Pasar al contenido principal
Su hazaña ha emocionado al colectivo

Historia ejemplar: un cazador encuentra una corza moribunda y, tras curarla, la devuelve al monte

Se llama Ignacio Ducay y es un joven cazador que acaba de convertirse en un ejemplo para todos, tras encontrar una corza en pésimas condiciones y tras conseguir curarla, la devolvió al monte.
La corza en el momento en que fue encontrada por Ignacio y sus perros. La corza en el momento en que fue encontrada por Ignacio y sus perros.

Probablemente muchos le conozcan por su incansable actividad en las redes sociales en defensa de la caza, desde su cuenta Young Wild Hunters. Se llama Ignacio Ducay, cazador de cuna, amante de la naturaleza y creador de la WildScreen, las tablillas para trofeo con pantalla para reproducir fotos y vídeos. Este joven aficionado cuenta con una productora que, desde hace unos meses, colabora con Cazavisión TV emitiendo una serie especial de documentales que demuestran los grandes valores de la caza.

 

A su corta edad Ducay ya tiene un hueco ganado a pulso entre los personajes de la cinegética española, que tras su hazaña del otro día, le han reafirmado como uno de los referentes para los jóvenes -y los no tan jóvenes- cazadores, ya que su gesto ha emocionado al sector y ha vuelto a demostrar que caza y conservación solo tienen sentido si van de la mano. Con cazadores como Ignacio Ducay y sus amigos de Young Wild Hunters, el relevo generacional está más que asegurado. Hemos hablado con él y nos ha relatado como sucedió todo.

 

El hallazgo 

 

«Aprovechando las tardes de verano con la ultima luz del sol salí con mis perros a dar una vuelta, como suelo hacer casi siempre que puedo ya que es la hora a la que hace menos calor. Me metí por un pinar con mi perro Darko, un mastín y con Yaki, un border collie, cuando de pronto los perros pegaron la nariz al suelo y empezaron a seguir un rastro, para acabar sacando una corza. Aparentemente algo normal, yo pensé que se trataba de una corza encamada que los perros habían levantado. Pero los perros no volvían y al cabo del rato vi a Yaki como si me intentara indicar algo. 

 

Me acerqué y vi la corza echada en el suelo. Fue cuando empecé a grabar un vídeo y me encontré que la corza tenía un muñon en la pata. Estaba mal, muy mal. Se le había complicado alguna herida y se le habían infectado. Tenía un bulto en la tripa que aparentemente podía ser un tumor, pero al publicar el vídeo en Instagram, algunos entendidos del tema y veterinarios me comentaron que si no era un bulto duro podría ser una hernia que es algo no tan grave como es un tumor evidentemente. Lo que si que se notaba es que estaba mal, que no estaba comiendo, estaba muy flaca y aparentemente yo creo que lo que la incapacitaba para comer era principalmente la plaga de moscas perreras que tenía por todo el cuerpo

 

 

 

Con la corza y las moscas a cuestas

 

Las moscas le estaban chupando la vida, literalmente, porque esos bichos te acaban matando y estaban acabando con ella. Entonces empecé a plantearme como actuar ante aquella situación. Se me pasaron todas las ideas por la cabeza, empezando por hacer que el animal dejara de sufrir acabando con su vida, hasta abandonarla y volver después a ver que había pasado o si se había podido mover y evidentemente, también me planteé intentar recuperarla. Intentar echarle valor y bajármela del monte a casa para intentar curarla. Finalmente eso es lo que hice, me eché la corza a hombros y puse rumbo a casa con ella. 

 

Ese fue el peor momento, lo que no se ve en los vídeos, pero tuve que bajar durante 4 o 5 kilómetros con la corza a cuestas con todas las moscas. La llevé a casa y le quite una a una las moscas perreras, porque esos bichos se te pegan al cuerpo y no te dejan vivir. Poco a poco le fui curando las heridas que tenía, como rozaduras, aplicando cicatrizante en ellas y finalmente la impregné con zotal para que se le fueran todos los bichos que tuviera y evitar que volviese a cogerlos. La verdad es que decidí llevármela porque a pesar de todo, la veía bien. Una corza cuando está muy mal no se intenta ni poner de pie ni huir y ésta en cambio, estaba alerta todo el rato con las orejas hacia arriba, pero con la incomodidad de tener una plaga de bichos encima que te están matando. Así que decidí que igual podía salvarla

 

Las moscas perreras que le fue quitando a la corza en un bote

 

La vuelta al monte

 

Igual dentro de unos meses acaba muriendo por la pata que le falta, pero tenía que intentarlo. En cuanto la cure la llevamos al campo otra vez y la dejamos en una parcela que tenemos y le puse agua, para intentar tenerla un poco controlada a ver si mejoraba. La sorpresa fue cuando se levantó y se puso a comer directamente, así que fue una maravilla poder verla recuperarse así de rápido y volver a comer. Fue un momento realmente emocionante y sentí que debía compartirlo, porque muchos me escribieron que la sacrificara directamente y me parece que con el final de esta historia, podía hacer ver a la gente que no siempre esa tiene que ser la solución. Hay casos en los que no queda más remedio para terminar con el dolor del animal, pero en casos como este, donde hay una mínima posibilidad de curarles creo que hay que intentarlo”.

 

Young Wild Hunters en Cazavisión

 

Esta hazaña, digna de un cazador comprometido con la naturaleza, nos llena de orgullo por tratarse de alguien cercano a esta casa. Tal y como hemos señalado unas líneas más arriba, Ignacio Ducay colabora con Cazavisión TV. Desde hace algún tiempo, emitimos en nuestro canal la serie 'El futuro de la caza ha llegado'.

Se trata de ocho capítulos en los que estos jóvenes aficionados del equipo de Young Wild Hunters nos mostrarán una forma diferente de ver la actividad cinegética, resaltando sus mejores valores. Para poder ser partícipes de ello, os podéis suscribir a través de la página web de Cazavisión TV, donde además disfrutaréis de la mejor programación del mundo de la caza durante todo el día.