Pasar al contenido principal
Unas imágenes que se repiten por todo el país

Los cazadores se desviven por los animales llenando los montes de agua y comida

El colectivo de cazadores es uno de los más comprometidos con la conservación y el cuidado del Medio Ambiente, así como con las especies que lo habitan.
Cazadores agua y comida Un grupo de cazadores en Almonte mejorando los acotados para los animales.

A pesar de las falsas acusaciones vertidas desde las facciones más radicales del animalismo y el ecologismo, los ejemplos de ello hablan por sí solos. A los cazadores nos avalan los hechos concretos y no la palabrería o el mediatismo.

Desde los grupos anticaza, la costumbre es repetir mantras en las redes sociales para acusar a los cazadores sin ningún tipo de prueba o fundamento. Pero a la hora de la verdad, pocas veces (por no decir prácticamente ninguna), esos que se hacen llamar defensores de los animales, aparecen en las zonas donde se les necesita. Hablando claro, no hacen nada por la naturaleza y el medio. Solo vociferan y mueven los dedos para escribir en el teclado de un ordenador.

Y los cazadores sabemos bien de qué hablamos. Durante todo el año estamos en contacto con el medio rural, conocemos las necesidades de los animales que lo habitan, sabemos cómo cuidar el monte, qué hacer para mantener el equilibrio. Posiblemente, sin los cazadores y las personas que habitan en el mundo rural, el medio natural no existiría tal y como lo conocemos actualmente.
 
Llegado el verano, con el calor causando estragos en forma de sequías o incendios, es momento de demostrar quién está al pie del cañón. Ha quedado demostrado en el reciente fuego que ha afectado a varios municipios de Madrid y Toledo. También en otros incendios en Extremadura y Andalucía, donde los cazadores han participado en las extinciones, tal y como hemos publicado en este medio.

Cuando el agua y el alimento escasea, también somos los aficionados a la venatoria los que hacemos acto de presencia. Pero no para la foto, sino con el dinero de nuestro bolsillo, con nuestro esfuerzo, con nuestro sudor. Otros, no pueden presumir de ello.

Caza es vida

Desde hace algunas semanas, están apareciendo numerosos ejemplos gráficos del compromiso que los cazadores adquirimos con el medio ambiente. Podríamos estar horas contando casos de este tipo, pero hemos recopilado algunos de ellos.

Fotografías de cazadores que están llenando los montes españoles de agua y comida para todos los animales, cinegéticos o no, justo en el momento del año donde más falta hace. Cuando más pica el sol, cuando el cansancio hace más mella que nunca, cuando hay que esforzarse sobremanera… Allí estamos los cazadores.

Como hemos dicho, los casos se repiten en toda España. En la zona andaluza de Barbate, mientras los medios solo se hacen eco del disfrute de los turistas en la playa, la Sociedad Federada de Caza El Cartucho trabaja para que a todos los animales no les falte agua y alimento en los calurosos meses de verano.

También los miembros de la Sociedad Cañada de Zafra, en los términos municipales de Fuerte del Rey y Torredelcampo (Jaén), en mitad del monocultivo del olivar y aprovechando los linderos y cualquier desnivel del terreno, colocan bebederos y comederos para ayudar a las especies silvestres.

Caza es vida

En el municipio onubense de Beas, los cazadores también demuestran su carácter altruista, llenando el monte de alimentos. Un ejemplo más de los muchos que se producen en nuestro país.

Como en todos los casos, cada gota de agua, cada grano de comida, cada litro de combustible consumido, pagado del bolsillo de los cazadores. Y es que no solo contribuimos al cuidado del campo, sino también a la generación de riqueza y empleo.

El calor aprieta de forma particular en Andalucía, por eso las labores de conservación cobran especial importancia, pero no se trata del único caso. En la Comunidad Valenciana, los aficionados también demuestran su compromismo.

Caza es vida

Los cazadores de Albalat dels Tarongers y el Club de Cazadores de Llíria, refuerzan de forma habitual sus puntos de agua desde el inicio del verano para que a la fauna no le falte sustento. Cabe destacar que esta labor no es puntual. Ya que después de acondicionar el terreno y dotarlo de suministros, hay que mantenerlo periódicamente durante todos los meses estivales.

Caza es vida

Así se hace por parte de todas las sociedades de cazadores, que cada poco tiempo van al monte a reponer agua y comida

En algunos casos, el empeño de los aficionados es realmente fuerte. Por ejemplo, el Club de Cazadores ‘La Fontana’, de Ontiyent, llenó nada menos que 25 charcas a inicios del verano para la población silvestre. En total, 60.000 litros de agua para que los animales puedan encontrar fácilmente puntos de agua por todo el terreno. Por supuesto, todo ello sufragado de su bolsillo, a lo que hay sumar las labores de reposición que llevan a cabo cuando el agua va escaseando.

Caza es vida

#LaCazaEsVida

Aprovechando también los calores veraniegos, la Federación Extremeña de Caza ha llevado a cabo una campaña para poner en valor todo ese trabajo que hacen día a días los cazadores y que demasiadas veces pasa desapercibido.

Caza es Vida

A través del hashtag #LaCazaEsVida, animan a todos los cazadores a enviarles vídeos y fotografías de todos esos ejemplos donde los cazadores demostramos que no hay nadie más comprometido por el medio ambiente y la naturaleza.