Pasar al contenido principal
Publicado en el Boletín de la comunidad

Ya se conocen los cupos de media veda en Castilla y León: 25 codornices y 4 tórtolas

El Boletín Oficial de Castilla y León ha publicado la orden en la que se establecen las medidas de protección para las especies migratorias cazables en esta comunidad autónoma, incluyendo además los cupos para la media veda.
Cupos media veda Se podrán cobrar 25 codornices por cazador y día.

Como decimos, lo más inminente en el calendario cinegético es la media veda, cuyo arranque está fijado para el próximo 15 de agosto. A partir de este día se abren la codorniz, la urraca, la corneja, el conejo y el zorro. Por su parte, a partir del 25 se podrá cazar la tórtola común, la paloma torcaz y la paloma bravía.

 

Hasta el momento, los últimos avatares legislativos y judiciales que han acontecido en torno a la caza en Castilla y León han creado confusión entre los cazadores. A este respecto, la Federación autonómica aclara “que nada ha cambiado en torno a la práctica deportiva de la caza para esta temporada”.

 

En la orden publicada en el BOCyL, el Ejecutivo regional ha establecido los cupos para las especies migratorias, entre ellas, algunas de las que podrán abatirse en la media veda que arranca ya mismo. Se podrán cazar 25 ejemplares de codorniz por cazador y día y 4 de tórtola común, también por cazador y día.

 

Más cupos para migratorias

 

En cuanto al resto de migratorias incluidas en el documento del Boletín, se determinan los siguientes cupos:

 

  • Becada: 3 ejemplares por cazador y día.

 

  • Avefría: 4 ejemplares por cazador y día.

 

  • Agachadiza común y agachadiza chica: 3 ejemplares por cazador y día.

 

Recomendaciones para la media veda

 

Volviendo a la media veda, la Federación de Caza de Castilla y León ha aprovechado para hacer hincapié en las necesarias recomendaciones para afrontar con éxito y sin sobresaltos estas jornadas de caza.


 
Una serie de pautas que perfectamente pueden hacerse extensivas al resto del territorio nacional. Como bien afirma la entidad, lo primero es “conocer el estado del campo para adecuar la práctica cinegética a las circunstancias de las especies, que es difícil de generalizar en una región con tan diversas zonas geográficas”.

 

La entrada de codorniz ha sido bastante buena pero la sequía y la mala cosecha unida a las prácticas agrícolas que, en general no favorecen a la fauna por la recolección en verde y por la cosecha y recogida inmediata de la paja en el cereal, han dejado sin opciones de refugio a la avifauna. “Esta circunstancia se da fundamentalmente en la zona sur de la comunidad”, explica la FCCyL.


 
La Federación considera que sería bueno aprovechar algunas jornadas para controlar las poblaciones de córvidos, que no se ha podido hacer esta primavera, y la de conejos, para evitar daños a la agricultura.

 

Cupos media veda

 

Con respecto a las palomas torcaces y bravías, parece que sus poblaciones gozan de excelentes densidades. “Hay que tener especial cuidado con la tórtola”, ahonda la Federación,  “que tiene más justas sus poblaciones como consecuencia de los cambios agrícolas que han reducido sensiblemente el cereal y el uso de fitosanitarios”.

 

Nuevamente, la entidad incide en los posibles efectos del calor y las recomendaciones encaminadas fundamentalmente para proteger a nuestros perros, “dosificando su esfuerzo, facilitándoles agua y dejando los remolques en zonas sombrías y ventiladas”.


 
“La responsabilidad que tenemos los cazadores en nuestra actividad comienza y acaba por cumplir en todo momento las normas legales y éticas del buen cazador. La prudencia nunca es excesiva para evitar accidentes en el manejo de armas”, recalca finalmente la Federación autonómica.