas temporadas, que de vez en cuando entran ganas de lamentarse por el desastroso panorama codornicero generalizado que nos toca vivir un año tras otro durante la media veda.
media veda 2019 Otra temporada más, las codornices darán pocas alegrías.

Y casi otro tanto nos ocurre con las tórtolas, ya que estas dos aves migratorias africanas cada año nos dan, en términos generales, menos alegrías. Menos mal que en muchas zonas las torcaces aún salvan los muebles y nos permite algunas buenas tiradas.

 

Pero atendiendo a las conclusiones de Darwin, solo sin nos adaptamos a las circunstancias podremos seguir adelante, así que toca esmerarse en esta media veda que tenemos en puertas si queremos colgar algunas codornices, apostando por dedicar nuestro empeño y el laborioso trabajo de nuestros perros a buscarlas en las zonas donde previsiblemente podamos localizar alguna que otra en jornadas de vuelta y vuelta, de tocar puntos estratégicos

 

Mal año para el campo

 

Una cosecha de cereal de poca entidad y una sequía abrumadora han empujado a las codornices a buscarse zonas donde poder salir adelante, y es muy probable que en muchos cotos donde solemos colgar la media docena en los primeros días repasando rastrojos, veras de girasoles, y linderas y acequias, esta temporada debamos poner nuestras miras en los perdidos y sobre todo en las zonas de brozas que han tenido cultivo alrededor o en sus inmediaciones.

 

media veda 2019

 

Y no pienso acomodarme en los brazos de la nostalgia porque, sencillamente, eso no sirve para gran cosa más allá que para desinflarnos ante el reto de asumir el duro trabajo que nos espera esta media veda para poder colgar alguna perchita medio buena en unos campos que por lo general, han ofrecido mala estancia y poca despensa a las codornices. Y mira que a principios de primavera pintaba bien la cosa, y hasta me atrevo a decir que entraron bastante bien, pero luego la realidad del campo y la escasez de agua en muchas zonas, han mostrado su ya habitual cara de pocas opciones para que las codornices saquen y aguanten hasta la media veda.


 
En una temporada muy dispar en cuanto a densidades y presencia de tórtolas en nuestro país (constatando la pobreza de las poblaciones que llegan a la media veda por numerosos motivos ajenos a la caza), comenzamos la media veda intentando encontrar esos lugares estratégicos donde poder tirar algunas, tanto en los movimientos de mañana como de tarde. Tengan en cuenta que en la mayoría de comunidades autónomas se han puesto cupos muy bajos de capturas de tórtolas, y ya se habla de una moratoria para su caza impuesta por la Unión Europea.

 

Nos quedan las torcaces

 

Las que son mucho más fijas, tanto en cantidad como en extensión de sus asentamientos, son esas torcaces que pasan ya todo el año con nosotros, que se han aquerenciado en nuestros territorios y que propician muy buenas jornadas en la media veda, con tiradas en las que el número de capturas (los cupos no están prácticamente fijados para esta especie) es elevado, en algunos casos casi escandalosos, pero es lo que hay, ya que en determinadas zonas, incluso cercanas a las grandes ciudades, están empezando a considerarse una verdadera plaga

 

media veda 2019

 

Eso sí, esas tiradas de copiosas perchas se suelen realizar en este mes, con lo que según vaya avanzando las fechas en el calendario las opciones se van reduciendo, pero siempre podemos encontrar un puesto en el que disfrutar de múltiples lances, eso sí, si hacemos las cosas bien, controlamos los pasos y, sobre todo, permanecemos los más mimetizados posibles con el terreno, ya que las palomas ya tiroteadas se las saben todas y cobran altura en cuanto atisban el menor peligro.


 
(Texto: MFS y LFB. Fotos: AAA)