Pasar al contenido principal
LOS OSOS HAN MATADO 638 OVEJAS EN LO QUE VA DE AÑO

Cientos de alcaldes franceses se manifiestan pidiendo la expulsión de los osos del Pirineo

Los ataques a ganado principalmente ovino se han multiplicado aumentando las tensiones, que han acabado por sacar a cientos de ganaderos a la calle pidiendo que “se expulse a los osos” del Pirineo.
En lo que va de año se han contabilizado 638 ovejas muertas por ataques de oso. En lo que va de año se han contabilizado 638 ovejas muertas por ataques de oso.

La manifestación se produjo ayer martes en el suroeste de Francia, donde cientos de ganaderos pedían a gritos la “expulsión del oso” de los Pirineos centrales. Los ataques se han multiplicado durante la última etapa y los ganaderos no quieren hacer frente a más pérdidas ni vivir condenados por el miedo de que les toque a ellos la siguiente mañana. “Hay unanimidad para solicitar la retirada del oso del departamento de Ariège, en los Pirineos. Es un grito hacia el Estado. ¡Escúchennos en París!”, clamaba durante el encuentro Philippe Lacube, presidente de la Cámara de agricultura de este departamento francés.

 

La población de osos que habita el macizo pirenáico ronda los 50 ejemplares según el último censo, de los cuales la gran mayoría viven en las montañas de Ariège, en el Pirineo francés. El presidente del Consejo departamental, Henri Nayrou, aseguraba que “no hay más espacio para el oso” y que desde su administración temen profundamente que un "caminante sea comido a mordiscos o que un oso reciba un balazo (...) Es terrible, vamos a tener problemas y me temo que ocurrirá lo peor”. 

 

La Oficina nacional de caza y fauna salvaje de Francia (ONCFS), ha realizado recientemente un balance del número de expedientes por "daños provocados por osos”, en el que han quedado reflejados los siguientes datos: entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2018 se produjeron 167 ataques, mientras que en el mismo período del año 2019, han sido 214 los ataques. En 2015, sólo hubo 53 expedientes abiertos.

 

 

 

Los osos matan ovejas despeñándolas

 

Así es y no se trata precisamente de una estrategia de los plantígrados para su caza, sino una consecuencia de sus ataques. Cuando los osos se acercan a los rebaños, los animales entran en pánico al sentir el olor del depredador y en sus frenéticas carreras por salvar la vida, acaban precipitándose por los barrancos y perdiendo la vida al fondo de ellos. Las muertes de ovejas por caídas en barrancos muchas veces no computan dentro de las cifras que registran las víctimas de ataques de osos, pero la realidad es que en un paisaje con una orografía como la de Pirineos, las muertes por despeñamiento se producen con facilidad. 

 

En el año 2015 se contabilizaron 136 ovejas muertas, 259 en el 2017 y batiendo récords históricos está 2019, donde vamos por 638 ovejas. Cifras que son refutadas por asociaciones ecologistas como Ferus, quienes aseguran que “todas las denuncias no son por daños provocados por el oso”.