Pasar al contenido principal
En Granada

Un cazador cae a un pozo y pasa cinco horas atrapado en el interior

Angustiosa situación vivida recientemente por un cazador en Granada. El hombre cayó al interior de un pozo de varios metros de profundidad y estuvo atrapado durante unas cinco horas.
Cazador cae pozo Imagen del pozo donde cayó el cazador.

El aficionado, de 63 años y natural de la localidad de Íllora, se encontraba cazando en el paraje de Sierra Pelada este pasado sábado 14 de septiembre. En un instante, pasó por encima del agujero y cayó de forma accidental.

Según han informado las autoridades, el pozo estaba oculto entre la maleza, lo que dificultaba su detección. Aunque estaba tapado, la cubierta era vieja y estaba en malas condiciones y terminó por ceder al peso del cazador.

El hombre se precipitó al interior del pozo de cinco metros de profundidad. Durante la mismas horas, cinco, permaneció atrapado con al agua cubriéndole hasta la cintura mientras pedía auxilio a gritos.

Operativo de rescate

El cazador cayó a la hora del mediodía, según recoge El Ideal. Pasadas varias horas, la familia del herido dio la voz de alarma al extrañarse que el hombre no regresaba a su casa. Entonces, el 112 se lo comunicó a las autoridades y se puso en marcha un operativo de búsqueda donde participaron efectivos de la Policía Local de Íllora y de la Guardia Civil. También los familiares salieron el monte en busca del cazador.

Desde dentro del pozo, el afectado escuchó los gritos de un familiar llamándole. Respondió entonces con todas su fuerzas y, gracias a ello, el pozo pudo ser localizado. Cazador cae pozo

 

Finalmente, sobre las cinco de la tarde, el cazador pudo ser rescatado del interior usando una escalera. Tras caer, había resultado herido y, aunque trató de escalar con una goma de riego, no fue capaz. Tras poner pies en tierra firme, fue atendido, aunque las heridas no resultaron graves. Después del percance, el cazador se recupera en su casa.

La Policía Local acordonó la zona del pozo y ordenó al propietario de la finca que volviese a cubrirlo.

A inicios de este mismo año, contamos un suceso similar ocurrido en León. Por desgracia, en este caso, el cazador no sobrevivió tras caer al pozo. Se trataba de un aficionado de 77 años, natural de la localidad de Fabero. Un día después, el cuerpo del hombre fue encontrado sin vida dentro de la cavidad, en las proximidades de Valtuille de Arriba (Villafranca del Bierzo).

Los cazadores denuncian

El problema de los pozos ocultos o sin sellar en mitad del monte, es más habitual de lo que creemos. 

A raíz del terrible suceso del pequeño Julen en Totalán, los cazadores de la zona de Mieres alertaron de la presencia de numerosos pozos abiertos. Se trata en su mayoría de chimeneas mineras que están abandonada y escondidas entre la maleza. Contabilizaron más de 60 puntos negros.

La existencia de estas cavidades no solo es problemática para cazadores, sino también para senderistas y otras personas que andan por el monte de forma habitual. Además, los animales salvajes son otras de las potenciales víctimas de estos pozos.