Pasar al contenido principal
En Pamplona

Cazadores y Gobierno navarro se reúnen para frenar la violencia animalista

La Federación Navarra de Caza y la Oficina Nacional de la Caza han mantenido una reunión con los responsables del Gobierno foral para analizar los recientes episodios de violencia animalista en la zona.
Cazadores_navarros_animalismo_G Representantes de los cazadores y de las autoridades navarras durante el encuentro.

Han estado presentes el Director General de Interior del Gobierno de Navarra, Agustín Gastaminza Oiz, y los responsables de la Policía Foral Gerardo Goñi -de Seguridad y Área de Interior- y Pablo Cosín -Inspector Jefe de la Unidad de Medio Ambiente.

 

Como hemos señalado, este encuentro es consecuencia de las investigaciones actualmente operativas sobre los casos de vandalismo y amenazas que están sufriendo tanto cazadores como infraestructuras relacionadas sector, como las tradicionales palomeras.


 
Estas actuaciones están perjudicando notablemente a los ingresos de Ayuntamientos, que tienen en las subastas de estas palomeras una parte importante de sus ingresos, que revierten en una comunidad rural siempre necesitada de inversiones para al menos subsistir. Se trata de una violencia en aumento tanto en Navarra como en el País Vasco.

 

Esta reunión con el Gobierno Foral es continuación de anteriores citas celebradas con el delegado del Gobierno, responsables de Medio Ambiente, alcaldes y cazadores perjudicados por estos sabotajes vandálicos.

  Ecoterroristas

 

Ante esta situación, José Ángel Remírez, presidente de la Federación Navarra de Caza, y Felipe Vegue, presidente de la ONC, concertaron este encuentro para conocer el estado de las investigaciones e instar cordialmente a los responsables de las mismas a no cejar tanto en el empeño del esclarecimiento como en la búsqueda de los culpables de cierta organización animalista de carácter radical y violento, que se atribuye actos cada vez más frecuentes contra instalaciones cinegética. De hecho, en sus redes sociales se vanaglorian de estas actuaciones e incitan a seguir su ejemplo a otros activistas.

 

“La violencia gratuita no parece tener límites en un colectivo animalista que se cree impune, y la respuesta por parte de la policía foral debe ser contundente. De no ser así, el avance de este movimiento animalista radical se traducirá en una escalada violenta hacia todas nuestras tradiciones y animales objeto de aprovechamiento ganadero o industrial, perjudicando intereses del mundo rural vitales para el desarrollo diario de nuestros pueblos”, han denunciado de forma conjunta ambas entidades

 

Una violencia reiterada

 

Como hemos informado en demasiadas ocasiones en Cazavisión, los ataques perpetrados por el Frente de Liberación Animal en los últimos tiempos, ha crecido de forma alarmante.

 

En diciembre, los ecoterroristas 25 torres y algunos puestos en  Ermua, Eskoriatza, Mendiola, Pasaia, Gares, Eunate, Erreniaga, Peralta y Quinto Real. La acción tuvo lugar de madrugada para evitar ser vistos.

  Ecoterroristas

 

Poco después, en la zona de Aranguren, reivindicaron el destrozo de cinco puestos de caza, una torreta y una cabaña de cazadores. Dentro de las instalaciones realizaron varias pintadas ofensivas calificando a los aficionados venatorios como “asesinos” o “mierda”.

 

Y todos recordamos el caso del animalista pirómano de Andosilla, que prendió fuego al pinar de las palomeras del pueblo y, además, reconoció tanto su autoría como tener el conocimiento de que en las instalaciones había varios aficionados cazando.

 

También en otros países

 

Pero las acciones de los animalistas y ecologistas radicales no se resumen solo a España. En países como Francia o Polonia también han actuado.

 

En el caso del país galo, una célula del Frente de Liberación Animal quemó en enero un remolque servía como cuartel general de los cazadores de la compañía del Cantón de Boulets. En Polonia, por su parte, también incendiaron una torre de caza. Un acto del que se vanagloriaron en su página y al que acompañaron de palabras de incitación al odio: "¡es el momento de cazar a los cazadores!".