Pasar al contenido principal
Participan junto a los bomberos de la Junta de Andalucía

Los cazadores se vuelcan en la extinción del incendio en Doñana

En el día de ayer, 13 de mayo, se declaraba un incendio en las inmediaciones de Doñana. En su extinción, los cazadores fueron parte activa y participaron en dicho operativo.
Cazadores incendio Almonte. Guardas de la Sociedad de Cazadores de Almonte participando en las labores de extinción del incendio.

El fuego se declaró alrededor de las 15:00 horas, en el paraje conocido como Los Mimbrales, que se ubica en el municipio onubense de Almonte. Se trata del segundo incendio en la provincia en estos días (tras el de Berrocal), cuando aún no se ha iniciado el verano. Y es que las altas temperaturas, unidas a los fuertes vientos racheados, han generado esta situación.

 

Al final de la tarde, en torno a las 20:30 horas, el fuego era por fin controlado por los efectivos del Infoca, los profesionales encargados de la prevención y extinción de incendios forestales de Andalucía.

 

Pero junto a ellos, volcándose para hacer frente y poner fin a las llamas, se encontraban los cazadores. Ni un animalista, ni un ecologista de esos que tanto afirman preocuparse por el Medio Ambiente. Siempre se dedican a pedir soluciones desde el teclado del ordenador, pero a la hora de la verdad no mueven un solo dedo.

 

 

Fueron los guardas de la Sociedad de Cazadores de Almonte los únicos que ayudan en la extinción del incendio. Es más, ellos mismos eran los primeros en llegar al lugar de las llamas y avisar a los operarios de la Junta de Andalucía.

 

En el operativo participaron también 50 bomberos forestales, 4 autobombas, 4 helicópteros y los integrantes de una Brica, encargados de prestar apoyo  los retenes de extinción.

 

 

Como medida de prevención, durante un tiempo se cortó el tráfico de la carretera A-483 entre las localidades de Matalascañas y El Rocío. Poco después, con el incendio ya controlado se restableció la circulación, mientras los operarios continuaban con la labores de extinción. Según han informado las cuentas oficiales de los diferentes cuerpos y administraciones andaluzas en Twitter, el incendio ya ha sido estabilizado.

 

Esta es solo una muestra más de la verdadera realidad de la caza. Y es que los aficionados a la cinegética siempre se vuelcan cuando hay que custodiar y salvaguardar el entorno natural.

 

Hace algunas semanas, los cazadores de la Sociedad El Cartucho, de Barbate, se implicaban en la Limpieza del Parque Natural de La Breña, como informamos en este medio. Esta habitual iniciativa, fue galardonada en 2010 por la Consejería de Medio Ambiente con el Premio Andanatura y en 2018 con la Mención Especial Laurisilva de la Asociación AGADEN a la buena labor ambiental.

 

La caza, crucial en la prevención de incendios

 

En definitiva, la caza es una herramienta fundamental para prevenir los incendios forestales. Así lo reivindicó la Fundación Artemisan con un vídeo, donde varios testimonios de especialistas detallan la aportación de cazadores y guardas, de sus sociedades y cotos, en el cuidado y vigilancia de los espacios naturales.

 

Los guardas de los cotos son las personas que están día a día vigilando el terreno y realizando labores de prevención y limpieza. En muchas ocasiones, son los ojos que velan por el medio, tal y como ha ocurrido en el caso de Doñana.

 

 

Como señala el documental de Artemisan, lanzando hace un par de años, los profesionales forestales argumentan que en grandes terrenos dedicados a la caza mayor, no se producen incendios u ocurre de forma muy esporádica. Y ello se debe a un manejo sostenible del espacio: a los propios guardas, a las torretas de vigilancia o a los cortaderos, que forman auténticos cortafuegos.