Pasar al contenido principal
DE LOS DATOS FALSOS SOBRE NUESTROS PERROS DE CAZA

"Los cazadores estamos indignados, cansados y hartos", el excelente artículo en defensa de la caza en ABC

Luis Fernando Villanueva, “indignado y harto”, como él mismo define, ha publicado un artículo en el que manifiesta la saturación del colectivo cazador ante los datos falsos sobre abandono de perros que inventan los ecologistas.
Los "50.000 perros de caza abandonados", la gran mentira animalista para cargar contra los cazadores. Los "50.000 perros de caza abandonados", la gran mentira animalista para cargar contra los cazadores.

Los famosos 50.000 galgos abandonados ya resuenan como el agua sobre suelo mojado para los cazadores. La cifra inventada a conciencia para dar dramatismo y acusar con más gravedad a todo el colectivo de cazadores, ha corrido como la pólvora llegando a hacerse eco grandes medios de comunicación, a quien diferentes organismos y federaciones en defensa de la caza han hecho recificar por falta de veracidad. 

 

Pero la realidad es que la cifra sigue circulando gracias a todas esas personas interesadas en menoscabar la fama de los cazadores y poder seguir viviendo del cuento, a pesar de que la cifra ha sido ya desmentida. Luis Fernando Villanueva es director de Fundación Artemisan y en un artículo que ha titulado “Cansados de la manipulación y los datos falsos sobre nuestros perros de caza, ha dejado muy claro el nivel de hartazgo al que hemos llegado los cazadores. 

 

Este es el artículo completo: 

 

Los cazadores estamos indignados, cansados y hartos. Indignados, cansados y hartos de que año tras año se difundan datos falsos sobre el abandono de los perros de caza. Indignados, cansados y hartos de que nadie se tome la molestia de, al menos, contrastar esos datos. Indignados, cansados y hartos de que el sentido común sucumba cada año ante una cifra inventada que no tiene absolutamente ninguna base.

 

Sí, INVENTADA. Porque les invito a buscar el origen de la cifra de los 50.000 galgos abandonados cada año. No lo encontrarán, porque en realidad no lo tiene más allá de que un día determinadas entidades animalistas decidieron que ese número sonaba bien y lo soltaron. Y desde entonces cada año lo vuelven a repetir con la suerte de que son muchos los que les compran sin preguntar lo que sin duda se puede calificar de «fakenew» de manual.

 

Demostrar que se trata de un número falso no es complicado. Basta comprobar los datos oficiales y los estudios que tenemos a día de hoy. Los datos del Seprona señalan que los casos abiertos por abandono de perros de caza en ningún caso superan los 200 anuales. ¡OJO! Y hablamos de perros de raza cinegética, que no tienen por qué ser de cazadores.

 

Si hablamos de las estimaciones que realiza la Guardia Civil, en sus intervenciones públicas sobre este tema sus portavoces han señalado que en España se abandonan, en total, unos 100.000 perros al año, de los que sólo un 10% son perros de caza.

 

Hasta la fecha únicamente se ha realizado un estudio al respecto. Se trata de un informe anual de la Fundación Affinity «sobre el abandono, la pérdida y la adopción de animales de compañía». En este caso su estimación sobre el abandono de perros apunta a algo más de 104.000 en el último año estudiado, aunque aclaran que «un número importante no corresponde a un abandono, sino probablemente a una pérdida». 

 

Sobre los meses con más casos de abandono de animales, en contra de lo afirmado por las entidades animalistas febrero es, junto a diciembre, el mes con menos casos, mientras que la mayor se concentra entre mayo y agosto. Según sus datos, el 88,8% de los abandonos no tendría relación alguna con el sector cinegético.

 

Así que sí. Estamos indignados, cansados y hartos. Por tener que responder a estas falsedades año tras año. Por tener que soportar los ataques e insultos de aquellos que se creen y difunden estas noticias falsas.

 

En esos mismos canales que difunden estas mentiras no encontramos prácticamente constancia de las noticias sobre los cazadores que han muerto en los últimos años durante una jornada de caza tratando de salvar a sus perros. Claro, ¿a quién le interesa eso?”.