Pasar al contenido principal
TRAS HABER PRESENTADO ALEGACIONES FALSAS CONTRA EL BORRADOR DEL PLAN DE CAZA

El Colegio de Biólogos de Castilla y León recula y matiza que “sí hay modalidades de caza sostenibles”

Consecuencia de la polémica organizada por las alegaciones del Colegio de Biólogos contra el borrador del Plan de Caza y tras la respuesta de Artemisan, los biólogos se retractan aunque “con la boca pequeña”.
Aunque Sandoval se ha retractado, lo ha hecho con reservas y manteniéndose fiel a lo que dijo en un principio. Aunque Sandoval se ha retractado, lo ha hecho con reservas y manteniéndose fiel a lo que dijo en un principio.

“La caza supone un factor de riesgo y amenaza para la evolución de las especies y de efectos negativos en el funcionamiento de los ecosistemas”, es la tesis que han defendido desde el Colegio de Biólogos, a las que se suman una larga lista de enunciados contra la caza que han presentado como alegaciones ante el borrador del Plan General de Caza de Castilla y León, que actualmente está siendo tramitado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta. Desde la propia Junta siempre se ha defendido que la caza es la única herramienta reguladora del equilibrio y sostenibilidad de las especies, pero desde el Colegio de Biólogos han instado a la Junta a que retire ese argumento por estar “completamente infundado” y que son “multitud de artículos los que presentan a la caza como un factor de riesgo”.

 

La Fundación Artemisan ha mostrado su “indignación” y “rechazo frontal” a las últimas declaraciones del Colegio de Biólogos de Castilla y León en las que afirma que “la caza no es sostenible” y que además constituye “un riesgo para la fauna”. El Colegio de Biólogos, presidido por Fernando Sandoval, defiende que hay “multitud de artículos” que demuestran que la caza es «un factor de riesgo y amenaza para la evolución de las especies y de efectos negativos en el funcionamiento de los ecosistemas». Para Artemisan es una “sorpresa” que la entidad lance esta declaración obviando que también hay multitud de estudios que muestran el papel positivo de la caza como “herramienta de regulación de poblaciones, control de enfermedades y cuidado de especies, incluyendo no cinegéticas”, que redundan positivamente en el funcionamiento de los ecosistemas. A esto hay que sumar además la “contribución económica y social” de la caza en Castilla y León.

 

Sandoval se vuelve a pronunciar

 

“Lo que no se puede hacer es tratar de justificar la caza como necesaria desde el punto de vista biológico y que incluso tenga efectos positivos sobre los ecosistemas y la conservación de las especies”, ha declarado Fernando Sandoval Viñas, presidente del colegio de biólogos y firmante de las polémicas declaraciones. “Esto, así expuesto, es una falacia desde el punto de vista técnico y científico, pero desde luego no significa en modo alguno que determinadas prácticas de caza de determinadas especies, en determinados lugares y momentos sean efectivamente sostenibles”, matizaba el presidente. 

 

En un comunicado oficial remitido al Diario de León tras estallar la polémica por sus declaraciones, han remitido nota de prensa en la que han defendido que “la única caza sostenible es la que se practica obedeciendo a criterios técnicos y científicos”. Sandoval explicaba que “muchos biólogos trabajan como gestores cinegéticos y existe una disciplina universitaria para formar a los profesionales en el desempeño de esta actividad”. Pero se mantiene firme y en el escrito afirma “no conocer referencia técnica ni científica que asegure que se precisa cazar para mantener el adecuado equilibrio ecológico que garantice el estado de conservación de las especies, por lo que deduce que sobra el principio de necesidad, que a su juicio se esgrime en el borrador de la orden de caza”.