Pasar al contenido principal
A través de una Proposición de Ley que se aprobará en las Cortes

Castilla y León blindará la caza por ley

Tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de suspender el decreto que determina las especies cazables en la región, la Junta ha actuado para blindar la caza por ley.
CL_blinda_caza_G Foto de archivo de un ejemplar de corzo.

Dadas las graves consecuencias que la paralización de la caza puede producir para los intereses generales de la Comunidad, el Ejecutivo ha promovido una acción política del Partido Popular a la que se sumarán sumado otros grupos parlamentarios representados en las Cortes de Castilla y León.

 

El objetivo es asegurar en el tiempo un marco jurídico estable para el ejercicio de la actividad cinegética mediante la constatación por Ley de las especies cinegéticas. Todo ello conforme a la normativa europea y nacional, mediante la reforma de la Ley de Caza de Castilla y León a través de una Proposición de Ley al efecto que se presentará mañana viernes en las Cortes.

 

Y ya se han dado los primeros pasos. En las últimas horas se está dando forma a este borrador que modificará la Ley de Caza del año 1996. Una iniciativa, como decimos, promovida por el grupo parlamentario popular y que contará con el apoyo de PSOE, Ciudadanos y Unión del Pueblo Leonés. Por su parte, Podemos ha dicho que “lo va a estudiar”.

 

Caza Castilla y León

 

Si todo sigue su curso, la actividad cinegética en Castilla y León no se debería afectada de gran manera. La mencionada Proposición de Ley se debería aprobar antes de que acabe la legislatura. El proceso comenzará en en el pleno fijado para el día 12 marzo utilizando la fórmula de lectura única. El Poco después, el dia 25 de marzo, se votará y, previsiblemente contará con los apoyos necesarios. Al día siguiente, la nueva norma será publicada en el BOCYL y la Ley de Caza entrará en vigor en ese mismo instante.

 

Con la propuesta llevada a cabo por el PP, se incorporará a la Ley de Caza una lista de especies cinegéticas. Según la Administración, esto servirá para superar las reticencias del TSJ sobre el decreto autonómico.

 

¿Se puede cazar?

 

Ahora se abre también un proceso de cierta incógnita. La segura aprobación de esta Proposición de Ley es una solución clara a cualquier tipo de problemática. No obstante, no quiere decir que se resuelva de inmediato. La suspensión del Tribunal Superior de Justicia sigue vigente. Ayer mismo, el consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, afirmaba que después de este auto, "no hay caza en Castilla y León".

 

También confirmaba que la decisión sería recurrida, por lo que hay que espear a ver qué sucedeal respecto. El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, también nos confirmaba que después de ser comunicada la decisióna a las partes, la caza quedaba suspendida en la región de forma cautelar.

 

Por su parte, la Fundación Artemisan señalaba que la actual Orden Anual de Caza 2018/2019 de Castilla y León se encuentra plenamente vigente, por lo que se puede seguir desarrollando la actividad cinegética en los términos previstos en la misma.

 

Lo mismo sostenía el abogado Jaime Valladolid, al entender que la actual Orden de Vedas no debería verse afectada. Según le expresó a este medio , el Ejectivo regional, una vez que modifique los puntos conflictivos, deberá ponerse manos a la obra con una nueva orden de vedas "express" antes de agosto.

 

Castilla y León no puede prescindir de la caza

 

La reacción de la Junta está más que justificada y era tremendamente necesaria. Un argumento que ha sido refrendado de forma tajante por la entidad. "Castilla y León no puede prescindir de la caza", ha señalado el Gobierno regional en un comunicado.

 


Como bien ha explicado la Junta, la caza no solo tiene un marcado carácter cultural y tradicional. Al margen de ser un recurso económico muy importante la, la actividad cinegética es un medio "imprescindible para contribuir al control sanitario de la fauna salvaje, y por ende de la sanidad de la cabaña ganadera, e indirectamente de las personas". Y también lo es para reducir riesgos a la seguridad vial y la protección de la vida e integridad de los conductores y pasajeros de vehículos en nuestras carreteras.

 

Asimismo, el Ejecutivo sostiene que "la caza es esencial para el propio control poblacional de las especies, que es garantía de su estado de conservación favorable, así como para mantener en estado de conservación favorable las especies más vulnerables cuyo hábitat y desarrollo se vería comprometido por la competencia en el medio de una fauna descontrolada".