Pasar al contenido principal

Los cazadores llenan Doñana de agua y comida para los animales

Cuando hablamos de cuidado del Medio Ambiente, no existe un solo colectivo en España que le dedique más que los cazadores. Así queda demostrado en este nuevo vídeo.
Cazadores Doñana Cazadores en uno de los puntos de agua de Doñana adecentando en entorno.

Los cazadores del municipio onubense en Almonte se han vuelto a rascar el bolsillo para demostrar su compromiso con la conservación. En un vídeo publicado en Facebook por la Federación Andaluza de Caza, se puede ver a unos aficionados llenando uno de los 50 puntos de agua repartidos por el Parque Nacional de Doñana donde los animales acuden a beber.

Y es que con la llegada del verano, el riesgo de muerte por deshidratación aumenta considerablemente. Esta zona concreta, además, es una de las más castigadas por el calor y las altas temperaturas en época estival.

Como explica la FAC, cada 15 días, los cazadores almonteños reparten más de 750 kilogramos de grano y más de 6.600 litros de agua en todo el Parque. Y para ello, no reciben ni ayudas económicas ni subvenciones. Todo, pagado de sus propios bolsillos. 

Mientras desde los sectores radicales del animalismo y el ecologismo no se hace otra cosa que desprestigiar y atacar de forma sistemática a nuestro colectivo, los cazadores respondemos de esta forma, con hechos y pruebas palpables.

 

 

Extinguiendo un incendio de Doñana

El Parque Nacional de Doñana es uno de los entornos naturales más importantes de la Península Ibérica. Y gran parte de su conservación se debe a los propios cazadores. Hace unas semanas, recordamos cómo nuestro colectivo se volcó en la extinción de un incendio que afectó a la zona de Los Mimbrales, también en las inmediaciones del municipio de Almonte.

En el operativo, a parte de los bomberos y efectivos de la Junta de Andalucía, participaron de forma activa los guardas de la Sociedad de Cazadores de Almonte. Es más, ellos mismos fueron los primeros en llegar al lugar de las llamas y avisar del suceso a las autoridades. Mientras tanto, en el lugar de los hechos ni un solo animalista o ecologista, como es habitual.

Los cazadores, los que más inviertan en conservación

Este ejemplo al que hemos aludido en Doñana no es ni mucho menos algo puntual. Se trata del pan nuestro de cada día, tal y como demuestras los datos. 

233 millones de euros es lo empleado por el sector cinegético en conservación medioambiental, lo que le convierte, según el estudio Evaluación del Impacto Económico y Social de la Caza en España de la consultora Deloitte, en la principal fuente de inversión privada en la materia.

  Caza Doñana

 

A dicha cantidad, hay que sumarle otros 54 millones destinados al mantenimiento y construcción de vías y caminos rurales, pantanos, podas, mejora del monte, cortafuegos y cortaderos, entre otras acciones.

En definitiva, cerca de 300 millones de euros invertidos anualmente en la conservación y mejora del mundo rural por parte del sector de la caza, lo que pone de relieve que la actividad cinegética juega un papel importante en la preservación de la fauna silvestre.