Pasar al contenido principal
Ha ocurrido en Bielorrusia

VÍDEO: varios cazadores salvan la vida a un ciervo atrapado en un lodazal

Los hechos, y no solo las palabras, vuelven a demostrar la realidad. Por enésima vez, los cazadores han vuelto a demostrar su compromiso salvando la vida a un ciervo que había quedado atrapado en un lodazal.
Cazadores ciervo lodazal Momento en que los cazadores sacan al ciervo del fango tirando de la cuerna.

Los hechos que contamos han tenido lugar en Bielorrusia, según recogen varios portales de noticias internacionales. El vídeo del suceso es realmente revelador y pone de manifiesto la situación extrema en la que se encontraba el venado.

 

El animal de gran porte, se encontraba atrapado en un charco de lodo. A duras penas podía mantenerse a flote. Tal y como se aprecia en las imágenes, el ciervo solo puede asomar la cabeza. Y es que se encuentra en una zona de fango muy espesa de la que resultaba prácticamente imposible salir.

 

El destino del ejemplar hubiera sido una agónica muerte de no ser por la heroica acción de un grupo de cazadores, como no. 

 

Al principio, el ciervo fue visto por dos mujeres que se encontraban recogiendo setas por la zona, en un paraje natural cerca de la localidad de Vawkavysk.  Ellas fueron quienes avisaron al personal de la zona sobre lo ocurrido.

 

Pero había cerca un grupo de cinco cazadores, que no dudaron en ponerse manos a la obra para rescatar al animal. Varios hombres tuvieron que intervenir, ya que entre el fango y el peso del animal resultaba muy difícil sacarlo. Además, el animal podía poner poco de su padre, ya que estaba exhausto debido a los intentos por mantenerse a flote.

 

 

El caso es que los aficionados agarraron de la cuerna al ciervo y lograron sacarlo del lodazal. Tras pisar suelo firme, las personas que se arremolinaban se alejaron del animal para evitar alguna posible embestida. No obstante, el ciervo prácticamente no podía ni ponerse en pie a raíz del cansancio acumulado. 


 
Según señalan las fuentes, estuvo un rato reponiéndose y, poco después, volvió a adentrarse en el monte sano y salvo.