Pasar al contenido principal
Desde el sábado 13 de julio, en Sotillo de la Adrada

Los cazadores se esfuerzan en la extinción del incendio en Ávila

Este fin de semana se ha declarado un incendio en el municipio de Sotillo de la Adrada, en Ávila. Como en tantos casos, los cazadores han participado en las labores de extinción.
Cazadores incendio Ávila Voluntarios participando en las labores de extinción del incendio declarado en Ávila.

El fuego se producía el sábado 13 de julio. Las llamas se expandían debido al viento y las altas temperaturas, lo que complicaba la extinción del mismo. Según las fuentes, cerca de 200 hectáreas se encuentran afectadas.

 

Más de 400 efectivos están tratando de controlar y sofocar las llamas, entre ellos 16 medios aéreos y profesionales de cuatro comunidades autónoma. Además de Castilla y León, también participa personal procedente de Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid y Extremadura.

 

El rastro de las llamas está llegando incluso a las inmediaciones de la Reserva Natural del Valle de Iruelas, afectando a una superficie de unas 180 hectáreas entre matorral arbolado y monte bajo. Y entre las decenas de personas que desde hace horas se movilizan para sofocar las llamas, ahí están los cazadores, como siempre, al pie del cañón.

 

Rehalas Loren

 

Las redes sociales están siendo testigos del enésimo ejemplo de compromiso con la naturaleza. Mientras los colectivos más radicales del animalismo y el ecologismo no mueven un solo dedo, los cazadores lo demostramos con hechos.

 

El mencionado incendio de Sotillo de la Adrada, los cazadores se están esforzando junto al resto de personas para extinguir las llamas. Desde hace horas, los compañeros de Rehalas Loren se vuelcan en el monte, tratando de minimizar el impacto del fuego. Junto a ellos, profesionales de las administraciones y voluntarios de colectivos rurales y de la zona afectada.

 

Cazadores incendio Ávila

 

Porque la caza va mucho más allá de abates o controles poblacionales. Estos últimos días nos hemos hecho eco en este medio de cómo los cazadores se desviven por los animales llenando el monte de agua y alimento

 

Con el acuciante calor, lo fácil es quedarse en casa frente al ordenador echando pestes, tal y como hacen los anticaza. Como hemos reiterado, no mueven un dedo por esa naturaleza que tanto afirman amar. Pero en cambio, los cazadores nos rascamos el bolsillo, construimos charcas, comederos, bebederos, acondicionamos el terreno… Todo ello para que las especies salvajes encuentren facilidades en el monte. 

 

Extremadura, Andalucía, Valencia, Castilla-La Mancha… En prácticamente todas las comunidades autónomas, se repiten las imágenes de cazadores cuidando el hábitat y los animales que en él habitan. El caso de Sotillo de Adradas, en Ávila, no es más que otro ejemplo de lo que venimos tiempo diciendo. 
 

Más de 50 millones procedentes de la caza

 

Es un hecho que la caza juega un papel clave a la hora de prevenir incendios. No solo lo certifican los ejemplos que aquí contamos habitualmente, también lo corroboran los datos.

 

54 millones de euros es la cantidad que nuestro sector invierte para luchar contra los incendios forestales. Una cifra que se repite cada año en nuestro país y que sirve para diferentes mejoras en el medio, como mantenimiento y adecuación de accesos, pantanos, podas, mejora del monte, cortafuegos y cortaderos, entre otras.