Pasar al contenido principal
EN UN VIAJE POR TIERRAS TURCAS

Caza cinco monstruosos jabalíes oro de más de 200 kilos

Jabalíes de más de 200 kilos y de 3 centímetros de grosor en las navajas, algún encontronazo con osos y pisteos con luna que se complican, os contamos la increíble aventura de Miguel, un cazador español en los montes turcos.
Miguel y el cazador profesional, posan con los espectaculares jabalíes en Turquía Miguel y el cazador profesional, posan con los espectaculares jabalíes en Turquía

La aventura por Turquía del que se ha erigido como el más famoso cazador de guarros de todo Instagram, Miguel Ximénez de Embún Monjardín, más conocido como @mxem en las redes, nos trae unas espectaculares imágenes de los monstruosos cochinos que allí ha podido cazar de la mano de Optimun Hunting. El récord del viaje, que se ha convertido en el récord de su vida, tiene ni más ni menos que 134,34 puntos CIC.

Miguel y cuatro amigos organizaron su expedición a las tierras turcas, persiguiendo los gigantes de la noche que allí pueblan los montes, en una tierra habitada por osos, lobos, y coyotes. Un lugar mágico, donde la vida salvaje es quien impone las normas y los cazadores tienen que aprender a desenvolverse entre las sombras de la noche. Nos lo cuenta él en primera persona. 

 

La aventura de Miguel en Turquía, un éxito de cacería en un lugar completamente salvaje.

 

Lo primero de todo es darte la enhorabuena, las fotos nos han dejado sin palabras. Tiene que ser realmente impresionante cazar jabalíes de ese tamaño, aunque tu trayectoria en el mundo de la caza de cochinos es tan amplia como extraordinaria…

Gracias, la verdad es que sí. Reconozco que como se suele decir “estoy muy picado”. He matado muchos cochinos y quiero seguir cazando, porque es un animal que me apasiona. Creo que como todos los españoles, soy un loco de los cochinos y Turquía me parece un destino increíble para su caza. Llevo yendo ya muchos años y estoy enamorado de la modalidad de rececho por la noche, es increíble cazar aproximándote a los comederos solo con el silencio y la luz de la luna. 

  Miguel con uno de los ejemplares abatidos en el viaje nada más abatirlo por la noche

 

Recechos de jabalíes por la noche, sube la adrenalina solo de pensarlo, ¿Cómo es el tipo de caza que se realiza allí?

Te preparan una serie de comederos y vas haciendo rutas a pie por la noche, yendo de unos a otros para ver si hay algún animal comiendo. Es una sensación increíble, te aproximas muy sigilosamente e incluso te llegas a descalzar en muchas ocasiones antes de tener la visibilidad total del comedero. Cuando ves el cochino ahí con el tamaño que tienen, te impresiona muchísimo.

Esta vez he ido acompañado de 3 amigos, hemos hecho como 4 expediciones y solo coincidíamos a la hora de cenar, antes de salir a cazar cada uno por su lado. Pero he ido muchas veces solo y la verdad se que es un plan que es muy agradable para hacerlo solo. Voy siempre con Optimun Hunting, soy muy amigo de ellos y la verdad es que es un planazo. Lo tienen muy bien organizado, si te aproximas a 2 o 3 comederos y no has hecho nada, el cazador profesional que te acompaña llama y viene el coche a buscarte.

  Tres monstruosos ejemplares cazados por Miguel durante el viaje

 

Si tuvieras que decir cuál es la parte más dura o complicada de este tipo de caza… 

Lo mas difícil de todo sin duda es el acercamiento que haces. Tiene que ser siempre con el aire de cara y sin hacer nada de nada de ruido, por que a la mínima salen espantados. En alguna ocasión he echado una linterna y fue un desastre, estos guarros no son como en otros países que el cochino se queda y aguanta la luz. 

Allí salen completamente disparados y no lo puedes tirar. Quizá lo mas complicado sea eso, aproximarte al comedero hasta conseguir una distancia buena de tiro. Estamos hablando de una distancia media de tiro de 70 metros por la noche y con un bicho que esta tranquilo, por lo que acusa mas el tiro que si es el típico lance que lo tiras en batida y van estresados. 

La gente se pensaba que iba a ser más fácil, que llegabas y estaban los cochinos ahí, pero en seguida te das cuenta de que son cochinos salvajes, que a la mínima te oyen, te cogen el aire y se acabó. Andas por sitios muy ruidosos con mucha piedra suelta y oye, que luego hay que darles, que tampoco es fácil. Tiras de noche y son cochinos de 200 kilos, que como no encajes el tiro bien de verdad luego puedes tener un problema a la hora de cobrarlo. 

