Pasar al contenido principal
Sentencia a instancias de un recurso presentado por Pacma

La caza podría quedar suspendida en Castilla y León

Grave decisión que afecta de lleno a los cazadores castellanoleoneses. La Justicia ha suspendido de forma cautelar el decreto que determina qué especies pueden cazarse en la región.
Caza_suspendida_CyL_G Un cazador durante una jornada de conejos en mano.

Por tanto y, desde el momento en que esto se comunique a las partes, la actividad cinegética queda paralizada en Castilla y León. Ante cualquier tipo de duda, desde este medio así lo hemos confirmado a través de la propia Federación de Caza regional.

 

La sentencia ha llegado por parte de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que ha estimado un recurso presentado por Pacma contra el Decreto 10/2018, de 26 de abril, por el que se modifica el Decreto 32/2015, de 30 de abril. Este texto es el que luego sirve para dar forma a actual orden de vedas de la región.

 
El auto incide en la falta de estudios actualizados y contrastados que argumenten que esas especies se pueden cazar y recuerda que se trata de la misma razón de anteriores sentencias contra la regulación de la caza en la Comunidad.

 

El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, en conversaciones con este medio, ha señalado que se trata de unos hechos de “gravedad extrema” que pueden desembocar en un auténtico “caos para el mundo rural”.

 

Caza suspendida Castilla y León.

 

Lo más inmediato que se vería afectado es la caza de control por daños  ocasiones por conejos y jabalíes, así como la caza del corzo, que se abre el día 1 de abril. La región también está en ciernes de sortear los machos monteses en sus distintas reservas.

 

Según ha confirmado Iturmendi, el próximo paso es reunirse forma inmediata con los representantes administrativos y los servicios jurídicos de todas las entidades afectadas para ver qué maniobras se puede llevar a cabo y frenar este despropósito.

 

No obstante, se puede evitar que la actividad venatoria en Castilla y León quede paralizada de forma definitiva. Para ello, el Gobierno autonómico tendrá que modificar las partes que no convencen del decreto que no convencen al Tribunal Supremo.

 

También hemos consultado al abogado Jaime Valladolid, que ha señalado que el Gobierno de Castilla y León recurrirá la sentencia, pero es difícil que se acepte. Una vez hecho esto, incluirá en el decreto los informes con censos poblacionales, daños a la agricultura, accidentes de tráfico y demás detalles que ahora no están presentes en el Decreto.

 

Caza suspendida CyL.

 

La postura de Valladolid, en cambio, difiere un tanto con la de Iturmendi. El abogado entiende que la actual Orden de Vedas no debería verse afectada. Según ha expresado, el Ejectivo regional, una vez que modifique estos puntos, deberá ponerse manos a la obra con una nueva orden de vedas "express" antes de agosto.

 
El encuentro entre las partes está previsto para mañana mismo en las Cortes regionales. Tras el cónclave, la Federación notificará su posición al respecto y se pronunciará de forma oficial.

 

Uno de los magistrados, Felipe Fresneda, ha rechazado el recurso interpuesto por Pacma y la sentencia no es firme. Fresneda ha pedido que se destime porque, entre toda una serie de argumentos razonados con informes y diferentes sentencias, entiende que debe atenderse a que "a la suspensión a acordar no se siguiera un grave perjuicio a los intereses generales, o la denegación de la misma no cause perjuicio al particular".

 

Postura de la Junta

 

Por su parte, el consejero del ramo, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha subrayado que acata pero discrepa del auto del TSJCyL porque "perjudica de una forma gravísima" los intereses de la Comunidad. A su juicio, "no solamente se perjudican los intereses económicos, sino también los medioambientales y de la seguridad de las personas".

 

A parte de los cazadores, otro de los grupos más afectados serán los agricultores y profesionales del campo, a los que las especies cinegéticas están diezmando los cultivos a un ritmo alarmante. En opinión de Suárez-Quiñones va a ser "difícil" explicarle a los agricultores que no va a haber ese modo de control de la fauna salvaje como es la caza.

 

El consejero considera que la sentencia "es una decisión gravísima". Asimismo, ha añadido que el Ejectivo "reaccionará con los recursos que establece la ley y el estado de Derecho, ya que la actividad de la caza para Castilla y León tiene un gran interés económico y social, además de controlar el exceso de jabalíes o conejos, por ejemplo".

 

Ya hay antecendes

 

Ya hay antecentes sobre esta situación. En el año 2017, la misma sala del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León también cedió ante un recurso, en esta ocasión de Ecologistas en Acción.

 

Tras la decisión, la Junta no recurrió el auto, pero modificó los puntos conflictivos y la situación se arregló. Por tanto, ahora estamos a la espera de las reuniones y movimientos que harán los diferentes actores.