Pasar al contenido principal
El recinto ha sido abandonado por los responsables

Denuncian el lamentable estado de un refugio animalista. ¿Y Pacma, qué dice?

Animalistas y ecologistas vierten su odio de forma habitual contra los cazadores aprovechando la mínima oportunidad. Y en muchas ocasiones, lo hacen sin previo aviso ni motivo alguno.
Refugio_animalista_Pacma_G Algunas de las terribles fotos que delatan el lamentable estado del refugio.

Pacma, siempre a la cabeza de las facciones más radicales del animalismo es un claro ejemplo. Pero calla cuando les muestran las vergüenzas en su propia cara. Esto mismo ha pasado esta misma semana. Como tantas otras veces, han mirado para otro lado con un lamentable suceso que nos ha sobrecogido en Pontevedra.

 

Según hemos podido saber, se ha denunciado el ruinoso estado del refugio de una asociación animalista. Cadáveres de animales, esqueletos, jaulas abandonadas, basura por doquier… Todo este se puede ver en las fotografías que han sido compartidas por varios usuarios en las redes sociales.

 

El supuesto refugio, llamado ‘Noé’ y ubicado en la localidad gallega de Redondela, ya está siendo investigado por los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de Pontevedra y se está a la espera que las instalaciones se limpien.

 

Refugio animales Noé

 

Ni mucho menos podemos hablar de descuido, sería ridículo. Porque resulta que hay algunos usuarios que defienden esta atrocidad, este flagrante delito de maltrato animal que ha sido perpetrado por personas que se consideran precisamente animalistas.

 

Como decimos, se pueden leer algunos comentarios en las redes sociales que señalan que los responsables del Refugio Noé son “buena gente” y “quieren a los animales”. Como ocurre con otras asociaciones dedicadas supuestamente al rescate de animales, esta entidad también recibía dinero de forma altruista. Así lo han confirmado varias personas en las redes sociales. Pero nos preguntamos dónde lo han empleado durante todo este tiempo.

 

Desde varios perfiles sociales han denunciado la situación, pidiendo que se tomen las más duras medidas judiciales contra estos que se hacen llamar animalistas. También hay quien pide cárcel para los culpables de esta atrocidad. Según apuntan algunos usuarios, el refugio ha trasldado ahora su actividad a Chapela, una parroquia de Redondela. Por ello, alertan para que las personas actúen con cautela a la hora de realizar cualquier donativo o ayuda.

 

Refugio Noé Redondela.

 

Pero mientras las redes sociales arden y se indignan, desde Pacma y otras entidades voceras del animalismo se hace oídos sordos. Quizás en este mismo día o, quién sabe, dentro de un tiempo hagan algún tipo de referencia al asunto. Si ese momento llega, será haciendo gala de nuevo de su doble rasero y con la intención de apuntarse un tanto de forma ventajista. Pero ya será tarde.

 
Nos consta que el partido dirigido con mano de hierro por Silvia Barquero, así como otros colectivos mediáticos anticaza, tiene constancia de este caso de maltrato animal. Pero como decimos, callan. Están más ocupados en repetir mantras y argumentos falsos contra la caza, todos ellos basados en datos manipulados, que no reflejan la realidad.

 

Un caso de tantos

 

Pero por desgracia, este caso es uno más que se suma a esa larga lista olvidada (más bien ignorada) por los animalistas. A finales de año, destapamos también el lamentable estado en el que se encontraban los animales de una protectora de Alcalá de Henares.

 

Las jefas de Desratizaciones Parque, empresa que se hacía cargo de la gestión de dicha perrera, eran acusadas de un delito de maltrato, presentado los animales serios problemas de desnutrición, delgadez extrema y úlceras.

 

Refugio maltrato Redondela

 

Por estos motivos, la Fiscalía solicitó 11 meses de prisión para cada una de las dos responsables de la protectora, así como la inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales por un período de tres años.

 

Por su parte, la organización Justicia Animal pidió los casi cuatro años de cárcel para las mujeres, ya que las acusan de tres delitos de maltrato y no uno de maltrato continuado.