  Miguel posa con dos de los espectaculares cochinos que cazó durante la misma noche

 

Si rececharlos suena emocionante, no me quiero imaginar cobrar un guarro de semejante tamaño a oscuras, hay que echarle mucho valor… ¿Habéis tenido algún susto?

Uno de mis amigos una noche acompañado por el cazador local, hicieron la entrada a un comedero y tiraron un ejemplar espectacular de grande. Oyeron una carrera tremenda, rompiendo monte y les pareció como que el guarro se quedaba ahí. Vieron un reguero enorme de sangre así que mi amigo decidió irse a cobrarlo. 

Cuando entraban en el monte por donde había entrado el animal, el guarro les estaba esperando y les cargó. Fue una situación de mucho peligro, por que vas de noche y no ves nada, metido en un pinar o entre el monte y ves que se te echa encima un bicho de ese tamaño aunque esté herido, digamos que “se te ponen un poco de corbata”…

Si te tiras toda la noche cazando de ronda, ¿durante el día que hacéis?

La gente me lo pregunta mucho. Durante el día haces muchas cosas, al final no paras. Siempre o casi siempre tienes algún cochino que cobrar y acompañas a los cazadores a veces con perro y otras sin él. Vas siguiendo la sangre y al final es una parte preciosa también de la caza. 

Vas siguiendo la sangre  hasta encontrarte con el bicho. Aprovechas además para recoger los cochinos que por la noche se van quedando en el campo y te haces las fotos con ellos. Se aprovecha también para repasar y llenar todos los comederos de nuevo, vas viendo si han entrado o no, que ha entrado… 

  Miguel con uno de los cochinos, donde podemos apreciar el tamaño del cuerpo de estos animales

 

La verdad es que tienes todo el tiempo ocupado. Luego te echas una ‘siestecilla’ por que cazas toda la noche y te levantas temprano para cobrar con la primera luz. Pasas toda la mañana en el campo, cenas algo y sales otra vez a cazar.

Viendo las fotos de los cochinos que habéis abatido, no hay ninguna duda de que el viaje ha sido un éxito total, pero además -aunque pareciera casi imposible- has batido el récord de tu vida que está a escasos puntos del récord de España... 

La verdad es que sí, en este viaje hemos ido 4 y el resultado final ha sido de 36 cochinos, de los cuales que estamos hablando de 27 machos con colmillos y algunos muy muy grandes. 

Yo suponía que iban a rondar  la puntuación CIC de 130 puntos, aunque ahora que me han confirmado la medición, ha sido mejor aún de lo que sospechaba, 5 oros según la medición CIC. El más pequeño tiene 115,65, otro de 120,27, otro más de 122,6, el siguiente de 123,83 y el más grande del viaje, que ha dado 134,34 puntos CIC y se ha convertido en mi propio récord personal.

Estamos hablando de cochinos muy importantes, precisamente por que son muy anchos. Hay algunos de 3 cm de ancho, de 2’8 o de 2’9, que es una barbaridad y eso es realmente lo que te da la puntuación. 

  Miguel posa orgulloso con el trofeo más espectacular del viaje

 

Treinta y seis cochinos son muchos cochinos, ¡qué barbaridad! Debe haber muchísima densidad de población entonces, ¿no se cazan habitualmente para controlar la población?

En una noche es normal tirar 2, 3, 4 o incluso 5. Yo la primera noche tire 5 y deje de cazar por que me pareció demasiado, pero hubiera podido seguir y matar más si hubiera querido. Lo tienen muy bien organizado y hay muchísimo jabalí.

Hay que tener en cuenta que en Turquía son musulmanes y no pueden comer cerdo, por lo tanto no tienen costumbre ni ganas de cazar este animal salvo algún furtivo, que por supuesto como en todos lados los hay, pero ya te digo hay muchos jabalíes y ellos no los cazan, solo cazamos los extranjeros y es un negocio muy importante para ellos y la economía local. Es curioso además que casi todos los cazadores que van a Turquía somos españoles, tenemos verdadera fiebre con los cochinos. 

Personalmente he podido matar 12, he fallado uno y he dejado de tirar por que no me parecía que valdría la pena matar ese ejemplar y he preferido dejarlo crecer. De esos 12 me traigo 9 con colmillos que creo que es un resultado muy muy bueno.

  Los cobros de noche entrañan mucho riesgo, son animales de 200 kilos y grandes colmillos

 

En Turquía hay lobos, osos, coyotes… ¿No es peligroso hacer rondas nocturnas? 

