Pasar al contenido principal

Los cazadores ante una oportunidad histórica en las elecciones del 28-A y 26-M

El 28-A y el 26-M, los españoles tenemos cita con las urnas.

Al final no habrá superdomingo el 26 de mayo, pero a cambio tendremos elecciones generales el 28 de abril y, casi un mes más tarde, municipales, europeas y autonómicas en algunas Comunidades el 26-M, dos citas electorales en las que la caza en particular y el mundo rural en general se juegan mucho y que pueden resultar históricas para el campo español y los que viven y disfrutan en él.

 

El camino es claro y buena prueba de ello se tuvo en las elecciones andaluzas del pasado mes de diciembre, con la actividad cinegética y demás tradiciones del rural jugando un papel fundamental y demostrando que con ellas, con su futuro, no se juega, sino que se respetan y se cuenta con las mismas, como garantes de un mundo a conservar frente a las mentiras de animalistas, de ecologistas radicales y de sus legionarios anticaza en redes sociales.

 

Cazador durante un rececho.

 

Es, por tanto, el momento de presionar, primero llenando las calles de Madrid en la macromanifestación del 3 de marzo y días después, del 21 al 24, demostrando fuerza como nunca en la feria Cinegética, y más tarde de obligar a los partidos políticos, en sus despachos y sin contemplaciones, a posicionarse a favor de la caza y del medio rural y a recogerlo de forma clara, concreta y sin retórica en sus programas, tanto para los comicios de abril como para los de mayo.

 

Ahora no sirven medias tintas ni valen las ganas de agradar a todos. O se apoya la caza y se comparten nuestras legítimas reivindicaciones y aspiraciones, o ahí estaremos para señalar e informar -a fin de que cada cual vote con conocimiento de causa- de quiénes quieren prohibir o hacer peligrar una actividad que no sólo conserva, gestiona y equilibra nuestro medio natural como ninguna otra, sino que además da de comer a muchas familias, forma parte de nuestra cultura y tradición, dinamiza el mundo rural y genera 6.475 millones de euros y 187.000 empleos.