Pasar al contenido principal
En Badajoz

Los cazadores se presentarán como acusación en el caso de un galgo ahorcado

La Federación Extremeña de Caza se ha personado como acusación popular en el caso del galgo ahorcado encontrado hace unas semanas en una nave abandonada de Badajoz.
Galgo ahorcado Badajoz Es la segunda vez en poco tiempo que la Federación Extremeña se persona como acusación en un caso de este tipo.

Se trata de un hecho vergonzoso y lamentable por el que se han instruido diligencias contra el dueño del animal por un presunto delito de maltrato animal con resultado de muerte.

 

La Federación considera que este suceso es inadmisible, y que el responsable del mismo debe ser castigado con todo el peso de la ley. Hay que recordar que el autor de este delito se enfrenta a una pena de entre 6 y 18 meses de cárcel y a una inhabilitación de entre 2 y 4 años para la tenencia de animales o para ejercer cualquier profesión relacionada con los mismos.

 

Asimismo, a través de un comunicado, Fedexcaza considera lamentable que aún se produzcan hechos de este tipo, aunque sea de manera ocasional, y recuerda que el colectivo de cazadores está plenamente comprometido en la lucha contra el maltrato animal.

 

Galgo ahorcado Badajoz

 

De esta forma, el sector cinegético condena sin reservas estas actuaciones que califican únicamente al que las lleva a cabo, y que merecen el mayor de los desprecios y la repulsa de todos los que respetan y aman los perros de caza.

 

Además, como ya ha hecho en anteriores ocasiones, la entidad ofrece toda su colaboración al Servicio de Protección Animal de la Guardia Civil para trabajar de manera coordinada tanto en la prevención como en la investigación de este tipo de hechos.

 

Condena enérgica

 

Además de condenar de forma habitual este tipo de hecho, no es la primera vez que la Federación Extremeña de Caza se persona como acusación en casos de maltrato animal.


 
El pasado mes de enero, la entidad hizo lo propio a raíz de la aparición de una fosa con varios perros muertos en el municipio pacense de Lobón, después de que un vecino alertase a la Guardia Civil.

 

A pesar del evidente compromiso de justicia que demuestran los cazadores cuando aparecen casos de este tipo, los animalistas aprovechan la situación para verter su odio y criminalizar al colectivo.

 

Pero para algo están los datos. Aunque que cada año, determinados sectores repitan como un mantra que se abandonan 50.000 galgos al año, lo cierto es que según la Guardia Civil sólo el 10% de los perros abandonados en España corresponden al sector cinegético.


 
Sobre este asunto, no hay datos oficiales por muchos que los animalistas lo hagan creer. Por lo tanto, cualquier cifra global que se utilice no es más que una invención exagerada que se utiliza únicamente para atacar al sector de la caza. Las únicas cifras reales, los casos investigados por el Seprona, sitúan en menos de 200 anuales los casos de maltrato en los que se ven implicados perros de caza.

 

Estos son los datos reales

 

Según los datos que cada año publican la Fundación Affinity y el propio Seprona, febrero es el mes donde menos perros se abandonan, digan lo que digan los radicales. Además, de todos los canes abandonados, solo un 12,6% se corresponden con el final de la temporada.

 

El resto provienen de otros fines. Como confirmó la Guardia Civil en las redes sociales hace menos de un año, la mayoría de los galgos que se abandonan o aparecen muertos en España provienen de mafias especializadas.