Pasar al contenido principal
En Galicia

Cazadores y colectivos rurales exigen nuevas leyes para frenar los daños de la fauna

Diversos sectores vinculados con el mundo rural gallego acudieron a la llamada del sindicato agrario para, entre todos, debatir diferentes aspectos relacionados con la problemática que acarrean los daños provocados por especies cinegéticas.
Caza Galicia La peste porcina ha sido uno de los temas tratados por los profesionales rurales gallegos.

Sobre la mesa también se puso la máxima preocupación existente en los diversos sectores vinculados a la actividad ganadera, especialmente la del cerdo, acerca de la gravedad que supondría la llegada de la peste porcina a Galicia para un sector líder en Europa como es el cárnico de porcino.

 

Después de diversas intervenciones por parte de ganaderos, agricultores, cazadores, asociaciones, técnicos y sindicatos agrarios se llegó a la unánime conclusión que solo desde la colaboración y cooperación de todos los sectores implicados será posible aportar soluciones a estos problemas.

 

Todos los sectores asistentes a la reunión tuvieron claro que es muy urgente unir todas nuestras fuerzas para forzar a la administración a asumir responsabilidades y sobre todo a establecer el marco legal que dote de las herramientas imprescindibles para poder ejecutar una gestión efectiva sobre las poblaciones de jabalí en Galicia

 

Caza Galicia

 

La delicada situación que atraviesan ya muchas de las explotaciones en el rural se ve agravada por unos daños que según el sindicato agrario se cifran ya en 15 millones de euros anuales además de los constantes accidentes que provocan en las vías de circulación.

 

De máxima importancia resultó a juicio de todos los asistentes la implicación inmediata de la administración gallega, quien debe adoptar y adaptar las medidas necesarias para la puesta en marcha de un nuevo modelo de gestión. "A día de hoy, el contar en Galicia con un marco legal obsoleto y alejado de cualquier criterio técnico y científico está provocando esta grave situación  en los sectores más vinculados al rural gallego", denuncia la Mesa Galega por la Caza.