Pasar al contenido principal
UN TROFEO ÚNICO Y SENSACIONAL

Cazado en Castilla y León el corzo con peluca que se hizo viral

Se trata de un animal que ha circulado por redes sociales y whatsapp como la pólvora, ya que fue grabado en un vídeo en el que se aprecia la descomunal peluca que tenía y que ha sido cazado ayer.

Hace un par de días empezó a circular por Instagram y Facebook un vídeo, en el que salía un corzo en una siembra con una descomunal peluca que apenas le dejaba ver. El animal ha causado un impacto tremendo entre los cazadores por su rareza, impresionante tamaño y espectacularidad del trofeo, haciendo que las imágenes volaran a través de redes y medios por todo el mundo en cuestión de horas. No es de extrañar, corzos así no se ven todos los días. O más bien casi nuca. Pues bien, apenas dos días después de que se hiciera público el vídeo, el corzo ha sido abatido por un cazador en Castilla y León, tal y como hemos podido conocer según nuestras fuentes. Las imágenes hablan por sí solas. 

  Corzo con peluca abatido en Castillo y León

 

Se trata de un trofeo único y excepcional, de unas dimensiones absolutamente desorbitadas que lo hacen increíblemente espectacular. La descomunal peluca de la cabeza le cubre hasta los ojos, algo ante lo que muchos cazadores se han preguntado si el animal podría ver bien y vivir decentemente ya que por lo que parece, debería tener un campo de visión extremadamente reducido gracias a la peluca. 

No sería el primer caso en el que abatir un animal con estas características es ponerle fin a un sufrimiento diario, pues apenas pueden desenvolverse bien en la naturaleza a causa de una malformación como la que este corzo tenía. Se trata sin duda de un animal que va a marcar la temporada corcera de este año, por tratarse sin duda de un trofeo absolutamente singular. 

  Corzo con peluca abatido en Castillo y León

 

Bien es cierto que cada vez se ven más ‘pelucas’, o que se han ganado el aprecio de los cazadores por su singularidad, pero como este desde luego que se han visto muy pocos. Estos animales desarrollan la borra de forma incontrolada por la falta de testosterona. Puede ser bien por algún problema genético, alguna malformación en los testículos o incluso de haber recibido un golpe o un puntazo durante alguna pelea en ellos. 

 

El caso es que la borra comienza a crecer y no se seca y se cae como sería lo natural, aprovechando la época en la que descorrean y marcan el territorio a la vez que pulen sus cuernas del terciopelo que las cubre contra algún árbol o alguna mata. Se trata de una malformación que acaba convirtiendo estos animales en especímenes únicos con los que sueñan los cazadores, pues es realmente difícil dar con ellos en la naturaleza. 

  Corzo con peluca abatido en Castillo y León

 

El polémico caso de un pelucas en quirófano

Hace nada conocimos el escandaloso caso de un refugio animalista en el que tras operar un corzo para castrarlo, el animal comenzó a desarrollar la borra convirtiéndose en un ‘pelucas’ como era de esperar. Sin saber si quiera que ellos mismos habían provocado la peluca al castrarle, decidieron meterle en quirófano para extirpársela. El suceso ha generado bastante controversia y polémica en las redes sociales. Sobre todo, se trata de una demostración de profunda ignorancia y desconocimiento por parte de un colectivo que se considera defensor a capa y espada de los animales