Pasar al contenido principal
DE LA MANO DE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN Y ASCEL

El Colegio de Biólogos de Castilla y León intenta cargarse el nuevo Plan General de Caza

El Colegio de Biólogos de Castilla y León ha asegurado que “la caza no es sostenible” y que supone “una amenaza para las especies” en sus alegaciones contra el nuevo Plan General de Caza.
Lobos, tórtolas europeas y codornices son el objeto de defensa de los ecologistas. Lobos, tórtolas europeas y codornices son el objeto de defensa de los ecologistas.

El nuevo borrador del Plan General de Caza para la comunidad de Castilla y León acaba de terminar su periodo de sometimiento a la información pública, en el que quedaba abierto el plazo para presentar las alegaciones contra el mismo. Organizaciones radicales anti-caza como Ecologistas en Acción o Ascel (Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico), ya presentaron las suyas para intentar boicotear el proyecto de Plan de Caza, a las que ahora se suma la participación del Colegio de Biólogos de Castilla y León con unas duros e infundamentados argumentos arremetiendo contra la cinegética

 

“La caza supone un factor de riesgo y amenaza para la evolución de las especies y de efectos negativos en el funcionamiento de los ecosistemas”, es la tesis que han defendido desde el Colegio de Biólogos, a las que se suman una larga lista de enunciados contra la caza que han presentado como alegaciones ante el borrador del Plan General de Caza de Castilla y León, que actualmente está siendo tramitado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta. Desde la propia Junta siempre se ha defendido que la caza es la única herramienta reguladora del equilibrio y sostenibilidad de las especies, pero desde el Colegio de Biólogos han instado a la Junta a que retire ese argumento por estar “completamente infundado” y que son “multitud de artículos los que presentan a la caza como un factor de riesgo”.

 

El Colegio de Biólogos y el ecologismo radical unidos por el lobo

 

Terminado el periodo de información pública del borrador del Plan General de Caza, haciendo balance de las alegaciones presentadas salta a la vista la estrecha colaboración entre las organizaciones ecologistas como Ecologistas en Acción, Ascel y ahora, sumándose a su causa el Colegio de Biólogos. En el centro de las alegaciones presentadas por todos estos grupos, cabe resaltar el especial empeño en borrar al lobo de la lista de especies cinegéticas que comparten. 

 

Ecologistas en Acción manifestaba que en el Plan de Caza se “debería dejar clara la situación legal del lobo y se debería de retirar como especie cinegética”, a lo que se ha sumado ACENVA (Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza de Valladolid ) añadiendo que habría que “sacar del listado las especies que están en un declive generalizado, así como aquellas de las que no hay suficiente información del status de sus poblaciones”, haciendo referencia al lobo, la tórtola y la codorniz. Ascel por su parte declaraba que “no hay referencia técnica ni científica que asegure que sea preciso cazar lobos para mantener el adecuado equilibrio ecológico que garantice el estado de conservación de esta especie”. 

 

A la defensa del lobo han sumado también la de otras especies como la tórtola europea y la codorniz, asegurando que los cupos para estas especies “son desproporcionados y están fuera de lugar”, por lo que proponen “una moratoria para la tórtola y una reducción de los cupos para la codorniz”. Desde ACENVA han solicitado un aplazamiento directamente para ambas especies.  No estaría demás recordarles en este punto, que el único plan para la recuperación de la tórtola, que incluye medidas para la mejora del hábitat y refuerzos de alimentación en las épocas de cría, así como la reducción de los cupos autorizados por cazador y día, ha sido desarrollado por Fundación Artemisan y la Real Federación Española de Caza y puesto en marcha por cazadores