Pasar al contenido principal
En Somiedo (Asturias)

Un cazador, grave tras despeñarse por un desnivel de 400 metros

Los bomberos del Principado de Asturias han rescatado este martes 16 de julio a un cazador que se despeñó en el Cornón, en el concejo de Somiedo, por un desnivel de 400 metros.
Cazador grave Cornón Uno de los momentos del operativo de rescate del cazador herido (Foto: SEPA Asturias).

El hombre fue trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) por un helicóptero medicalizado del Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA). Según explica el cuerpo sanitario en nota de prensa, el aficionado se encontraba cazando en la base del pico montañoso, en la braña de Cerezales, cerca de la localidad de Villar de Vildas, cuando sufrió la caída.

 

Fue atendido por los médicos en el lugar del suceso. El hombre, de 52 años, presentaba de primeras un politrauma de carácter grave. Aún se está a la espera de más pruebas y de una valoración médica más detallada.

 

Poco después de las 11:30 de la mañana, el Centro de Coordinación de Emergencias del 112 del Principado de Asturias recibía el aviso del despeñamiento del cazador, el cual se encontraba herido. El encargado de alertar fue el guardia de Medio Ambiente de Somiedo, que se encontraba por la zona, donde había también “poca o ninguna cobertura”, reza el comunicado. Además, el herido estaba acompañado por varios compañeros de cacería.

 

La niebla complica el rescate

 

El cuerpo de rescate del SEPA se movilizó y se desplazó hasta la zona, pero la operación se complicó debido a la niebla, alargándose una seis horas. En un primer momento, el helicóptero tuvo que regresar a la base. De forma paralela también se movilizan bomberos por tierra del SEPA procedentes parque de Proaza, agentes de la Guardia Civil y GREIM de Mieres, Guardería del Medio Natural del Principado de Asturias y algunos vecinos de la zona.

 

Cazador grave Cornón

 

Sobre las dos y cuarto de la tarde, dos miembros de la Benemérita llegan al punto donde se encuentra el herido. En ese momento, consideran que el helicóptero medicalizado podría internarse en un claro cercano a la zona de la caída. No obstante, mientras el vehículo aéreo sale de nuevo al rescate, los agentes avisan que la situación meteorológica es muy cambiante “y la evacuación en camilla, porteando, sería muy complicada”.

 

Otra vez la niebla imposibilita el aterrizaje del helicóptero. A la zona llegan también los bomberos de Proaza. Entre estos y los agentes de la Guardia Civil, portean al cazador herido.

 

Poco después, la aeronave del SEPA consigue dejar cerca del lugar, en el puerto de Cerezales, a un bombero y una médica, ambos rescatadores. Desde aquí, caminan unos 20 minutos hasta la zona donde está el hombre.

 

Cazador grave Cornón

 

Tras ser atendido, es cambiado de camilla y, entre todos los profesionales y vecinos, trasladan al herido hasta el puerto de Cerezales. Este camino dura unos 45 minutos. Desde allí, descienden unos 100 metros hasta un punto accesible para el helicóptero. Finalmente, el hombre es subido a la aeronave y puede ser trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias.