Pasar al contenido principal
PECULIARIDADES DE LA FAUNA CINEGÉTICA

La corza blanca de Bécquer aparece 156 años después en Soria y se hace viral

Se cumple la leyenda escrita por Gustavo Adolfo Bécquer en 1863 y aparece una corza completamente blanca cerca del Moncayo, en Soria, que ya se ha convertido en todo un fenómeno viral.
El animal tiene el pelaje blanco inmaculado salvo una pequeña mancha marrón en el cuello. El animal tiene el pelaje blanco inmaculado salvo una pequeña mancha marrón en el cuello.

El vídeo lleva unos días dando la vuelta al mundo, circula por las redes sociales y por los chats de whatsapp no dejando a nadie indiferente. Se trata de una corza en un campo de trigo con el pelaje completamente blanco como la nieve, desde el hocico hasta la última de las pezuñas. La peculiaridad del animal no ha pasado desapercibido, todos los medios se están haciendo eco de la noticia y es que, Gustavo Adolfo Bécquer, escribió en 1863 “La corza blanca”, una leyenda que refleja la lucha entre lo racional y lo fantástico y que ubica un animal exacto a este. 

 

El animal fue localizado y grabado por un cazador soriano residente en Zaragoza, Carlos Villar, que se define a si mismo como “cazador amante y apasionado del monte y de la naturaleza”. Villar se encontraba en los campos que rodean las faldas del Moncayo, cuando se topó con una corza acompañada por dos corcinos, siendo uno de ellos completamente blanco. “A simple vista ya me di cuenta de que no se trataba de algo normal en aquel animal, ya que el pelaje era muy claro. Por un momento pensé que, al estar la corza amamantando al corcino, quizás se había unido al festín algún cordero o cabritillo”, relataba Villar.

 

Ante semejante hallazgo la primera reacción del cazador fue sacar la cámara y empezar a grabar, para dejar constancia del peculiar hallazgo “cuando ya lo vi con el zoom de la cámara de fotos, no me lo creía: era un corcino totalmente blanco con una pequeña mancha marrón en la parte posterior del cuello. Los tres comían tranquilamente de unas tiras de trigo que había dejado algún agricultor sin cosechar”.

 

 

 

¿Albinismo o leucismo?

 

El color blanco inmaculado del corcino puede deberse a dos tipos diferentes de mutación genética. El albinismo se trata de una enfermedad provocada por un trastorno genético heterogéneo, causado por mutaciones en diferentes genes que produce una reducción o ausencia total del pigmento melánico de ojos, piel y pelo.​ Puede darse en seres humanos y animales y se caracteriza por una elevada sensibilidad a la luz. El leucismo es una particularidad genética debida a un gen recesivo, que da un color blanco al pelaje o plumaje pero los ojos mantienen su color normal, a diferencia de los albinos, y en estos casos no padecen una mayor sensibilidad ante la luz. Salvo que fuese objeto de estudio de algún veterinario, es imposible saber de cual de los dos trastornos genéticos se trata, aunque a juzgar por la normalidad con la que se mueve el corcino y la apariencia normal de sus ojos, podría tratarse de un caso de leucismo animal. 

 

La leyenda de Béquer

 

El poeta y narrador español, nacido en Sevilla en 1836 y fallecido en Madrid en 1870, es con toda seguridad uno de los hombres más importantes de la historia de la literatura del mundo y de España. Gustavo Adolfo Bécquer y su hermano Valerio -que era pintor-, pasaron un año en las faldas del Moncayo en el Monasterio de Veruela, en la provincia de Zaragoza. Acudieron allí para intentar aliviar la tuberculosis que padecía el poeta, con los aires puros del Moncayo. Fue allí donde entre otros tantos escritos, Bécquer alumbró la pieza de “La corza blanca”

 

Se trata de una leyenda que se desarrolla “en un pequeño lugar de Aragón y allá por los años de mil trescientos y pico”, en el que mediante la figura de este animal se relata la lucha entre lo racional y lo fantástico. Caprichosa la vida como es, ha querido que 156 años después, la corza de Bécquer aparezca en el mismo lugar donde el autor relató su existencia.