Pasar al contenido principal
Debido a los insostenibles problemas por sobrepoblación

Los científicos proponen cazar cabras monteses de forma urgente en Sierra Nevada

Las altas poblaciones de ungulados en el Parque Nacional de Sierra Nevada está generando graves problemas en los ecosistemas de la zona y ya han saltados las alarmas.
Cabras_Sierra_Nevada_G Foto de archivo de un ejemplar de cabra montés.

Debido a la abundancia, sobre todo de cabras monteses, se están viendo afectados gravemente los espacios de cultivo, áreas urbanizadas e incluso los márgenes de carreteras y autovías, donde crece el riesgo de accidentes.

 

Grupos especialistas están realizando seguimiento de esta especie, así como de jabalíes y ciervos. Desde hace tiempo, vienen avisando de los problemas que generan para en el entorno, principalmente en territorios frágiles como el Parque Nacional de Sierra Nevada.

 

Es urgente

 

En septiembre, científicos de España y Portugal se reunían para abordar medidas urgentes que redujeran los perjuicios derivados de la sobrepoblación, así como otras para preservar a los ejemplares sanos. Entre las propuestas, una es la realización de programas de control de poblaciones mediante caza selectiva.

 

Ahora, la Junta de Andalucía ha respondido a las demandas de los científicos y ha anunciado la puesta en marcha de un 'Proyecto para la Gestión de Ungulados Silvestres presentes en el Parque Nacional de Sierra Nevada'.

 

Cabras Sierra Nevada.


 


Como decimos, estará centrado, además de en las cabras, en ciervos y jabalíes. En el caso de las monteses concretamente, una especie casi inexistente hace unos años en la provincia de Granada y en particular en el Parque Nacional, pero ha incrementado sus poblaciones de forma considerable en solo dos décadas, más aun teniendo en cuenta que no se pueden cazar en esta zona protegida.

 

Otras medidas

 

La abundancia, principalmente de cabras, está provocando una drástica reducción de poblaciones de especies de flora exclusiva del Parque Nacional. Debido a que estos ejemplares se comen los brotes de estas plantas, disminuyen sus capacidades de supervivencia, hasta el punto de considerar algunas de estas especies florísticas en peligro de extinción.

 

La Junta de Andalucía destinará 700.000 euros a este programa que, además, incluye actuaciones relacionadas con el seguimiento manejo y captura de ejemplares, la toma de muestras para el análisis del estado sanitario de los mismos, la actualización territorial de los núcleos de población, además de tareas de mejora de hábitat mediante rozas selectivas, siembras de pastizales, limpieza, mantenimiento de puntos de agua y colocación, reposición y reparación de cerramientos cinegéticos.