En este viaje por la noche hemos llegado a ver osos en dos ocasiones, uno muy cerca y luego vimos una pareja un poco mas lejos y la verdad es que impresiona un poco bastante. 

Independientemente de que es muy habitual ver los coyotes y llegar a ver los lobos, que no hay permiso para cazar ninguno de los dos, la verdad es que encontrarse con un oso andando por la noche y tan cerca, pues da bastante impresión. 

Una de las cosas de las que te das cuenta es que los turcos, los cazadores profesionales que te acompañan, tienen muchísimo respeto a los cochinos, casi más que a los osos… Aunque tu pienses que tienen un tiro bien o incluso ves a veces el cochino patalear, no te dejan acercarte así como así, tienen mucho mucho miedo y te piden siempre que le pegues otro tiro. Nosotros somos mas osados quizá por que estamos también mucho mas acostumbrados, aunque con este tamaño de animales pocas bromas

  La corpulencia de los jabalíes turcos resulta especialmente llamativa

 

Si tuvieras que recomendarle a alguien este tipo de cacería, ¿qué le dirías? ¿Por qué elegir Turquía como destino cinegético?

Principalmente lo recomiendo porque puedes ir todo el año, es una de las ventajas que tiene Turquía respecto a otros países. A mi me gusta ir sobretodo en abril para tirar grandes machos, por que ocurren dos cosas: la primera es que no hay mucha comida en el monte, por lo tanto resulta más fácil concentrar a los machos cerca de los comederos. Y la segunda es que las hembras están a punto de parir, por lo que apenas se mueven y eso hace que sea mas difícil la confusión, ya que de todos los guarros que ves, el 90% son machos casi seguro. 

También hay que tener en cuenta que en Turquía a partir de los 3 o 4 años tienen ya un tamaño importante y son guarros con colmillos.

Aunque todos los cazadores seamos reservados a la hora de hablar de los cazaderos, sobretodo cuando se ha abatido una pieza tan espectacular como los jabalíes que tú te has traído, ¿puedo preguntar por que zona de Turquía has estado cazando?

Eso es cierto, pero te lo puedo contar. En esta ocasión ha sido diferente además. Siempre he viajado con destino Antalya, en el sur, cerca de la costa, y de ahí ya te mueves a los diferentes cazaderos que suelen estar a una o dos horas y algo de coche.

  Jabalí con 3 centímetros de ancho en las navajas, que ha dado 134,34 puntos CIC

 

En esta ocasión he ido a la zona de Ankara, que está en el norte. Mientras en Antalya los cochinos se distinguen por que tienen un largo excepcional de los colmillos, que es lo que los turcos valoran, el norte en cambio no son tan largos pero en cambio son muy muy anchos, que es lo que suele gustarnos a todos los cazadores españoles. Luego el cuerpo es mas grande aún también, estamos hablando de bichos de mas de 200 kilos. 

¿Cómo son los cazaderos? ¿Qué tipo de monte hay allí?

Las zonas de caza digamos que es bosque mediterráneo, hay zonas que podrías decir que estas cazando en España y luego hay algunas zonas más de pinar. Ya sabes que ahí lo que sueles es cazar por los caminos. La tierra es muy caliza y si tuviera que decir algo malo, por poner alguna pega, es que a las navajas de los cochinos les falta color, precisamente por el tipo de suelo que no les da el color que tienen ls nuestros en España. Son clmillos mucho mas blancos pero son espectaculares.

Siendo los guarros tan inmensamente grandes, entendemos que puede ser complicado diferenciar a cuál debes disparar y más, siendo una cacería nocturna…

  "Abril es la mejor época para cazar aquí, hay poca comida en el monte y los machos bajan más fácilmente y las hembras antes de parir es raro que salgan a los comederos"

 

Es un tipo de caza muy muy bonita. Aprendes mucho observando a los jabalíes, cuando te aproximas y ves si hay o no hay alguno en el comedero, si es uno solo o van varios, y normalmente si hay uno solo salvo que veas que el tamaño es muy pequeño debes de tirarlo, por que casi siempre será un macho con colmillos. 

Aunque a veces no, a veces es un animal mas joven o una hembra. Siempre te puedes equivocar con la típica machorra que esta sola comiendo, pero lo mas bonito es observarlos cuando están en grupo, una cochina con la  piara e incluso algún macho en celo. Yo los he visto allí en noviembre y es curioso ver como van detrás de la cochina. Luego las peleas entre machos por la comida te enseña que ese ejemplar que no le gusta que nadie entre al comedero, suele ser el macho grande al que hay que disparar.