Pasar al contenido principal
En Sevilla

VÍDEO: unos cazadores salvan a esta liebre de una muerte segura

En múltiples ocasiones ha quedado más que demostrado cómo los cazadores somos los auténticos guardianes de la naturaleza, así como de las especies que forman parte de ella.
Cazadores salvan liebre Momento en que el cazador libera la liebre tras sacarla del foso.

Entre los testimonios y pruebas gráficas que abundan en Internet y redes sociales, un nuevo vídeo confirma esta teoría. La pieza que os tramos hoy, no es más que la enésima muestra. Por ejemplo, también nos hemos hecho eco cómo un grupo de cazadores rescataron hace unos días un macho montés que estaba ciego en el Parque Natural Sierra de Baza, en Granada.

 

En cuanto al nuevo hito, se ha producido también en tierras andaluzas. Según cuentan estos aficionados, se dirigían como cada semana a rellenar los comederos y beberos para perdices y liebres en una finca Sevilla. Por otro lado, una práctica que los cazadores repiten en numerosos puntos de nuestro país, como es el caso de Doñana.

 

En su periplo, se encontraron con una rabona que había caído al interior del foso de un paso canadiense. Le llegada de los cazadores resultó vital para la liebre, que estaba destinada a una muerte más que segura. Y es que juntaban todas las condiciones para ello, como la falta de agua y alimento en el lugar, así como el abrumador calor del cielo sevillano.

 

El foso no contaba con ninguna rampa o acondicionamiento por la que el animal pudiera salir y tenía unos dos metros de profundidad. Alrededor de dos horas tardaron los cazadores en poder sacar el ejemplar. Tras un rato de esfuerzo, pudieron amarrar la liebre con una cuerda y auparla a la superficie, “evitándole una  agónica muerte de sed”.

 


 
Este gran y desinteresado gesto vuelve a poner de relieve que los cazadores somos los principales interesados en mantener a salvo la naturaleza y sus criaturas. Mientras, desde sus poltronas urbanitas, los animalistas se dedican a verter su odio y no mueven ni un solo dedo por los seres a los que tanto dicen que aman. Esta teoría vuelve a quedar demostrada con hechos fehacientes, como de costumbre.

 

Siempre los cazadores

 

El rescate de animales silvestres, ya sean o no cinegéticos, es algo habitual entre los cazadores. Pero cobra más importancia aún si cabe en el caso de las liebres, cuyas poblaciones vienen sufriendo desde hace meses una importante merma debido a la expansión de la mixomatosis

 

En lo relativo a los rescates de liebres, no es el primer caso del que nos hacemos eco en este medio. Meses atrás, trajimos otro ejemplo de un cazador que, durante una jornada cinegética, descubría una rabona atrapada en una balsa de agua semicongelada

 

Este tipo de construcciones, como sabemos, suponen una trampa mortal para todo de animales, sobre todo los cinegéticos que tanto abundan en nuestros montes. El cazador del vídeo, sin dudarlo un segundo, acude en auxilio del animal para librarle del desenlace fatal. Tras ponerla a salvo, la liebre muestra al principio unos síntomas de entumecimiento, pero poco después sale a todo correr.

 

 

Pero para rescates virales, el de otro aficionado que no dudó en arrojarse a un canal, poniendo en riesgo su integridad, para salvar la vida a un corzo. Ocurrió en la localidad de Almoguera, en la provincia de Guadalajara. Mientras un aficionado graba la escena, anima a otro compañero a tirarse al agua para salvar al ‘duende’. El cazador ni se lo piensa y allá que va. En poco tiempo, las imágenes se hicieron virales y sirvieron también para remarcar la falta de razón que caracteriza a los animalistas, empeñados siempre en criminalizar a los cazadores sin pruebas.